Los hurones son animales que se han robado el corazón de todos quienes aman los animales. Son curiosos, ágiles, inteligentes, y lo mejor es que se puede establecer una conexión de cariño con ellos.

Así que hay muchos motivos para que, desde hace un tiempo, el hurón domestico se haya vuelto parte de los hogares de familias a lo largo del mundo. De hecho, en varios países es el tercer animal más buscado como mascota, solo superado por perros y gatos.

Hábitos de los hurones

Para lograr la mejor relación posible con tu hurón es necesario conocer sus hábitos y características. De esta manera le darás el mejor trato posible.

Los hurones son animales cuyo ciclo de mayor actividad ocurre en las horas del amanecer y del anochecer. Por eso se les dice animales crepusculares. A esa hora es posible que sean alborotados y algo bulliciosos. Por ese motivo hay que saber que se tiene la paciencia y el cariño suficiente para que esta situación, que ocurrirá todos los días, no causará molestias en el hogar.

Y es que tener un hurón es tener una mascota que se relacionará con toda la familia. Son animales que desarrollan afecto y hasta se podría decir apego con todos quienes están en el hogar. Por lo que la falta de afecto, poca atención o mucho tiempo encerrados en la jaula les viene fatal.

Este horario de mayor actividad, no quiere decir que no estará presente en otro momento, sin embargo, hay que saber que es un animal dormilón. Puede conciliar el sueño hasta por más de 10 horas al día. Eso sí, al levantarse querrá comer, tomar agua y jugar.

Estos mamíferos carnívoros, evolucionaron como depredadores. Por lo que perseguir y escarbar son parte de su conducta instintiva. Así que es importante que su jaula tenga un piso suave para que no se lastimen.

Sin importar el tiempo que duerman, cuando están despiertos son un volcán de actividad. Necesitan correr, moverse con libertad. Si los dejas en exteriores hay que hacerlo tomando las precauciones para que no escapen.

Características de lo Hurones

Este mamífero de la familia mustelidae, tiene un manto que puede presentar varios colores, en distintas combinaciones. El más común tiene tonalidades marrón y blanca en el cuerpo, con patas en tono oscuro. En la cara combina tonos oscuros, claros y blanco, como si luciera su típico antifaz.

Ahora bien, hay diferentes tipos de combinación con colores principales como negro chocolate, sable, canela, albino o totalmente blancos, entre otros.

Su cuerpo es flexible y mide hasta cerca de los 50 centímetros. Los machos tienen un mayor tamaño respecto a las hembras con una diferencia de unos 10 centímetros. Las patas en cambio son cortas respecto a la longitud del cuerpo. Su cuello luce largo y la cabeza tiene una forma triangular o similar a una pera.

De acuerdo a su tipo puede estar entre los 0,6 y cerca de los 2,5 kilogramos. En el hurón estándar el pelaje mide cerca de 2 centímetros. Tal como se dijo son carnívoros y para comer dispone de 34 dientes perfectamente desarrollados para esta tarea.

Como cuidar a tu hurón

La recomendación más importante para que un hurón este en las mejores condiciones es el afecto. Como comentamos desarrollan un vínculo con las personas muy estrecho, así que necesitan y reclaman atención. En caso contrario pueden tener conductas nocivas para ellos mismos.

Los hurones pueden desarrollar varias enfermedades como insulinoma, problemas virales, enfermedad adrenal, moquillo, rabia. Por lo tanto, tu mejor aliado es un veterinario experimentado en mascotas exóticas, quien te ayudará a preservar su salud. Te dirá lo necesario para programar las vacunas, así como lo que tienes que hacer para mantenerlo en buenas condiciones, por ejemplo, el corte de uñas, el aseo de orejas, etc.

Del mismo modo te indicará lo necesario para el proceso de desparasitación que es muy importante en estos peludos.

Los especialistas, a menudo, recomiendan la castración. Así evitará que desarrolle enfermedades en sus órganos reproductivos, además disminuirá la agresividad, y también funciona para aminorar el olor que expelen cuando están en los ciclos de apareamiento.

En estos animales no hay que ser constantes con los baños. Se recomienda que se espere de uno a tres meses entre cada baño. El motivo es que pasarlos por una sesión de aseo a diario puede modificar su capacidad de producir protección grasa que ayuda a su piel.

En lo que si es necesario que tengas meticulosidad es en el aseo de la jaula. Debe ser lavada a menudo y con profundidad. Debes disponer de un recipiente, puede ser con aserrín para sus desechos y debe estar en un nivel diferente del que usa para dormir, por lo que es necesario que sea una jaula grande. También es necesario el aseo constante de los utensilios, recipientes que estén en contacto con tu pequeño hurón.

De esta manera evitarás la proliferación de insectos o diminutos arácnidos que desmejoren su salud.

Hurones de mascota

Con su capacidad de aprendizaje son mascotas encantadoras. Pueden aprender muchas tareas y conductas, incluyendo donde realizar sus excreciones.

Su entrenamiento debe ser enfocado desde la visión de la recompensa y el estimulo positivo. Perder la paciencia, gritar no ayudará en nada a este peludo. Mientras que darle afecto y alimento ayudarán a producir las reacciones que buscas.

Por su conducta juguetona, sociable, amistosa y de fácil afecto son compañeros ideales para los pequeños de la casa. De hecho, les gusta trepar sobre la cabeza o los hombros de las personas y acompañarlos. Sin embargo, hay que ser cuidadoso, ya que deben ser tratados con delicadeza, un juego brusco, apretarlos fuerte puede ocasionar una reacción agresiva.

Por lo general son animales que se juegan con mordiscos y rasguños. Para ellos es lo habitual, en caso de que sean mordiscos que lastimen, puedes disciplinarlos. Para esto nada mejor que llevarlos a la jaula y no dedicarles atención. Si son agresivos, una pequeña sacudida tomándolos del cuello los hará cambiar de conducta. Esto no los daña ya que es lo que haría una madre o un hurón de mayor rango en la naturaleza.

0 Comentarios

Deja un Comentario