Brabant Bullenbeisser

Aunque el Brabant Bullenbeisser es una raza de perro extinta en la actualidad, lo cierto es que tiene una gran importancia en la historia, porque de esta raza proceden muchas de las razas más conocidas y valoradas que hoy forman parte de la vida de infinidad de hogares de todo el mundo.

También conocido como bulldog alemán, y erróneamente llamado en ocasiones mastin bullenbeisser, el bullenbeisser tuvo su origen precisamente en Alemania. Era un perro grande y fuerte, a la vez que ágil y atlético, muy valorada por los alemanes por sus características. De ahí que se utilizara principalmente para cruzarlo con otros perros, buscando la definición de dichas características con el paso del tiempo. Este interés en el mestizaje de la raza hizo que cada vez se criaran menos ejemplares de bullenbeisser puro, lo que llevó poco a poco a la raza a desaparecer.

Además de para crear nuevas razas, los bullenbeisser fueron muy apreciados para desempeñar diversos trabajos. Al ser de tipo moloso, eran grandes cazadores y guardianes, ya que estaban de sobra capacitados para luchar contra animales de mayor tamaño, como toros y osos. Estas fueron algunas de sus características más valoradas y mantenidas en el resto de razas que descienden de ellos.

Por su parte, el bullenbeisser dog procedía de otros perros de tipo moloso instalados en diversas zonas de Europa hace más de 2000 años. De estos animales surgió una raza de perro ideal para la guardia, el pastoreo y la pelea, el bullenbeisser, que se hizo un hueco casi de inmediato entre los alemanes que requerían ayudantes valientes y fuertes para desempeñar sus trabajos. En un primer momento, eran dos las variedades de bullenbeisser que tuvieron lugar, el Danzig bullenbeisser, un perro de gran tamaño, y el Brabant bullenbeisser, que era algo menor en cuanto a tamaño pero que mantenía toda la fuerza necesaria para abatir y sujetar a las piezas de caza mayor. De estos, solo se mantuvo en Brabant, puesto que la otra variedad era demasiado grande y no se adaptaba correctamente a la vida de los cazadores.

Durante la época de cacerías, los ejemplares de bullenbeisser vivían dentro de los castillos de los señores alemanes, que eran quienes practicaban la caza de osos y jabalíes. Esto se mantuvo hasta el siglo XVIII, momento en que las cacerías disminuyeron y las cortes alemanas se vieron afectadas por las Guerras Napoleónicas. Entonces estos perros se destinaron a otros trabajos, en este caso como animales de familias agrícolas y ganaderas, donde se destinaron a guardar los rebaños y las propiedades, como haciendas, ranchos, etc.

Hasta finales del siglo XIX, la raza se mantuvo sin mestizaje por su inteligencia y buen temperamento, pero había ciertas características que no terminaban de convencer a sus propietarios. Por eso, hacia el año 1820, algunos criadores alemanes buscaron fijar un prototipo y unas características en detrimento de otras, dando lugar al Bóxer, principal raza que se benefició de la genética del bullenbeisser, seguida de cerca por el bulldog inglés antiguo.

Sus características de fuerza, protección y amor por su familia, fueron las más valoradas para cruzarlo con otros perros. Por eso se utilizaron como base de tantas razas. En un principio, los cruces de bullenbeisser con otras razas llevaban sangre de ambas razas al 50%, con la intención de crear una nueva generación de bullenbeisser de características más definidas. Comenzaron a cruzarse con ejemplares de bulldog británicos, y posteriormente con ejemplares de bóxer y otros tipos de bulldog. Todos estos cruces tuvieron como resultado, perros difíciles de distinguir, de características similares que cada vez veían más diluidas las del bullenbeisser original. Quizá cuando se quisieron recuperar, ya era demasiado tarde para la raza. No obstante, en la actualidad quedan algunos representantes que se acercan bastante al tipo del bullenbeisser, como el Dogo Argentino o el Alano Español, cada uno con sus propias características.

Características del Brabant Bullenbeisser

El brabant bullenbeisser era un perro de tamaño medio o grande, muy fuerte y poderoso, con una mandíbula cuadrada capacitada para apresar a los animales de las cacerías y para luchar contra aquellos que ponían en peligro los rebaños. Era un perro ancho y fornido, de proporciones bien guardadas en su anatomía y en su cabeza, atlético y también ágil, que disfrutaba con el trabajo y la actividad debido a sus altas reservas de energía.

Además de un tamaño que se mantenía entre los 60 y los 70 centímetros y un peso de más de 30 kilos, entre sus características destacaba un pelaje corto y áspero, de color atigrado por lo general. Las patas eran largas y fuertes, capacitadas para correr y saltar todo lo necesario para dar caza a sus presas. Todos estos detalles eran los que destacaban a la hora de utilizar al perro bullenbeisser como base para el resto de razas que sí han llegado hasta la actualidad.

Comportamiento del Brabant Bullenbeisser

Estos animales eran por lo general equilibrados y fáciles de adiestrar, pero también podían resultar agresivos y peligrosos debido a sus características físicas si no se educaban correctamente. Una de las principales características de temperamento del perro bullenbeisser era la capacidad tan alta de centrarse en su trabajo y el fuero instinto de protección que mostraban hacia su familia. A pesar de esto, no eran todo lo tranquilos en casa que debía ser un animal de compañía, una razón más por la que se buscó pulir el carácter a través de los cruces con otras razas.

Perros de la Generación Bullenbeisser

Se conoce como generación bullenbeisser al conjunto de razas caninas que tienen su procedencia en el bullenbeisser. A pesar de que el brabant bullenbeisser se extinguió como raza hace años, su genética y su sangre definen en la actualidad algunas de las razas más importantes y conocidas del mundo, por lo que hay mucho que se le debe a este animal. No todas las razas que descienden del bullenbeisser están reconocidas por la FCI, pero igualmente mantienen la genética de este animal.

El antiguo bulldog inglés fue el primer heredero directo del bullenbeisser, aunque su tipo actual poco tiene que ver con aquella variedad. El propio bulldog también se utilizó en los cruces con otras razas caninas, y a pesar del cambio de tipo, sigue manteniendo buena parte de la genética de su antecesor.

Como ya hemos visto, también el bóxer mantiene en gran medida la genética de esta raza, y recuerda a ella en su morfología. Sin embargo, las razas que más se parecen al bullenbeisser físicamente, y que descienden de dicha raza, son el dogo argentino y el alano español, aunque este último estuvo a punto de desaparecer debido a que su popularidad no fue tan elevada como la de otras razas.

Otras razas como el gran danés, el american pit bull terrier, el boerboel o el dogo guatemalteco tienen también su origen en esta raza, por lo que es posible hacerse una idea más o menos aproximada del aspecto real del bullenbeisser. Y es que en todas se repiten características como pelaje corto, labio superior caído, prognatismo en la cabeza, mandíbula cuadrada, gran musculatura, agilidad, fuerza, potencia, tipo moloso, tamaño medio o grande, y grandes capacidades como guardianes o mascotas de familia. De toda esta generación de perros bullenbeisser se llega a la conclusión de que efectivamente, el brabant bullenbeisser fue un perro determinante para el mundo canino, aunque por desgracia no haya llegado hasta la actualidad.

Category: Brabant Bullenbeisser