Consentir a tu perro es una de las experiencias más satisfactorias. Y es que con todo el cariño que regalan, seguro que siempre es poco lo que hacemos por ello. Es por ello que hacerles juguetes es algo que les va a alegrar mucho y tú vas a disfrutar.

Hay muchas ventajas en hacer juguetes por tu cuenta, ya que así lo diseñaras de acuerdo a tu gusto, a las características de tu peludo. Y es que aunque todos los perros tienen mucho en común, también es cierto que cada ejemplar tiene sus propias particularidades de conducta, carácter, etc.

Los juegos con los perros tienen grandes beneficios para tu peludo y por consiguiente también para ti. Jugar es una forma en la que descargan energía, los activa, los mantiene contentos con una tarea que hacer. Es fácil ver que cuando juegan están contentos y siempre quieren más. Ahora bien, al mismo tiempo que juegan, además de la alegría, también influye en su salud mental, ya que lo mantiene atento, toma decisiones, se ve ante retos que debe resolver para lo cual tiene que comprenderlos.

Así que jugar con tu perro y estar en actividad es lo más saludable que puedes hacer.

Juegos sencillos para tu perro

Un juego que es muy fácil de llevar a cabo, y a la vez muy efectivo tiene que ver con los retos de olores.
En la casa puedes escoger varios sitios donde esconder snaks saludables, que tu perro no se de cuenta donde los colocas. De hecho, el perro debe estar tranquilo en un sitio a la espera. Una vez que ya hayas distribuido todo le das la señal para que salga en la dirección que lo lleve su olfato.
A esta actividad le puedes ir aumentando los niveles de dificultad de acuerdo a lo sencillo que veas que le resulta. Por ejemplo, la primera vez no escondas mucho lo que va a buscar, luego prueba a esconderlo mejor, ponerle algún objeto que lo cubra y así.
Esto no tiene que hacerse solo con comida, puedes usar su juguete o manta favorita. Este ya tiene su olor, lo reconoce, entonces lo puedes esconder en una habitación y luego lo dejas entrar a buscarlo. Una dificultad mayor es hacer que lo busque en más de una habitación, toda la casa, lo que necesitará ir enseñándole el juego para que sepa lo que esperas que haga.

 

 

Juguetes que emocionarán a tu perro

Una juego que enloquece a los caninos son las pistas de obstáculos. Para ello no tienes que irte lejos o comprar complicados aparatos.

  • Para hacerlos basta con que tener materiales de construcción sencillos como cartón, además si tienes tubos de plástico o similares también los puedes hacer. La ventaja de estos materiales es que son fáciles de ubicar, además que resultan inofensivos para los animales. Con ellos puedes hacer túneles, obstáculos y con tablas de madera hacer rampas tanto para subir como para bajar.
  • Las dimensiones dependen del tamaño del perro. Con láminas de cartón grandes puedes hacer túneles, basta doblar los bordes o unir varias y poner una hilera de grapas, pegamento o cinta adhesiva para que no se separe. No pienses solo en el tubo con una entrada una salida. Piensa que puedes agregarle un tubo adicional o más, para que el perro tenga varias vías para moverse. Para ello abre un boquete del tamaño del cilindro que vas a unir, introduces hacia arriba los bordes y grapas. También puedes usar remaches si prefieres que sea más estable.
  • También puedes incluir un aro, seguramente este será más fácil de adquirir, pero también puedes hacerlo si tienes mangueras rígidas en casa. Solo tendrás que cortarlos de manera que el diámetro sea de un metro y unirlo, puede ser con una abrazadera o pegamento fuerte.
  • Al principio tu perro no sabrá mucho que hacer. Así que inicia llevándolo con correa y al final del recorrido dale mucho afecto, besos, abrazos y háblale con cariño. Si además, hay algún snack lograras una gran motivación, o algún objeto con el que juega o duerma de manera habitual.

Juguetes de fuerza y movimiento

Un juguete muy sencillo es usar una pelota en un material resistente, envolverlo en capas de cuerda y que quede sujeto a una cuerda de larga extensión. La idea es arrojarla y hacer que el perro la busque y moverla delante de él. Así tendrá que usar su agilidad, su capacidad de obedecer y concentrarse.

Los perros disfrutan mucho morder diferentes objetos, en especial tienen cierta fijación con el plástico. Así que un juguete muy sencillo, práctico y muy efectivo es envolver una botella de plástico en medias, franelas, telas de manera que sea fácil de morder, flexible y nada pesado. Los extremos de las piezas textiles los dejarás que salgan hacia la punta y al fondo de la botella. Puedes atarlas fuertemente con ligas. Pasará muchas horas mordiéndolo, también es perfecto para arrojar y el canino corra y lo traiga.

Un juguete muy sencillo y muy divertido y retador para los perros es algo que pueda estirar sin que se salga de su sitio. Para ello necesitarás un poco de espacio. Hay que clavar o hundir en el jardín un palo o tubo que quede firme. A este le atarás con cuerdas o telas una especie de liana. En la punta puedes colocar, envuelta, una pelota de manera que tenga más como aferrarse. Hay que hacer que sea muy resistente, para lo cual hay que sumar mucha tela y de preferencia anudarla o hacer una especie de espiral para que aguante la presión que el can hará.

Sacar comida como entretenimiento

Un juguete que no puede faltar es un dispensador de snaks. La manera más sencilla de hacerlo es con un recipiente plástico flexible pero resistente. El primer paso a seguir es limpiar profundamente el envase. Para ello bastará usar agua y abundante jabón. Una vez que esté seco, con un cúter hazle agujeros. El tamaño de ellos dependerá del tamaño de tu perro y de que tan fácil o difícil deseas que sea la tarea para tu can. El siguiente paso es introducir trozos de pienso y tapar muy bien el envase. Tu can se volverá loco tratando de sacar su recompensa.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario