Bichón Habanero


Características Vitales


Altura
23 cm
Peso
4 - 7 kg
Esperanza de Vida
12 - 14 años
Personalidad
Inteligente, Extrovertido

Características de la Raza


Apariencia
Tamaño
Pequeño
Pelaje
Sedoso, Liso
Color
Adaptabilidad
Se adapta bien a la vida de apartamento
Bueno para propietarios novatos
Tolera estar solo
Tolera el frío
Tolera el calor
Personalidad
Cariñoso con la familia
Son amigables con los niños
Perro amistoso
Amigable con extraños
Cuidados
Salud general
Baboso
Cantidad de muda
Propenso a ganar peso
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio

El bichón habanero o habanés, es un perro que sigue las características de los bichones, pero que no está tan extendido como otros de la misma clase. Tiene sus orígenes en pequeños perros del mediterráneo, aunque se terminó de formar como raza durante el siglo XIX, gracias a la aristocracia cubana, donde era un miembro muy querido de las familias. Precisamente su adaptación a la compañía humana y su personalidad alegre y enérgica son las características que más valoraban en dicha sociedad.

Comparte además orígenes con otros tipos de bichón, como el bichón maltés y el bichón frisé, aunque las características de cada raza son diferentes y fácilmente identificables.

En sus inicios, estos animales fueron exportados por el ejército español a Cuba, donde los regalaron a las familias más ricas de La Habana. A partir de ahí, y mediante cruces con otras razas de la zona como los blanquitos de la habana y los caniches, se formó el perro habanero tal y como lo conocemos ahora, llegando a ser el emblema de la ciudad.

En el siglo XX y hasta la actualidad, dejó de ser una mascota propia de los ricos debido a la imposición de los gustos norteamericanos. Esto propició un declive de la raza en su propia zona, donde incluso está en peligro de desaparecer. De hecho, las líneas originales cubanas desaparecieron, y la raza fue rescatada en Estados Unidos con algunas pequeñas diferencias que son las que conocemos ahora.

Fue precisamente una reputada criadora estadounidense, llamada Dorothy Goodale, la que se empeño en salvar la raza después de conocer casualmente su existencia. Se hizo con once ejemplares procedentes de inmigrantes cubanos que tenían a sus perros en Estados Unidos, y con ellos empezó una época de cría para obtener así los primeros cachorros americanos en 1974. Estos animales atrajeron a otros criadores, llegando en 1979 a fundar el Havanese Club of America para todos los interesados en la cría y propiedad de un bichón habanero.

No fue sin embargo hasta 1991 cuando el United Kennel Club de Estados Unidos reconoció como raza al bichón habanero, aceptando como válido cualquier ejemplar registrado por el matrimonio Goodale. Unos años más tarde, en 1996, el Havanese Club of America fue reconocido por el American Kennel Club.

Características del bichón habanero

El bichón habanero se puede definir como la perfecta mascota de las personas que vivan en pisos en las ciudades. Es un tipo de perro que prefiere vivir en el interior y que acostumbra a subirse a los muebles, por lo que no es adecuado para la vida en jardines o patios exteriores.

Se trata de un perrito pequeño con patas cortas, que sin embargo es muy fuerte y resistente. Su característica más llamativa es el abundante y ondulado pelaje, que puede enredarse fácilmente si no se le da la atención adecuada. A primera vista, se nota que es un perro más largo que alto, simpático y alegre que siempre va trotando de un lado a otro.

La línea superior de su cuerpo es recta, aunque el lomo puede tener tendencia a arquearse levemente. Su cola tiene un tamaño medio y a menudo se presenta enrollada sobre la espalda. Su cabeza es bastante grande en relación con su cuerpo, con una parte superior ligeramente plana. Presenta además una trufa marrón o negra y unos ojos muy oscuros y redondeados. Las orejas pueden mimetizarse con el resto del pelo del animal, ya que son largas y caen a ambos lados de la cara. El hocico es más bien cuadrado y corto, perfectamente proporcionado con el resto de la cabeza.

Tamaño del bichón habanero

El habanero es un perro pequeño, que podría clasificarse como toy. Su altura media llega hasta los 21 o 29 centímetros cuando el perro es adulto, y puede pesar entre 3 y 6 kilos. Todo un perro portátil que se adapta a cualquier tipo de situación y vivienda, especialmente a las más pequeñas que le obligan a pasar más tiempo cerca de su familia humana.

Pelaje del bichón habanero

El perro bichón habanero presenta un pelaje largo, sedoso y ondulado, que requiere de varios cuidados para mantenerse siempre en buen estado. Tiene un solo manto de pelo que puede llegar a medir hasta 18 centímetros si no se arregla convenientemente. Algunos mechones pueden verse rizados, pero lo más habitual es que sea ondulado y muy suave. Admite además una gran variedad de colorido en el pelaje, que puede ser de un solo color o moteado. Los tonos más habituales son el blanco, el negro, el color tabaco, el marrón habano, el marrón rojizo o el leonado.

Comportamiento del bichón habanero

El bichón habanero es un perro que adora las caricias y las atenciones sin límite. Es despierto y alegre, juguetón y tontorrón. Es fácil de educar y se puede entrenar como perro de alarma, y es necesario incidir en su socialización con otros animales y con otras personas para evitar problemas de carácter en el futuro. Un bichón maltés mal socializado podrá volverse tímido o nervioso, lo que muchas veces desemboca en episodios de agresividad.

Por otro lado, es un tipo de perro listo y activo, que adora dar paseos por el parque y la ciudad y jugar en compañía de su familia. Tiende a perseguir a las personas buscando atenciones, y se suele llevar buen con los niños debido a esa naturaleza juguetona.

Es muy fácil mimar a estos simpáticos zalameros, pero no es recomendable hacerlo sin imponer además normas y educación, porque entonces se convertirá en un perro malcriado que en rara ocasión obedecerá a su dueño, poniendo su propia seguridad en riesgo y causando molestias para otras personas.

Son perros que suelen estar alerta y atentos a los desconocidos, por lo que también son buenos perros guardianes, al menos como alarma. Sin embargo, en este punto hay que asegurarse de que realmente se quiere un perro de alarma, puesto que tienden a ladrar mucho y muy fuerte, llegando a resultar molestos si se les permite desde cachorros.

Principales enfermedades del bichón habanero

El bichón habanero es una raza de perro fuerte y saludable a pesar de su aspecto de muñeco. No es frecuente que presente graves problemas de salud, aunque hay algunas enfermedades con una alta incidencia en esta raza, como la luxación de rótula, la otitis y las cataratas, especialmente cuando el animal alcanza ancianidad. También puede sufrir algunos problemas de tipo cardiaco y es frecuente que lagrimee, aunque esto último no es necesariamente un problema de salud.

Cuidados básicos del bichón habanero

Los ejemplares de esta raza requieren cuidados similares al resto de perros, incidiendo especialmente en su pelaje y en otras características concretas como los ojos o las orejas. Lo más importante es mantener una buena rutina en sus cuidados para que el animal se encuentre siempre en perfectas condiciones.

Salud

Para mantener la mejor salud en tu bichón habanero, lo que debes hacer es seguir el calendario de vacunaciones y desparasitaciones a rajatabla. Más allá de eso, es importante vigilar especialmente sus ojos y oídos, donde puede llegar a presentar algunas afecciones si no se cuidan regularmente. En los oídos se eliminará el exceso de cerumen y se recortará el pelo que crece en el orificio auditivo. En cuanto a los ojos, habrá que limpiar adecuadamente las legañas para evitar posibles infecciones.

Cepillados

El cepillado es quizá la parte más importante en lo que se refiere al mantenimiento de la salud y estética del bichón habanero. Debería realizarse un cepillado completo a diario, o como mucho en días alternos, para evitar que se formen nudos o pelusas que puedan desembocar en otros problemas. Este proceso elimina además el pelo muerto, por lo que es imprescindible para mantener al animal en las mejores condiciones.

Baños

Un baño al mes o cada seis semanas es suficiente para que el pelaje se encuentre en el mejor estado posible. Hay que tener en cuenta siempre que los baños deben realizarse con un champú específico para perros, puesto que uno para humanos tendría fatales consecuencias en la piel y el pelaje del animal. Es importante también en cada baño recortar las uñas para que no crezcan demasiado, aprovechando que estarán más blandas y el corte resultará más sencillo.

Alimentación

Por su tamaño, es un perro que no requiere de demasiado alimento para tener cubiertas sus necesidades energéticas. Lo importante es que siempre se trate de un alimento de calidad que lo cuide y proteja desde dentro. Entre 100 y 150 gramos de alimento seco al día será suficiente para cubrir sus necesidades.

Ejercicio

No es tanto el ejercicio que necesitan como la atención que demandan. Un paseo diario será suficiente para que esté sano, siempre y cuando se acompañe de sesiones largas de juego y afecto con su familia. Sobre todo, debes tener en cuenta que son animales que llevan muy mal la soledad, y esta situación prolongada puede provocar comportamientos no deseados con consecuencias de diversa consideración.

Educación

El cachorro de bichón habanero deberá ser educado a conciencia y correctamente socializado con otros perros, personas, niños e incluso objetos. Se trata de animales que aprenden fácilmente, pero que pueden llegar a ser complicados en un futuro si no se les presta la atención adecuada cuando son pequeños.

Una vez que esté correctamente educado, será muy fácil hacer que el bichón habanés aprenda algunos trucos divertidos con los que deleitar a toda la familia. Ten en cuenta además que siempre deberías optar por el refuerzo positivo a la hora de enseñarle una nueva orden, porque los castigos físicos o verbales solo lograrán que el animal se vuelva temeroso y desconfiando.

Curiosidades del bichón habanero

Más allá de toda la información relativa a la raza, existen algunas curiosidades sobre el bichón habanero que puedes conocer para saberlo realmente todo sobre ellos.

  • En la actualidad se encuentran con facilidad en Estados Unidos, Canadá, México y otros países de Sudamérica, pero ya no tanto en Cuba, su lugar de origen.
  • A pesar de la creencia popular, el nombre de bichón habanero no viene del desarrollo de la raza en La Habana, sino del color predominante en la raza, que es precisamente el color habano.
  • Esta raza de perro está considerada como hipoalergénica, ya que existen casos documentados de personas alérgicas que conviven con ellos sin problema alguno.
  • Estos animales odian verse solos durante largos periodos de tiempo, llegando a resultar destructivos para el espacio y acumulando cierto rencor a las personas que los abandonan. Antes de tener un ejemplar de bichón habanero, ten la seguridad de que podrás prestarle toda la atención necesaria.
  • La falta de compañía y estimulación en esta raza de perro puede provocar algunos problemas de comportamiento, como los ladridos excesivos, la ansiedad por la separación y la destrucción de cosas. Todo ello controlable con una correcta educación desde cachorros.
  • A pesar de su pequeño tamaño, son animales que se desenvuelven perfectamente en pruebas de Agility, además de competiciones de obediencia.
  • En la antigüedad, incluso se utilizaban como perros de circo debido a la facilidad para adiestrarlos en ciertas órdenes y por esa naturaleza juguetona.
  • Su buen carácter general y facilidad al trato hace que sean perros perfectos como primera mascota, siempre y cuando su propietario esté dispuesto a aprender todo lo necesario para educarlo y cuidarlo correctamente.
  • Su coste de mantenimiento es por lo general reducido, ya que no requiere de los cuidados específicos que sí pueden aparecer en otras razas.

Si estás pensando en compartir tu vida con un ejemplar de bichón habanero, aquí tienes toda la información que pueden necesitar para que vuestra relación sea inmejorable. Recuerda que, aunque lo parezca, no se trata de un perrito de peluche, sino de un animal que tiene sus propias necesidades y pensamientos, que deberás satisfacer en todo momento. Solo así podréis llevar una amistad envidiable y saludable.

Como consejo, acude siempre a un criador reputado de tu zona para que tu cachorro de bichón habanero tenga todas las garantías de buena salud y temperamento. Conoce a sus padres y al resto de la camada y no dudes en hacer todas las preguntas que quieras hasta convencerte de que estás tomando la mejor decisión. Ten en cuenta que un perro es una responsabilidad para muchos años de tu vida, y una decisión precipitada o errónea puede terminar con el abandono del animal, algo que jamás deberías hacer bajo ninguna circunstancia. Disfrutar de tu nuevo mejor amigo está en tus manos, porque sabes que en cuento cruce las puertas de la que será su casa, todo su interés pasará por estar contigo y recibir toda tu atención.