Las estrellas de mar tienen una apariencia muy particular, a algunas personas les cuesta creer que son animales, por el hecho de que no tienen un cuerpo con cabeza y cuerpo, como la mayoría de las especies que conocemos. Pero a pesar de sus particularidades, las estrellas de mar pertenecen al reino animal.

Una duda que es muy frecuente entre las personas es si las estrellas de mar tienen o no cerebro, ya que no se puede distinguir una cabeza y por lo general, allí se encuentra el cerebro en los animales. En este post vamos a tratar de explicar este tópico, ya que la respuesta no es tan sencilla como parece, sigue leyendo para que te enteres.

¿Qué es un cerebro?

El cerebro es un órgano presente en la mayoría de los animales, cuya característica principal es que concentra la actividad del sistema nervioso.

La mayoría de las veces el cerebro se encuentra en la cabeza, y está bien definido, en cuanto a su anatomía y funciones. Algunos animales tienen como cerebro unos ganglios que se sitúan en otras partes del cuerpo como cerca del esófago, por ejemplo.

Si tomamos en cuenta este concepto, podemos decir que las estrellas de mar no tienen cerebro, ya que, no tienen un órgano definido que centralice las funciones nerviosas de su organismo.

¿Qué es un cerebro distribuido?

Cuando las funciones del sistema nervioso están repartidas en varias partes del cuerpo y, ninguna puede señalarse como el órgano principal de ese sistema, entonces decimos que el organismo tiene un cerebro distribuido.

Las estrellas de mar tienen un cerebro distribuido, el cual maneja procesos complejos y están compuestos de varios elementos:

Una red de nervios complejos que se distribuyen por todo su cuerpo y llevan a cabo la percepción de los estímulos.

Un plexo nervioso que se ubica por debajo de la piel y tiene funciones específicas para el funcionamiento del conjunto de nervios.

Un anillo nervioso central, que está ubicado en el esófago y que tiene un papel importante en los nervios que llegan a los brazos. También, en conjunto con los nervios radiales, es responsable de la coordinación de las estrellas de mar.

En resumen, las estrellas de mar no tienen un cerebro propiamente dicho, es decir, no tienen un órgano que concentre en él la actividad nerviosa, pero su cerebro distribuido realiza todas las funciones que requiere para coordinar sus movimientos, cazar a sus presas, procesar los estímulos y muchas otras. De hecho, el sistema nervioso de las estrellas de mar ha sido objeto de estudios con resultados sorprendentes.

Hallazgos acerca del sistema nervioso de las estrellas de mar

En la Universidad Queen Mary de Londres, se ha realizado un estudio muy ambicioso, llevado a cabo por un equipo de biólogos, el cual arrojó muchas luces acerca de la evolución de los animales e incluso del funcionamiento del cerebro humano, veamos:

Se descubrieron qué genes de las estrellas de mar codifican una sustancia llamada neuropéptidos. Esto es importante porque los neuropéptidos están presentes en el cerebro humano y tiene que ver con funciones importantes de este órgano. Así que, a pesar de que las estrellas de mar no tienen cerebro, han ayudado a los científicos a conocer el cerebro humano y de otros animales.

En este estudio, los científicos hicieron hallazgos importantes acerca de la evolución del cerebro de los animales en general, especialmente de la función neural de los organismos.

Otro hallazgo que se hizo en ese estudio tiene que ver con una sustancia llamada kisspectina, que tiene un papel fundamental en la pubertad de los seres humanos. Los neuropéptidos estudiados tienen estructuras similares a esta sustancia y han permitido conocer mejor sus funciones.

Las estrellas de mar a pesar de no tener cerebro, tienen similitudes importantes con los seres humanos a nivel genético, lo cual ha permitido realizar estudios determinantes para conocer el cerebro humano. A través de estos estudios se han conocido algunos aspectos de la evolución de la química cerebral.

Otro estudio realizado en Japón, descubrió un neuropéptido, presente en las estrellas de mar, que funciona como relajante muscular. Este hecho es un descubrimiento farmacológico importante.

Otros animales sin cerebro

Además de la estrella de mar, existen otros animales que no poseen cerebro, algunos tienen funciones complejas y otros son más simples, veamos algunos:

  • Erizos de mar. Son tan conocidos como las estrellas de mar y, además, forman parte de la dieta de estas últimas. Tienen una anatomía que les permite funcionar no solamente sin cerebro, sino también sin corazón.
  • Lirios de mar. Son equinodermos también y corresponden a una de las especies más antiguas que existen. Son organismos muy primitivos.
  • Esponjas marinas. Se trata de un organismo con una estructura muy simple que, sin embargo, realizan sus funciones vitales completas.
  • Pepino de mar. Al igual que las estrellas de mar, no tienen cerebro. Su cuerpo es alargado y vermiforme, tiene una estructura musculosa y blanda que lo ha convertido en una exquisitez culinaria. Las estrellas de mar también se alimentan de esta especie.
  • Ascidias. Son estructuras que viven en las rocas del fondo del mar, no tienen cerebro, como las estrellas de mar, pero a diferencia de éstas, tampoco tienen sistema nervioso. Las ascidias se alimentan de partículas que ellas mismas atrapan y además de carecer de cerebro tampoco tienen corazón.
  • Carabela portuguesa. Es un animal poco conocido y es confundido muchas veces con medusas, sin embargo, son producto de 4 especies diferentes. No tiene cerebro ni sistema nervioso. A pesar de esto es un depredador, que usa veneno para inmovilizar a sus presas.
  • Medusa invertida. Las medusas son muy conocidas por estar presentes en muchas playas, no tienen cerebro ni sistema nervioso.

Como ves, el hecho de no tener un cerebro, como el de la mayoría de los animales, no es único de la estrella de mar y tampoco le impide tener capacidades, alimentarse, moverse y realizar todas sus funciones. Espero que este post haya despejado tus dudas y te haya gustado.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario