Bullmastiff


Características Vitales


Altura
61-69cm
Peso
46-59kg
Esperanza de Vida
8 a 10 años
Personalidad
Tranquilo y Afectuoso

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Grande
Pelaje
Corto, Liso
Color
Atigrado, Marrón
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

Una de las razas de defensa y guarda por excelencia es el bullmastiff. Se trata de un animal grande y fuerte, muy poderoso, que sin embargo rara vez muerde debido a su temperamento y crianza. Es una perfecta mascota familiar que se adapta mucho mejor a vivir en el interior de cualquier casa o piso que en un jardín, por grande que sea. No se recomienda como perro puramente guardián, ya que si no siente apego por su familia no tendrá ese instinto protector tan necesario en un perro de guarda.

La procedencia oficial de la raza se encuentra en Gran Bretaña a finales del siglo XIX, aunque no fue hasta 1924 cuando el Kennel Club británico describió y aceptó al estándar de la raza como tal.

A pesar de esto, se conoce que hubo en la Península Ibérica perros de caracterizas similares a esta raza durante los siglos XV y XVI, que se conocían como perros de toros. Estos animales se utilizaban en peleas de perros con toros, osos y otros animales peligrosos, pero con el tiempo cayeron en desuso y los perros dejaron de criarse, llegando prácticamente a desaparecer.

Sin embargo, justo cuando en España y Portugal contaban sus horas finales, en Inglaterra los guardabosques buscaban un tipo de perro que los protegiera durante la noche, por lo que a principios del siglo XVIII cruzaron estos perros de toros de forma selectiva con otras razas para conseguir un tipo de perro valiente y luchador, al que llamaron Gamekeeper’s Night Dog. La raza Bullmastiff tal como la conocemos ahora desciende de esos guardianes, conservando casi intacto el carácter y el tipo de los primeros perros de los guardabosques.

La forma de ataque y defensa del bullmastiff es una de sus cualidades más apreciadas como perro de guarda, razón por la que se hizo tan popular en Inglaterra. Empuja a los extraños con su cuerpo y los inmoviliza, pero no suele utilizar su boca, como si hacen otras razas molosoides de características similares y que pueden infringir grandes daños a sus presas.

Características del bullmastiff

La principal característica física del bullmastiff es que se trata de un perro grande y pesado, que llegan a pesar hasta 60 kilos en el caso de los machos. Sin embargo, su ancho cuerpo y volumen llaman menos la atención que su impresionante cabeza, cuadrada, compacta y enorme, con un hocico también grande y negro que se apoya en un cuello potente. Otra de sus características más llamativas es su mirada penetrante y profunda, de ojos oscuros y grandes que pueden ser de color avellana, castaño o negro, pero nunca amarillos o ámbar.

Todo su cuerpo tiene ese aspecto cuadrado y musculado, con patas gruesas y bien plantadas sobre el suelo, que dan una idea de la fortaleza del animal cuando quiere hacer uso de ellas. La cola es bastante larga y también fuerte, muy ancha en su base y estrecha hacia la punta. La cola le sirve precisamente de timón para controlar sus movimientos y el empuje del cuerpo a la hora de tratar de derribar a un enemigo, cosa que hace apoyándose únicamente en sus patas traseras.

Tamaño del bullmastiff

Un ejemplar de la raza bullmastiff puede llegar a alcanzar de adulo los 68 centímetros hasta la cruz y pesar hasta 60 kilos, un poco menos en el caso de las hembras, pero datos igualmente impresionantes para un perro.

Pelaje del bullmastiff

El manto del bullmastiff es muy corto y solo muda una vez en primavera. Se presenta por lo general en tonos marrones o leonados, aunque también puede darse el perro atigrado. La parte positiva de este tipo de pelaje es que no requiere de demasiados cuidados, y tiende a verse en buenas condiciones de forma natural.

Comportamiento del bullmastiff

El bullmastiff ha sido muy utilizado como perro de guarda y defensa debido a su tamaño y fortaleza, y a la facilidad para derribar a un posible sospechoso sin causarle ningún daño con la boca. Por otro lado, esta raza canina es muy fiel, fácil de educar y controlar, y muy dóciles con su familia, obedientes e inteligentes. Además, no son demasiado agresivos, y sí muy perseverantes, características que le han valido una completa adaptación a la vida familiar. En casa, el bullmastiff es de temperamento tranquilo y cariñoso, especialmente con los niños, con quienes siempre tiene una relación única.

Es un animal afable y discreto, que adora sentirse mimado y querido, pero que no demuestra ese cariño como otras razas. Posee un sentido muy fino de la propiedad, y guardará su casa si las circunstancias lo requieren, pero su principal preocupación será la de proteger a su familia, siempre y cuando se sienta integrado con ella. Un bullmastiff bien educado y socializado, será de adulto un perro equilibrado que sabrá siempre tomar la decisión adecuada.

Principales enfermedades del bullmastiff

A pesar de que el bullmastiff es un perro fuerte y poderoso, también puede ser bastante frágil frente a algunas enfermedades. Existen algunas afecciones bastante comunes en la raza, algunas de mayor gravedad que otras, algunas controlables, y otras no tanto. Entre ellas se encuentran la displasia de cadera, cáncer, dermatitis atópica, sarna demodéctica, dermatitis húmeda, hipotiroidismo, torsión gástrica, displasia de codo, entropión y atrofia progresiva de retina.

Cuidados básicos del bullmastiff

Una de las ventajas de esta raza es que no requiere unos cuidados demasiado específicos. Por lo general, bastará con prestarle atención cada día, jugar con él, y asegurarse de que todas sus vacunas y desparasitaciones están en regla.

Salud

Acude al veterinario siempre que veas algo extraño en el comportamiento de tu mascota, porque esa será la mejor forma de evitar problemas mayores y de garantizar que se encuentra en un buen estado de salud. No olvides cumplir con el calendario de vacunas y desparasitaciones internas y externas, porque son la clave para mantenerlo en el mejor estado de salud.

Cepillados

Un cepillado un par de veces a la semana será suficiente para eliminar el pelo muerto y para que el animal muestre su mejor imagen, lo que también evita un olor corporal excesivo. Procura también hacerlo con un cepillo que no sea demasiado duro, porque podrías hacerle daño debido a la corta longitud del manto.

Baños

No se recomiendan los baños frecuentes para no alterar el pH y la capa de grasa corporal del animal. Y, como recomendación a tener en cuenta, siempre que sea necesario un baño, se habrá de hacer con un champú específico de perros para proteger todo lo posible su piel.

Alimentación

Una de las cuestiones a tener en cuenta en el bullmastiff es la alimentación, que siempre deberá ser de la mayor calidad posible y con unas raciones muy controladas, ya que es una raza que tiende a engordar fácilmente.

Ejercicio

La raza bullmastiff requiere un ejercicio moderado, por lo que puede bastar con un par de paseos diarios sin demasiada intensidad. Por su temperamento tranquilo y silencioso se adapta perfectamente a la vida en ciudad y en un piso siempre y cuando se le preste la atención necesaria.

Educación

Esta raza de perro necesita ser socializada desde cachorro con personas, perros y otros animales para evitar problemas de conducta en el futuro. Además, son fáciles de educar, pero requieren también un esfuerzo desde que son pequeños para que de adultos sean perros equilibrados y tranquilos. Los mejores resultados en adiestramiento se consiguen siempre mediante el refuerzo positivo, así que olvida los castigos y otras técnicas poco efectivas.

Curiosidades del bullmastiff

  • Una de las historias relativas a la raza cuenta que un ejemplar quedó en su casa solo durante una noche entera, justo cuando un ladrón entró en la propiedad. Al parecer, el animal embistió al extraño y lo tuvo retenido en el suelo durante horas, hasta que los dueños llegaron, sin provocarle ningún daño.
  • Se dice que Catalina de Aragón llevó como parte de su ajuar para casarse con Enrique VIII varios ejemplares de los perros de toros que posteriormente dieron lugar al bullmastiff tal y como lo conocemos ahora.
  • Es una raza que mezcla perfectamente la fuerza y la inteligencia, y que es capaz de tomar sus propias decisiones en cada situación. No atacará si no es preciso para proteger a su familia, y en caso de ataque jamás buscará hacer sangre, sino la contención del agresor.
  • Una de las razones por las que es un buen protector es que no tiene un solo dueño. Obedecerá a toda la familia si se educa correctamente, no se enfada casi nunca y no tiende a ladrar. Otra de sus virtudes es, además, su paciencia casi infinita, por lo que los más pequeños podrán jugar con él en todo momento sin recibir un mal gesto por su parte.
  • El adiestramiento en ataque está totalmente desaconsejado en estos animales, puesto que las consecuencias pueden ser muy diversas. Además, un perro equilibrado de esta raza nunca atacará a la manga, de modo que todos los esfuerzos serán inútiles y solo provocarán una tremenda frustración en el entrenador, que puede derivar en un mal comportamiento hacia el animal.

Si estás pensando en compartir tu vida con un ejemplar de bullmastiff, lo primero que debes hacer es acudir a un criador reputado que te asesore sobre la raza y que sepa encontrar el mejor cachorro para ti. Recuerda que tener un perro es una responsabilidad para toda su vida, y un bullmastiff supondrá un gasto económico importante, además de tener necesidades especiales a la hora de viajar, etc. Si tienes todo esto claro, entonces adelante, porque un perro es un excelente compañero para todas las actividades de la vida.