Los delfines son animales que logran cautivar siempre a las personas. Tienen una energía especial, son muy alegres, y parece que siempre disfrutan de la compañía de las personas. De hecho, es muy común que se acerquen a grupos que nadan o navegan en sus cercanías.

Hay muchas informaciones sorprendentes sobre la vida de los delfines, entre las que destacan lo que está relacionado con su respiración. Este proceso es complejo ya que su proceso evolutivo no es el de un pez.

Para saber más sobre todo lo relacionado con la respiración de los delfines, así como otros datos sobre su naturaleza explora esta información práctica.

Qué tipo de animales son los delfines

Para hablar de estos inteligentes animales hay que empezar por aclarar que en efecto no son peces. El grupo al que pertenecen en realidad son cetáceos que es un tipo de mamífero. Es decir, son animales que tienen como órganos para la respiración pulmones, además desarrollan sus crías en el interior del cuerpo de la hembra en bolsas o placentas. Al nacer, los bebés lactan de la madre, son de sangre caliente.

Como verás, su organismo es muy diferente a la de los peces que respiran a través de las branquias, ponen huevos y son de sangre fría.

La vida de los delfines está regida por una activa vida social, crea grupos bastante estructurados, que pueden ser denominados manadas. De hecho, cuando están embarazadas las hembras se unen, se protegen y se distribuyen para atender sus necesidades. Al parecer, en algunas especies de delfines, esta condición de ser madres, o estar próximas a serlo, crea una conexión más intensa.

La capacidad de interacción social de estos cetáceos también se evidencia en su fluidez para comunicarse. Es sorprendente la habilidad que poseen para emitir y registrar una variedad de sonidos, chasquidos, resoplidos. Incluso pueden emitir y captar sonidos de ecolocalización. Esto lo hacen al enviar un sonido o algo más similar a un impulso sonoro. Luego captan el sonido de rebote, con una estructura especial en la cabeza, los ecos y pueden precisar algunas de las formas o criaturas en las que se reflejan. Con esta herramienta descubren su ubicación, aún si está en movimiento.

Cómo logran respirar los delfines

 

Cómo logran respirar los delfines

Tal como se dijo, los delfines usan pulmones para respirar. Para poder cumplir este proceso de intercambio de gases, poseen una estructura especial. Se trata de un conducto denominado espiráculo que es visible en la parte superior de la cabeza en forma casi circular. Está conectado con la tráquea y a su vez con los pulmones. Por vía de este conducto, el animal inhala y expele aire. También ayuda para exhalar sustancias liquidas, flema, objetos entre otros.

Sin este mecanismo, el delfín no lograría hacer la respiración. Hay que decir que, aunque son mamíferos, sus pulmones son diferentes en estructura respecto a los animales que han evolucionado en tierra. En los delfines no hay una separación o segmentación en lóbulos. Es más similar a una estructura homogénea.

El proceso de respiración, también tiene otra diferencia importante, es consciente. Los delfines no pueden dejar de respirar, no pueden apoyarse en un mecanismo autónomo como en los mamíferos terrestres, ya que se interrumpiría.

Los delfines van a la superficie, expanden este orificio exhalan e inhalan. Todo a mucha mayor velocidad, por lo que pueden sumergirse de manera rápida sin ningún problema. Lo que revela que tienen una capacidad de asimilar los gases de una manera más amplia y eficiente, ya que pasan un rato con el aire contenido hasta que necesitan volver a la superficie.

El tiempo que pueden pasar bajo el agua varia de acuerdo a diferentes características, incluyendo la especie. Pueden lograr resistir hasta alrededor de unos 12 minutos.

Hay una serie de cambios físicos y químicos necesarios para que este proceso ocurra de manera eficiente. Por una parte, el ritmo del corazón se vuelve más lento, esta disminución del trabajo cardíaco no implica que el cerebro reciba una menor cantidad de sangre o disminuyan las sustancias que allí se transportan. Lo que ocurre es una especie de distribución inteligente, en la que se protegen los pulmones, mientras que algunos músculos reciben una cantidad menor.

Con este procedimiento se logra que la funcionabilidad del pulmón sea muy alto y en perfecto estado de riego sanguíneo.

A pesar de ser un proceso muy eficiente, si el delfín excede del tiempo bajo el agua, podría enfrentar diferentes problemas. Por ejemplo, uno de los más graves es que disminuiría la cantidad de oxigeno sangre. Aunque algunos mecanismos ayudarían a restablecer el equilibrio, implicaría un gran riesgo.

Dado que se ha detallado que respiran de manera consciente, se puede pensar que deben aprenderlo. En cierto sentido es así, ya que, de acuerdo a diferentes estudios, una vez que los recién nacidos están dando sus primeros coletazos en el agua, una o varias madres los guían a la superficie para que tengan la primera experiencia de abrir el orificio respiratorio.

En algunos grupos se han registrado que unos delfines ayudan a otros a respirar. Ya sea porque estén enfermos, adoloridos o cualquier otra circunstancia, unos guían a otros a la superficie y los acompañan mientras toman aire.

Otra de las cualidades llamativas del proceso respiratorio de los delfines es que logran evitar la acumulación del peligroso nitrógeno. Algo usual que ocurre en buceadores es que, al subir de las profundidades, se acumule una cantidad de este material, lo que puede causar un problema de descomprensión y afectar células y tejidos.

En los delfines, esto no ocurre. De alguna manera, por una actividad propia de su fisiología logran desprenderse o eliminar los restos de nitrógeno. Al parecer esto ocurre porque durante las inmersiones hay poco acceso o entrada de nitrógeno a la combinación del flujo sanguíneo.

Por último, hay que comentar que, dado que su respiración depende de su propia actividad, no pueden dormirse de manera profunda, ya que sus músculos dejarían de funcionar adecuadamente y prácticamente se ahogarían, por lo tanto, necesitan una especie particular de sueño para seguir respirando sin riesgo para sus vidas.

0 Comentarios

Deja un Comentario