Los hurones se caracterizan por su efervescente actividad, su insaciable curiosidad, y sus movimientos ágiles y sorpresivos que cautivan de inmediato. Su cuerpo pequeño y de forma alargada le permite meterse en espacios reducidos y con su rostro expresivo lo hace ideal para querer tener muchas fotos de hurones y, por supuesto, hacerlo un gran compañero en casa.

 

De la familia de los mustélidos está emparentado con animales muy conocidos como el tejón, la mofeta, la nutria, la comadreja. En el pasado sus cualidades físicas, su instinto predador y su adaptabilidad fueron el motivo para que se utilizara en la cacería del conejo. Para ello se metía en sus madrigueras oscuras y los hacía salir.

Lejos de aquella época son adorables integrantes de la familia, tal como si fuera un gato que disfruta recibir toda la atención de las personas que lo rodean.

 

Características de los hurones

Aunque el hurón ya hace tiempo es parte de los animales de compañía hay muchos datos que son importes conocer sobre estos cariñosos mamíferos comedores de carne.

Un hecho que tal vez no conozcas, es que no solo son animales de compañía como aves o perros, es que además de la gratificación y el cariño que genera en las personas también cumple tareas terapéuticas.

 

 

 

 

 

 

 

El hurón es un animal que de acuerdo a diferentes testimonios ha sido recomendado a personas con algunas condiciones mentales. Esto se debe a que generan una profunda conexión emocional con las personas, logran establecer una relación muy estrecha y padecen cuando no son atendidos por los humanos. Con esas cualidades estimulan una gran sensación de bienestar, de cuidado y afecto.

 

 

 

 

 

 

 

Esta conducta y capacidad emocional del hurón se puede ver en su capacidad para relacionarse con otros animales y sus congéneres. Es muy común ver que, a diferencia de otros animales que no admiten o tienen conflictos con otras mascotas, el hurón se lleva muy bien con perros y gatos, sobre todo si la socialización ha sido efectiva.

Es muy recomendable que, si deseas tener un hurón en casa, mejor tengas una pareja, pueden ser del mismo sexo o no. Esto se debe a que se vuelven inseparables, se hacen compañía, incluso duermen acurrucados juntos. Esto les genera tranquilidad y estabilidad lo que eleva sus condiciones de vida.

Cómo cuidar a un Hurón

Una vez que tengas un hurón como compañero de casa, descubrirás que parece que siempre están haciendo muecas y posando para alegrarte el día. Incluso cuando están durmiendo, asumen poses que no te dejan indiferente.

Es muy común que busquen lugares oscuros o con muy poca luz para dormir. Esto es muy natural, así evolucionaron como animales silvestres. Esto implica que en una casa decida echarse o arrebujarse en la ropa que consiga a mano. Ya sea sábanas, cobijas, pantalones, incluso zapatos o botas. lo que sea.

Así también pueden elegir sitios como cajas, gavetas, incluso pueden resguardarse bajo una mesa o escritorio. Sin embargo, esto también implica riesgos, ya que pueden internarse en sitios donde haya instalaciones eléctricas, sustancias venenosas o que casen fuertes reacciones como pinturas, desmanchadores, limpiadores, etc.

Por este motivo, si deseas evitar situaciones que pongan en riesgo su salud, hay que vigilarlo y estar muy cerca al estar fuera de la jaula. Lo ideal es tener todos los lugares, donde se pueda internar, llevado por su incansable curiosidad, cerrados, protegidos y fuera de su alcance.

Fotos de hurones

Por lo general las imágenes que circulan de los hurones en internet y medios, suelen mostrar al mismo tipo de ejemplar. Lo que ha hecho creer que hay una única tipología, o que las características físicas son exactas en toda la subespecie. Lo cierto es que hay varios tipos de estos mamíferos, que se pueden clasificar con diversos criterios. Aunque, de hecho, no hay certificadas razas diferentes como si ocurre en otras especies animales.

Una marca muy reconocible es que la mayoría tienen un antifaz, o algo que lo parece debido a las manchas o combinaciones de colores que rodean su cara.

Colores de Hurones:

Hurón sable: los puedes reconocer porque hay un tono claro en la zona inferior y el lomo, mientas que las patas, colas y el antifaz son de un color oscuro, entre negro y marrón. La nariz luce un tono marcadamente oscuro. En su época de crías son de un tono oscuro homogéneo.
Hurón marmoleado: el pelaje de esos ejemplares presenta bloques de colores oscuros y claros. Casi siempre el color claro es el blanco, en contraste con tonos pardos claros a oscuros. Son más visibles, las zonas blancas son el cuello, el abdomen y de manera eventual el lomo.
Hurón siamés: el conjunto de colores que exhibe es de tonos más claros, como un tono chocolate muy claro, en juego con un tono pardo también claro, pero distintivos. Los individuos con esta combinación muestran una gama blancuzca.
Hurón albino: como lo puedes imaginar es blanco absoluto o puede presentar un beige claro y de modo obligatorio la nariz y los ojos son rosados.
Hurón negro: El pelaje combina el fondo en blanco en tanto que el pelaje exterior es negro intenso. Lo usual es que la nariz y los ojos también tengan un color negro o bastante oscuro.

 

 

 

 

 

 

 

 

Estos son algunos de los colores que puedes conseguir de estos activos mamíferos. Pero también hay variedad respecto al pelaje.

  • Hurón pelo de angora: parece un animal mucho más exótico. Originario de Suecia, donde se hicieron combinaciones de ejemplares diferentes. El pelo es mucho más largo que el resto de los hurones. Suele ser el menos común.
  • Hurón de pelo largo: Debido a algún suceso hereditario desarrollan un pelaje inusualmente largo.
  • Hurón estándar: Es el más común de ver, tiene el pelaje corto.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario