Chow Chow


Características Vitales


Altura
31 cm
Peso
19 - 32 kg
Esperanza de Vida
12 a 15 años
Personalidad
Calmado e Independiente

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Grande
Pelaje
Largo, Liso
Color
Marrón, Negro
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

El chow chow es una raza de perro de tamaño medio, originario del norte de China, una de las más antiguas que se conocen, y que han sabido llegar hasta nuestros días por su belleza y por sus características.

Su nombre proviene de una expresión mandarina que significa mercancía diversa, y que en inglés se traduce como chow chow. Esta inscripción estaba marcada en las cajas que contenían los primeros cachorros de dicha raza que se exportaron de China a Inglaterra.

En China se conoce al chow chow desde hace más de 2000 años, pero fuera de las fronteras chinas no se conoció hasta el año 1800 aproximadamente. En su país de origen, tenía diversas utilidades, entre las que destacaba como perro pastor, guardián y de caza, aunque durante mucho tiempo también se consumió como alimento. Posteriormente, la práctica de comérselos se prohibió, y llegó a ser muy apreciado como animal de compañía.

Resulta complicado determinar sus orígenes de forma concreta por la antigüedad de la raza. Se cree que pudo derivar de una especie ya extinta que tenía características de perro y de oso, conocida como Hemicyon. Posteriormente, esta especie dio lugar al Simicyon, un animal que tenía una talla más pequeña, entre un zorro y un oso pequeño. Se conoce que el chow chow actual cuenta con algunas características similares a las de estos animales, como el mismo número de dientes, el tipo de lengua, el hocico corto y el cuerpo con forma de cuadrado.

Incluso los primeros datos que se conocen sobre el chow chow dicen que fue utilizado por las tribus de tártaros y mongoles en las batallas al invadir China, a quienes llamaban perros de guerra por su aspecto de león y ferocidad. Servían también para la caza debido a su buen olfato, fuerza y tácticas inteligentes para dar caza a sus presas. Todas estas características, hicieron que pronto se convirtieran en perros apreciados por los emperadores y las clases más altas. Es fácil encontrar pinturas de hace miles de años con representaciones de chow chow muy similares al actual, además de otros testimonios que han perdurado en la historia y que hablan de ejemplares con características reconocibles y con coloridos rojos o negros.

Cuando China pasó por su mayor época de pobreza, los ejemplares de la raza disminuyeron drásticamente. Por suerte, los monjes budistas de las montañas de Mongolia y Manchuria siguieron criándolos como perros de defensa y guarda de rebaños y monasterios, lo que permitió que la raza se mantuviese y prosperara con el tiempo.

Para llegar al chow chow tal como lo conocemos ahora, hay que llegar hasta 1895. Después de que los primeros ejemplares llegasen a Europa y empezasen a llamar la atención de los europeos, un grupo de aficionados ingleses decidió formar un club de la raza, a partir del cual se fijó el estándar de la raza.

Características del chow chow

El chow chow es un perro de tamaño medio, muy compacto en su cuerpo y bien proporcionado, con un tronco corto y robusto. Posee un aspecto leonino, que recuerda a un pequeño león, pero siempre bien equilibrado y balanceado. Presenta la cola doblada sobre la espalda y unas patas rectas y fuertes, que le dan un aspecto único y armonioso al caminar.

Llama especialmente la atención su cabeza, bastante grande en comparación con el cuerpo, muy ancha y amplia, y cubierta de ese pelaje que le da un aspecto tan atractivo y peculiar. El hocico es corto y poco pronunciado, más ancho que largo, pero fuerte al mismo tiempo. Presenta además una trufa ancha de color negro por lo general, que puede variar ligeramente en color. Los ojos son oscuros y pequeños, de líneas orientales, que en ocasiones parecen esconderse entre los pliegues de piel. Las orejas son pequeñas y tienen forma de triángulo, y se mantienen erguidas sobre la cabeza, formando una expresión única en la raza cuando se mantiene alerta, conocida como scowl. También es característico de la raza un cuello fuerte y bien formado, muy elegante, que confiere todo su poder al cuerpo del animal.

Tamaño del chow chow

Esta raza puede alcanzar los 56 centímetros a la cruz en el caso de los machos, estando la media entre esta medida y los 46 o 48 centímetros. En cuanto al peso, suele mantenerse entre los 25 y 30 kilos.

Pelaje del chow chow

El pelaje del chow chow es una de sus características más distintivas. Por lo general, posee un pelaje denso y largo, muy abundante y de textura áspera en el exterior, pero fino y lanoso en el interior. Este manto espeso es el que le confiere ese aspecto de león, y una de las cualidades más valoradas por los enamorados de la raza. Requiere un mantenimiento concreto para encontrarse siempre en su mejor estado, y es aconsejable evitar el uso de tijeras para modificar su aspecto, ya que siempre se verá más bonito de forma natural.

En cuanto a tonalidades, el chow chow admite diversos colores, aunque siempre se mantiene la característica de ser unicolor. Puede haber una variedad de tonos en zonas como los muslos y la cola, pero siempre sobre el mismo color. Los colores admitidos son el negro, el azul, el rojo, el leonado, el crema y el blanco.

Chow chow de pelo corto

Aunque es mucho más habitual encontrar ejemplares con el pelo largo, también se conoce la existencia de una variedad de la raza con el pelo corto. Incluso podría ser que originalmente todos los ejemplares de esta raza tuviesen el pelo corto, aunque es algo que no puede saberse a ciencia cierta. Durante un tiempo, esta variedad alcanzó una gran popularidad debido a que varios ejemplares ganaron competiciones de belleza, pero en la actualidad es poco conocido y apreciado, siendo la variedad de pelo largo la más extendida.

Lengua del chow chow

Otra de esas características únicas de la raza de perro chow chow, es que posee una lengua diferente a la de el resto de razas caninas. Se trata de una lengua de color negro o azulado, que también recuerda a las de los osos y que es dominante en la raza. Una lengua rosada penaliza a los ejemplares en una exposición, ya que no se considera parte del estándar de la raza.

Comportamiento del chow chow

El chow chow posee muchas buenas cualidades, entre las que destacan la calma y el equilibrio en su temperamento. Por otro lado, es un tipo de perro independiente, que a su vez pone una gran pasión en cada tarea que lleva a cabo. En familia, se trata de un animal fiel y cariñoso, pero puede ser un poco desconfiado y arisco con los desconocidos. Es muy importante en esta raza realizar una correcta socialización desde cachorro, porque así se mostrará menos tímido de adulto y podrá disfrutar de mejores relaciones con otras personas y animales.

Posee un fuerte instinto territorial, por lo que puede ser una buena elección como perro de guarda, aunque no está hecho para vivir solo en el exterior, porque necesita estar en contacto con su familia. Además, son muy leales a quienes consideran su dueño, por lo que les cuesta especialmente adaptarse a un posible cambio de propietario. Posee además una fuerte psicología primitiva, que hereda directamente de sus ancestros, por lo que tiene muy desarrollados algunos aspectos como la supervivencia, la reproducción, la caza o la defensa de su territorio. Es un animal capacitado para buscarse la vida en solitario, lo que no quiere decir que no valore el estar en familia.

A pesar de todas sus cualidades físicas y la posibilidad de desempeñar diversas actividades, el chow chow es sin duda un gran perro de compañía. No requiere tanta actividad como otras razas, ya que se trata de un animal tranquilo que disfruta descansando. Puede adaptarse perfectamente a la vida en un pequeño piso o apartamento, pero en ese caso sí será necesario hacer que se ejercite más. Suelen mantenerse a distancia de las personas, pero siempre lo bastante cerca como para tener controlados sus movimientos. Una buena rutina de actividades como paseos y juegos, será suficiente para mantener el buen estado de salud mental y física del animal en todo momento.

Sin duda, tiene un temperamento muy especial, que debe conocerse de antemano para ser capaz de comprender al perro y satisfacer todas sus necesidades. Desde cachorro intentará ser el líder de la manada, por lo que hay que incidir en su educación y en una relación de respeto hacia su dueño. Si se hace correctamente, el perro responderá y confiará en su dueño, aunque nunca se someterá completamente. Incluso será fácil que de vez en cuando, el animal desafíe la autoridad, por lo que siempre habrá que estar preparado para recordarle su posición, por supuesto desde el cariño y la comprensión.

A pesar de toda esa tozudez y seguridad en sí mismo, el chow chow no es un perro agresivo y es muy raro que llegue a morder. No obstante, es un perro muy fuerte, y en caso de ver peligrar su integridad o la de su entorno, no dudará en defenderse de la forma que considere necesaria, con nefastas consecuencias para la otra parte.

No es fácil llegar a formar parte de la intimidad de un chow chow, pero cuando se consigue, será una relación que dure para siempre y que tenga innumerables beneficios tanto para el animal como para las personas.

Principales enfermedades del chow chow

El chow chow es un perro fuerte y robusto, que sin embargo tiene cierta predisposición genética a padecer algunas enfermedades caninas habituales. Es, por ejemplo, una de las razas más afectadas por la displasia de codo, además de la displasia de cadera. Puede presentar también otras enfermedades como luxación de rótula, enfermedad de tiroides, pénfigo foliáceo y problemas oculares como entropión o ectropión.

Para evitar en la medida de lo posible estas afecciones, es de suma importancia conocer a los padres del cachorro y tener toda la información necesaria de manos del criador. La responsabilidad del criador pasa por ofrecer garantías en cuanto a la salud del animal, por lo que nunca deberías acudir a una persona sin experiencia o referencias, y mucho menos a la venta de cachorros a través de canales como las tiendas de mascotas o los particulares.

Por otro lado, no se recomienda sacar a pasear al chow chow con arnés, ya que puede provocarle defectos en los hombros. Por lo general, no le gusta estar atado, así que disfrutará más de una carrera en un espacio controlado donde pueda estar suelto. No es un perro que soporte demasiado bien el calor debido a su pelaje, por lo que se recomienda tenerlo solo en climas fríos o templados. También se debe prestar atención al cuidado de su pelaje, y es que una falta de higiene o de cepillados puede causar la aparición de nudos o de otros problemas muy molestos para el animal.

Cuidados básicos del chow chow

Como cualquier otra raza, el chow chow requiere unos cuidados básicos para su salud, aunque siempre será necesario acudir al veterinario ante sospecha de enfermedad o comportamientos atípicos en el animal. Lo más importante es observar al perro y vigilar los momentos claves del día, como la alimentación, el ejercicio y las deposiciones, porque controlando esas claves, podrás hacerte una idea del estado de salud de tu mascota.

Salud

Es importante mantener al día la cartilla de vacunaciones y desparasitaciones del perro. Además, las visitas al veterinario pueden servir para realizar un chequeo de su estado general de salud, y quizá dar con algunas afecciones que puedan atajarse a tiempo.

Cepillados

Los cepillados diarios y frecuentes son muy necesarios para que el manto del perro se muestre siempre en su mejor forma. Es necesario desenredar el pelo cada día para evitar la formación de nudos, y cepillarlo en profundidad cuando se encuentre en la época de muda.

Baños

Los baños en el chow chow no deben realizarse con una frecuencia excesiva para evitar que la piel pierda su propia protección. Además, tiene la ventaja de poseer un pelo que apenas se ensucia, por lo que será suficiente con un baño cada par de mese para que se encuentre siempre deslumbrante. En algunos casos, y dependiendo del tipo de vida que lleve, incluso pueden reducirse los baños a dos al año, pero todo depende de las circunstancias de cada ejemplar.

Alimentación

Es importante controlar la cantidad de alimento que ingiere el animal, y procurar siempre que sea de la mayor calidad. De esta forma, se evitan posibles problemas de obesidad, algo muy perjudicial para los animales. La cantidad de alimento que necesite el perro dependerá de sus necesidades energéticas, teniendo en cuenta especialmente la cantidad de ejercicio diario que realice.

Ejercicio

El ejercicio es muy importante para cualquier perro, y no lo es menos para el chow chow. A pesar de que se trata de una raza poco activa por lo general, necesita ejercitarse para mantenerse en buen estado de salud. Un largo paseo diario puede ser suficiente para el perro, aunque tampoco vendría mal añadir algunos juegos dentro de casa.

Educación

Como ya has visto, el chow chow tiene un carácter muy suyo y algo complejo, por lo que se debe incidir en su educación y socialización desde cachorro, porque solo así podrás disfrutar de un chow chow adulto equilibrado y amigable. Como consejo general, el chow chow no tolera bien las órdenes ni los castigos, por lo que se recomienda hacer un entrenamiento positivo, siempre mediante premios y elogios, para que así realice cualquier tarea asignada con más alegría y mejor disposición.

Curiosidades del chow chow

  • Se cree que esta raza fue el modelo utilizado para crear el famoso perro de Foo, las imágenes de guardianes de piedra tradicionales que se pueden encontrar en las puertas de los templos y palacios budistas.
  • El aspecto de un chow chow cachorro puede recordar mucho a un osito, incluso un ejemplar se hizo viral en internet por su espectacular parecido con uno de estos animales, aunque, por supuesto, la realidad es que no tienen nada que ver.
  • De todas las razas de perros que se conocen, solo el chow chow y el shar pei muestran la característica lengua azulada o negra, característica que comparten con los osos.
  • La marquesa Lady Huntley tuvo un papel muy relevante en la historia del chow chow en Europa, y es que esta mujer fundó su propio criadero a finales del siglo XIX a partir de un macho importado desde China.
  • El chow chow no es un perro que disfrute especialmente de la compañía de los niños, aunque puede llegar a tolerarlos y convivir con ellos si se realiza una educación adecuada.

Si estás pensando en compartir tu vida con un ejemplar de esta raza, debes tener muy en cuenta cuáles son sus características y necesidades, y, sobre todo, acudir a un criador experimentado y de confianza. Recuerda que el chow chow es un perro muy especial, y que solo entendiendo su temperamento y actuando en consecuencia podrás disfrutar de su lealtad y su compañía.