Imaginar la cantidad de dientes de un animal de grandes dimensiones puede ser aterrador; pero pensar que en una diminuta especie puede haber muchos dientes es sorprendente.

La función de la dentadura no solo implica poder alimentarse, algunos seres vivos pueden usarlo hasta para comunicarse.

Cada día el reino animal sorprende con lo fascinante y enigmático de ciertas especies, los gasterópodos no se quedan atrás, específicamente los caracoles pertenecientes a la familia de moluscos.

La boca de esta especie de moluscos se encuentra en la parte inferior del área de su cabeza, cercano a sus tentáculos. Su lengua es áspera, y en ella se puede observar a la rádula, donde las filas de dientes rastrillan y rasgan sin masticar los alimentos pasando directamente por los ductos digestivos.

¿Los caracoles tienen dientes?

Como rádula se le conoce a toda la estructura bucal del caracol, es una base de cartílago alargado muy parecido a una mandíbula, que está recubierta por las filas de dientes curvos, los cuales están compuestos de quitina.

Además, la rádula se apoya en pequeños músculos de fuerza, que son los que proporcionan el impulso para que los dentículos cumplan su función de raspar lo que se encuentre en su camino.

Cuando estas piezas comienzan su trabajo, el alimento pasa a una bolsa que poseen en su interior, ya que los dientes no lo trituran en comparación como lo harían otras especies; sino que la comida rasgada pasa a su esófago y así darle continuidad al proceso digestivo.

A simple vista se puede detallar que los caracoles tienen boca, no obstante, hay partes de la anatomía de este molusco que no son de fácil acceso, por ser de pequeñas dimensiones.

La mucosa bucal de esta especie es distinta de los humanos y otros animales, ya que tiene un órgano algo extraño que le ayuda a cumplir sus funciones alimentarias llamada rádula. Esta especie de rastrillo que se encuentran en caracoles y otros moluscos cumple con la función de rasgar todo lo que este pequeño animal desee comer.

Anatómicamente su dentadura está dispuesta en hileras y a su vez las mismas tienen un diente en el centro que sobresale, dando continuidad a las otras piezas dentales.

La cantidad de dientes varía de acuerdo a la especie de molusco a la que pertenezca el caracol, aunque se presume puede haber aproximadamente 20.000 dientes en la boca de este enigmático gasterópodo.

¿Qué función cumple la rádula en los caracoles?

Para los amantes de los moluscos, siempre se genera dudas sobre si los caracoles tienen dientes, y cómo es el proceso para alimentarse.

Cabe destacar que la anatomía de este gasterópodo es compleja y su boca aún más, ya que en ella posee un órgano conocido como rádula, que no es más que miles de dientes que apoyan el proceso de nutrición del caracol, el cual solo es visible a través de un microscopio.

Tal es el interés de conocer más a fondo esta zona tan inaccesible, que diversos investigadores han analizado con profundidad las rádulas durante el tiempo que tarda un caracol en alimentarse. Hay registros fotográficos producto de avanzada tecnología utilizando un microscopio electrónico de barrido, que ha permitido acceder al área donde se encuentran los miles de dientes compuestos de quitina, que son vitales para que el caracol pueda comer.

Este órgano conocido como rádula se encuentra conformada por diminutos dientes o dentículos que yacen sobre la lengua, es importante destacar que este órgano ayuda no solamente con la alimentación del molusco, sino también a identificar su especie entre los miles existentes y las que aún no se conocen.

¿Es el caracol el animal con más dientes en el mundo?

En el reino animal las diversas especies ha ido en evolución, ya que las mismas han ido en adaptación con los entornos que se encuentran, que le ha permitido desarrollar mecanismos de defensa para mantenerse en el tiempo.

Se suele creer, que las grandes especies pueden poseer records a nivel de su intimidante dentadura, siendo una creencia errónea. En este caso la naturaleza del mundo de las pequeñas especies sorprende una vez más en cuanto a su dentadura, ya que las investigaciones han demostrado que las especies de moluscos conocido como caracoles posee miles de micro dientes, debatiéndose la batuta de mayor dentadura con la especie de siluros o bagres conocido como pez gato.

Existen opiniones encontradas referente a la cavidad bucal de los caracoles, hay quienes afirman que los pequeños y numerosos dentículos no pueden ser considerados dientes; no obstante, hay otras teorías que sí lo consideran, ya que ellos fungen como los que arrancan todo lo que el caracol considere necesario para su alimentación.

Los dientes de un caracol pueden llegar muy por encima de 26000, dependiendo de la tipología de este molusco. Si se compara con el pez gato este apenas registra más de 9000 piezas en su dentadura, algo que sigue siendo asombroso para estas especies de dimensiones pequeñas, si hacemos un contraste con un tiburón o ballena, que son animales intimidantes del reino animal.

Es asombroso lo que se puede descubrir de tantas especies, en especial del caracol, sus tipologías básicas las distinguen entre caracoles de tierra, caracoles de agua dulce y caracoles marino, de allí se originan otras sub clasificaciones, las cuales también están marcadas por la cantidad de dientes dispuestos en su rádula.

La importancia del órgano bucal en el mundo de estos gasterópodos es fundamental, ya que el caracol es sin duda, una de las miles de especies de moluscos de interés de estudio, que genera una amplia bibliografía de interés, que permitirá conocerles mejor e incluso considerársele como una mascota ideal para tener en casa.

Los caracoles son muy interesantes, tanto su anatomía como su conducta y hábitos. Espero que este artículo contribuya a ampliar la visión y referencias de la amplia gama de caracoles, los cuales poseen atributos tan impresionantes que se tiene conocimiento de que se pueden amaestrar y en ciertas zonas de Reino Unido planifican carrera de competencias para estos moluscos.

0 Comentarios

Deja un Comentario