Pez ballesta

El pez ballesta es una criatura muy colorida y se le conoce también como pejepuercos, aunque su nombre científico es el de Balistidae. 

Pertenece al orden  Tetraodontiformes, cuyo nombre se debe a una espina eréctil  situada en la aleta dorsal trasera, la cual puede esconder y sacar cuando él quiera.

Características del pez ballesta

Su coloración suele ser el azul oscuro y no tienen dimorfismo sexual. Esta especie, en su ambiente natural, puede medir aproximadamente medio metro, aunque en acuarios llega a tan solo unos treinta centímetros. 

Su cuerpo es alto, ovalado y plano a los lados, cubiertos de placas óseas y arrugadas. 

Su boca es pequeña y con dientes muy fuertes, mientras que su orificio branquial es de poco tamaño, situado sobre su aleta pectoral. 

Su primera aleta dorsal está formada por 3 espinas que logran un bloqueo para mantenerlas elevadas, la segunda aleta anal y dorsal son similares y de formas triangulares, mientras que la aleta caudal tienen una forma que es similar a una media luna.

De esta especie, existen varias decenas de variedades y cada una cuenta con maravillosos colores, son muy atractivos que usualmente reciben la atención de buceadores o de quienes les observan en los acuarios en los que se encuentren.

Estos suelen ser de color verde oliva o tonos grisáceos en su parte dorsal y de amarillo naranja en su parte ventral. En las mejillas unas franjas de color azul, en sus ojos presentan rayas azules con bordes amarillos. Esto varía según el tipo.

Comportamiento del pez ballesta

El pez ballesta es algo agresivo y fuerte en determinadas ocasiones, mostrando también que no le temen a nada. Les gusta moverse solos, por lo que deberás tener cuidado si le ofreces compañía.

Los peces adultos suelen ser más violentos con peces de menor tamaño o invertebrados, en los que ejerce una fuerza desmedida con su mandíbula, que es muy robusta con dientes muy fuertes con los que son capaces de destrozar mejillones y corales.

Estos peces suelen ser lentos, y muy territoriales por lo que suelen ser agresivos principalmente cuando se sienten amenazados o están cuidando de sus nidos. Son solitarios y diurnos y suelen estar en compañía solo en la temporada de reproducción.

Cuando se sienten en peligro, emiten un gruñido muy característico de esta especie.

Por su temperamento, siempre se recomienda que sean los primeros en introducirse en el acuario; de lo contrario, no llegará a tolerar a otros integrantes y su comportamiento será agresivo.

Colores del pez ballesta

Estos cuentan con varias tonalidades de colores, están los peces ballesta de color grisáceos o verde oliva en su parte dorsal y amarillo naranja en la ventral, estos sobre su mejilla 2 franjas de color azul, en sus ojos presenta unas rayas azules con bordes amarillos.

Alimentación del pez ballesta

El pez ballesta mantiene una nutrición muy variada, con su sustento principal basado en diferentes tipos de carnes como moluscos, gusanos, erizos, cangrejos y camarones; por ello, se consideran criaturas carnívoras que usan sus aletas para lograr cavar orificios que le permiten encontrar alimento.

Estos peces complementan su nutrición con algunas plantas que se encuentran en el fondo del mar, como el plancton.

Hábitat del pez ballesta

El pez ballesta habita en aguas saladas, en los océanos de todo el mundo, aunque prefieren las zonas subtropicales y tropicales, por sus temperaturas más cálidas. 

En su mayoría, habitan en las aguas del Indo-Pacífico, en aguas de poca profundidad y en arrecifes de coral.

La esperanza de vida de este pez es de aproximadamente unos 4 años.

Reproducción del pez ballesta

En el periodo de desove de estas criaturas, las hembras ponen una gran cantidad de huevos, por lo que buscarán las zonas seguras del agua para que luego el macho los fertilice con su esperma. No todos los huevos eclosionarán e, incluso, si algunos lo logran, no estarán seguros al ser una gran fuente de nutrición.

Tipos de pez ballesta

Esta especie cuenta con una gran cantidad y diversidad de especies que están dispersados en todo el mundo, cada uno de ellos tienen características que los diferencian uno del otro. A continuación, hablaremos de algunas de ellas:

  • Pez Ballesta Payaso: son muy coloridos y se pueden encontrar en el fondo del mar. Es muy tímido, motivo por el cual se suele ocultar de otros. Tienen la mitad de su cuerpo de un color oscuro con manchas blancas que lo rodean y la aleta dorsal es amarilla con manchas negras.

  • Pez Ballesta Azul: Un pez muy fuerte por la contextura de su piel, con dentaduras muy fuertes que les facilita consumir alimentos sin problemas. Su tono de piel cuenta con manchas en tonalidades verdosas. Pueden llegar a medir medio metro y son solitarios  y agresivos cuando se sienten amenazados.
  • Pez Ballesta Titán: este es uno de los tipos más populares, incluso por su comportamiento agresivo que ha causado daño, incluso, al hombre. Su cuerpo es comprimido en sus laterales, con mandíbula fuerte, por lo general de color gris con tonos amarillos en las aletas.
  • Pez Ballesta Reina: Estos se caracterizan por ser de mayor tamaño, por lo que llegan a medir unos 60 centímetros. Su coloración es la que hace honor a su nombre, ya que estos son los colores que han identificado a la realeza humana. Los colores varían según el estado de ánimo en el que este se encuentre, con tonalidades como el amarillo, azul y verde, entre otros.
  • Pez Ballesta Picasso: Habitan en los arrecifes de los océanos, miden unos 30 centímetros aproximadamente y es similar al Ballesta Reina, con la diferencia de que en este predomina el beige.

Cuidados y principales enfermedades del pez ballesta

Para el cuidado de estos peces, debes procurar hacerte con un acuario de, aproximadamente, unos 1,20 metros de largo y 60 de alto y fondo. Lo mejor es que su capacidad sea de unos 400 litros por cada uno de esta especie.

Se deberá contar con un pH 8, con una densidad de 1020 a 1024.

La temperatura del agua deberá ser cálida, de entre 23 y 26° C aproximadamente. Se puede decorar el acuario con rocas vivas, ánforas, tiestos y más. Una buena higiene es importante para cualquier pez, sin embargo con esta especie no será necesario cambiar tan seguido el agua, con un 25% del agua cada semana y limpiar una vez al mes el acuario será suficiente. 

Las enfermedades de este pez son las comunes a cualquier otra especie, puntos blancos, hongos, entre otros, que se podrán evitar con un buen cuidado.

Pez Ballesta