Carlino


Características Vitales


Altura
26 cm
Peso
6 - 9 kg
Esperanza de Vida
12 a 15 años
Personalidad
Cariñoso y Calmado

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Pequeño
Pelaje
Corto, Liso
Color
Negro, Marrón, Blanco
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

Carlino

La raza de perro carlino, también conocido como pug, es una de las más conocidas en todo el mundo. Su origen real se encuentra en China, aunque fue el patrocinio de Reino Unido el que consiguió que la raza se extendiera por todo el mundo. En la actualidad, este can es uno de los predilectos como mascota por familias de todo el mundo, y se encuentra entre las razas más populares según las encuestas realizadas por la FCI.

Se sabe que la historia de esta raza comenzó en China hace más de 3000 años, y se cree que tienen orígenes comunes con los pequineses. Hacia el año 700 a.C. se conocía en toda China, y se consideraba como un tesoro por sus características físicas, quedando los ejemplares que nacían reservados para la realeza. Tal fue la obsesión de algunos miembros de la realeza por estos animales, que el emperador Ling To llegó a poner a las hembras de carlino en la misma categoría que a sus propias esposas.

Por aquel entonces, los antepasados de la raza eran conocidos como Chiang-sze, y llegaban a desfilar ante los invitados del emperador en el palacio. También se cree que pueden tener una historia común con otra raza conocida como ha-pa, que presentaba igualmente una cara chata y una cola enroscada.

Se desconoce cuándo los primeros antepasados de los carlinos llegaron a occidente, aunque una parte de la historia dice que algunos comerciantes holandeses pudieron sacar de China ejemplares a escondidas. Sin embargo, la constancia de esta raza en los Países Bajos tendría que esperar hasta el reinado de Guillermo el Taciturno, quien desarrolló también una auténtica pasión por los carlinos. Tanta fue la fascinación de la casa real holandesa por esta raza que en 1688 fue declarada como oficial y representativa de los monarcas.

Entre los siglos XVII y XVIII, el carlino perdió parte de su popularidad, y no volvió a recobrarla hasta el siglo XIX. Para entonces, el carlino se parecía mucho más al actual, con partas cortas y un hocico muy chato que prevalecían como las características más llamativas. Ya en el siglo XX, la fama de la raza volvió a aumentar exponencialmente, gracias a los duques de Windsor y a la aparición de ejemplares en diversas adaptaciones cinematográficas.

En la actualidad, esta raza mantiene su popularidad, algo que ha conseguido también gracias a su carácter, por lo que sin duda es muy valorada como mascota de familia.

Características del Carlino

Se trata de una raza canina pequeña, muy compacto y de forma cuadrada. Todas sus proporciones son pequeñas, a excepción de la cabeza, que destaca en todo el cuerpo. Sus pequeñas patas y su cola rizada son también características, aunque lo que sin duda llama más la atención en la raza de perro carlino es la forma de su hocico. El hocico de este perro es chato, apenas sobresale de la cara, y los ojos son muy saltones y grandes. También en toda su piel pueden observarse pliegues que le otorgan un aspecto muy simpático.

Tamaño del Carlino

El ejemplar adulto de carlino no sobrepasa los 30 o 36 centímetros de alto, lo que significa que es prácticamente una raza portátil, que puede vivir en cualquier espacio y llevarse de un lado a otro con facilidad. En cuanto al peso, se mantiene entre 6 y 10 kilos, totalmente acorde con su estatura, ya que siempre se ve bien proporcionado.

Pelaje del Carlino

El pelaje del carlino es muy corto y suave, además, suele mostrar un brillo único. Generalmente es de color leonado, presentando las variedades de plata o albaricoque, siempre con una máscara negra que cubre su hocico y parte de sus ojos. También puede ser de color negro puro, y de otros muchos colores que no están reconocidos en el estándar de la raza.

Comportamiento del Carlino

Se piensa erróneamente que el carlino es un perro más agresivo que otras razas, algo que no tiene ningún tipo de base lógica. La razón por la que se registran habitualmente más mordeduras de carlino y de otras razas pequeñas que de razas aparentemente más poderosas, es que estos perros tienden a recibir una mala educación y una socialización incorrecta. Sin embargo, bien educados y socializados, son perros muy tranquilos y cariñosos, que nunca mostrarán un gesto agresivo hacia las personas ni a los animales.

Son perros muy activos y juguetones, a los que les encanta estar acompañados e interactuar con su familia. Pueden ser también buenos perros de alarma porque tienden a ladrar ante la presencia de extraños, aunque no pueden utilizarse como perros guardianes debido a su pequeño tamaño.

Tienen una inteligencia media, y a veces pueden ser muy tozudos, pero eso solo significa que habrá que poner un mayor interés en su educación. A veces pueden ser desobedientes, o más bien obedecer cuando les interesa, aunque por suerte no es una raza que se aleje demasiado de sus dueños.

Se llevan muy bien con niños mientras son jóvenes y juguetones, aunque los ejemplares de más edad preferirán estar más tiempo acurrucados y descansando que jugando, por lo que los niños deberían respetar ese descanso.

Principales enfermedades del Carlino

Por sus características físicas, esta raza puede sufrir algunas enfermedades o afecciones que otras razas no tienen. Las razas que tienen una determinada forma en su hocico, muy corto y de ojos protuberantes, se conocen como braquicéfalas. De aquí se desarrolla el síndrome braquiocefálico, y una dificultad para respirar conocida como disnea. Además, pueden presentar lesiones en la córnea debido a la falta de protección de los ojos saltones. Es una raza que tolera muy mal el calor y que puede llegar a presentar serios problemas respiratorios y de corazón, algo inevitable muchas veces debido a sus características.

En un mínimo de casos, solo el 1% de los cachorros que nacen, pueden tener una enfermedad neurológica degenerativa conocida como encefalitis del pug. Esta enfermedad no tiene cura conocida, y es letal para los cachorros. Suele presentarse antes de cumplir el año de edad.

Otro de los problemas de salud habituales del pug es el sobrepeso, algo fácilmente controlable mediante la dieta y el ejercicio. Un perro de esta raza con obesidad padecerá con toda seguridad otras enfermedades y tendrá más dificultades para respirar, algo que puede acortar notablemente su esperanza de vida.

Cuidados básicos del Carlino

Esta raza no requiere unos cuidados básicos muy diferentes de cualquier otra raza, aunque si hay que tener una especial atención con la alimentación y el ejercicio. Se acostumbran fácilmente a cualquier estilo de vida y a vivir en cualquier espacio, por lo que resultan mascotas perfectas para cualquier persona, incluso las menos experimentadas con perros.

Salud

Es importante realizar visitas frecuentes al veterinario para descartar enfermedades y para mantener al día su cartilla de vacunaciones y de desparasitaciones.

Cepillados

El mantenimiento del pelaje del carlino es muy sencillo, y suele estar en buenas condiciones. No son necesarios cepillados ni baños con demasiada frecuencia, únicamente de vez en cuando para evitar que la suciedad se acumule en su pelo y en su piel.

Alimentación

La alimentación sí es uno de los puntos más importantes sobre los que incidir en el carlino. Se deben evitar los premios y la comida muy calórica, y apostar siempre por un alimento de calidad y en una ración adecuada para el tamaño del animal y su cantidad de ejercicio diaria. Demasiada alimentación hará que tenga sobrepeso, algo que será completamente perjudicial para el perro a corto y a largo plazo.

Ejercicio

El ejercicio es muy importante en todas las razas de perro, pero en este caso debe ser moderado para no causar problemas en el animal. Son perros activos, que pueden saltar y correr como cualquier otro, pero las dificultades para respirar hacen que su recuperación tras el ejercicio sea más lenta, por eso debe cuidarse que no resulte excesivo.

Educación

El carlino no es un perro demasiado dócil o fácil de educar. Requiere esfuerzo y constancia por parte del propietario conseguir educar al carlino desde cachorro, para que se convierta en un adulto equilibrado y obediente.

Curiosidades del Carlino

  • La palabra pug, o pugg, utilizada para nombrar a esta raza en algunos lugares, es un término que proviene del inglés, y que se utilizaba en la antigüedad para designar cariñosamente a los amigos juguetones, característica que sin duda la raza poseía. A los cachorros de carlino se les llama plugetitos.
  • En cuanto a su nombre más habitual, carlino, lo recibirían de un actor italiano del siglo XVIII a quien conocían como Carlin. Este hombre, llamado realmente Carlo Antonio Bertinazzi, interpretó a un arlequín con un antifaz negro, donde aparentemente vieron similitudes con estos canes.
  • La esposa de Napoleón, Josefina, tenía un pequeño carlino que utilizaba con el propósito para enviar mensajes secretos. También ha formado parte de muchas representaciones artísticas, como el retrato que Goya realizó a la Marquesa de Pontejos.

Si piensas que un pug o carlino sería el mejor compañero para tu vida, lo primero que debes hacer es acudir a un criador especializado en la raza. Así tendrás toda la información de primera mano y la seguridad de estar adquiriendo un cachorro con las garantías necesarias de salud. Nunca optes por la venta de perros a través de particulares o en tiendas de animales, porque así se favorece la cría indiscriminada y se pierden las mejores características de la raza, además de no conocer a los progenitores ni saber cómo se desarrollará el cachorro. El carlino es una raza muy especial, y como tal requiere que te esfuerces por él incluso antes de tenerlo. No te arrepentirás de ponerlo en tu vida.