La naturaleza de los caracoles de tierra es herbívora, la escogencia de su alimento estará en función del ambiente en que se encuentre, así como a la especie de molusco a la que pertenezca.

Es común verles en áreas verdes como jardines y sembradíos, ya que allí encontrarán distintos alimentos, cabe destacar que el uso de sustancias tóxicas para la plaga, comunes en estos ámbitos, es una de las razones por la que mueren.

Por instinto, los caracoles de tierra tienden a comer alimentos ricos en vitamina C, debido a que esto contribuye con el crecimiento y fortaleza de su caparazón, para ello el sentido del olfato lo utilizan con mucha frecuencia debido a que el sentido de la vista es limitado.

Estos caracoles de tierra poseen una rádula, la cual utiliza como rastrillo para alimentarse y obtener el calcio de distintas piedras, restos de huesos y así conseguir los nutrientes necesarios para un sano crecimiento de su caparazón.

¿Qué come el caracol gigante?

Ellos, por ser herbívoros, van a frecuentar cualquier área verde que le ofrezca toda la alimentación que requieran, pueden llegar a convertirse en un problema de plaga donde el agricultor tiende a usar pesticidas, entre otras sustancias venenosas, para aplacar la reproducción de los caracoles y así salvar la cosecha.

Se conoce que los caracoles de tierra, en especial la especie africana, conocida como caracol gigante (Achantina Fulica), suelen adueñarse de sembradíos donde se cosechan rubros de alto costo como lo son: la papaya, el cacao, la calabaza, la coliflor, el pepino, una variedad de cereales, entre otros, convirtiéndose en un problema para los agricultores y sus cosechas. Se considera a esta especie, para algunas regiones a nivel mundial, un animal intruso, una plaga, que genera grandes pérdidas económicas.

Otra forma de mantener al margen a los caracoles de las hectáreas de siembra sin hacerles daño, es colocar alambres de cobre en la tierra, ya que el contacto del metal con el cuerpo baboso del caracol crea un desagrado en el animal, de tal manera que se aleja de esa zona, esta forma ha sido aplicada con éxito por los agricultores.

Clasificación de los caracoles según su alimentación

La diversidad es infinita en cuanto a alimentación se refiere, ya que va en función de su raza, las estaciones del año, si están en estado salvaje o en cautiverio, todas estas características van a variar de acuerdo a ello. La mayoría suelen ser herbívoros, pero también hay especies de moluscos carnívoros y omnívoros.

Los herbívoros pueden alimentarse de una gran cantidad de plantas vivas, como lo son: frutos, cortezas, tallos, hojas, cultivos vegetales, además consumen hongos, setas, si su entorno lo permite y también algas en caso de ser caracoles de agua dulce.

Por su parte, los omnívoros pueden variar su alimentación con animales y plantas, pero van a preferir la carne de otras especies terrestres y ya eso los convierten en depredadores, la especie de molusco conocida como Rumina Decollata se nutre básicamente de otras razas de caracolas, lombrices, babosas, dejando a las plantas como última opción en su dieta.

Existen otras especies que se les conoce como detrívoros ya que se alimentan de los residuos sólidos y detritos que pueden hallarse en el suelo, estos caracoles suelen nutrirse de restos de plantas muertas, animales o cualquier desecho orgánico que encuentren en su paso.

Los carnívoros por su parte, comen de igual manera que los omnívoros, solo que no contemplan las plantas en su alimentación, en Nueva Zelanda existe una caracola conocida como Powelliphanta que se devora con todo gusto otros moluscos gasterópodos como lombrices y babosas.

¿Qué comen los caracoles de tierra domesticados?

Aunque parezca extraño, el caracol puede ser una excelente compañía, ya que los cuidados que requieren son sencillos y si esta especie te apasiona, puedes incluso amaestrarla, de ser la paciencia tu mayor virtud.

La alimentación a proporcionarle a tu nuevo caracol mascota tendrá que ser rica en vegetales y verduras como: hojas de las plantas de tu jardín, lechuga, variedad de coles, entre otros.

Por otra parte, no puede olvidarte del calcio, ya que de ello depende el crecimiento de su caparazón. Para ello puedes suministrarles piedras de calcio, huesos de sepia, concha de otros caracoles fragmentados, entre otras diversas opciones. Si tu caracol mascota empieza a sentir la ausencia del calcio en su alimentación, puede que empiece a comerse su propio caparazón.

Si deseas escoger a un caracol como mascota, es necesario tener en cuenta las siguientes sugerencias:

  • Debes adecuarle un espacio húmedo en el acuario seleccionado, sin que el mismo quede inundado, recuerda que son caracoles de tierra.
  • La superficie húmeda puedes cubrirla con plástico, recuerda colocar al borde del acuario una malla de alambre, para evitar que el caracol mascota se escape.
  • Es necesario recrear el ambiente apropiado para los caracoles de tierra, ya que por ser animales de hábitos nocturnos durante el día preferirán esconderse, puedes apoyarte con los siguientes objetos: cortezas de árboles, piedras, trozos de un jarrón de barro, hojas, entre otros.
  • Hay que mantener húmedo su espacio, puedes utilizar un rociador diariamente o colocarle un recipiente de poca profundidad con agua.
  • Alimentarlos correctamente sin olvidar el calcio, que es vital para ellos. Evite la sal y el azúcar en los caracoles de tierra, ya que podría ser mortal para ellos.
  • Al tomar los caracoles con sus manos, procure hacerlo por la parte inferior de su cuerpo y luego lavarse las manos.

Recomendaciones finales para tener a un caracol de tierra como mascota

  • Coloque en la superficie del acuario a las lombrices, quienes ayudarán a mantener la soltura de la tierra y se alimentaran de las heces manteniendo el espacio limpio.
  • No emplee suelo arenoso ni arcilla para llenar el acuario.
  • El tanque donde reposa su caracol tiene que estar en un ambiente oscuro, ya que los reflejos del sol pueden quemar a su mascota; así como secar la humedad del acuario.

Se espera que la siguiente información le haya sido útil y pueda considerar otra visión sobre los caracoles.

0 Comentarios

Deja un Comentario