Los delfines son parte de los animales con el que muchas personas desean interactuar. Inteligentes, activos, curiosos y con una historia de cercanía a los humanos, hay mucho que saber sobre ellos y su vida secreta bajo el mar.

No hay un solo tipo de delfín, sino varios grupos con diferentes características, conductas y de hecho se mueven en espacios acuáticos diferentes. Hay delfines de agua dulce y de agua salada y en la actualidad se considera que hay unas 34 especies distintas.

La amplia capacidad que tienen de emitir una variedad de sonidos, su disposición para jugar son también parte de las cualidades que ejercen fascinación por estos cetáceos, mamíferos que han evolucionado para vivir en el agua, es decir no son peces.

El modo en que estos animales duermen es objeto de mucha curiosidad, ya que, al ser tan complejos, con comportamientos sociales elaborados, se espera que tenga procesos bioquímicos complicados para darle soporte vital. Hay mucho que saber sobre el sueño de los delfines y aquí lo puedes descubrir.

Conoce más sobre los delfines

Antes de saber más sobre el intrigante mundo de sus sueños hay que saber que estos animales son considerados como poseedores de una asombrosa inteligencia. Diferentes investigaciones señalan su capacidad de aprendizaje, facilidad para resolver problemas, curiosidad, incluso la capacidad de reconocerse.

Se ha visto que no son solo otros animales sociales, sino que forman verdaderos grupos en los que se interactúa de un modo cercano, se cuidan unos a otros, lo que revela conexiones más complejas que en otros grupos sociales. Hay muchos estudios que abordan la capacidad que poseen de experimentar emociones, para lo cual disponen de estructuras cerebrales que les permiten este tipo de experiencia.

Otro rasgo que revela las capacidades de los delfines es la capacidad de transmitir sonidos y vocalizaciones. Esto le permite comunicarse con el grupo, ser reconocido y reconocer a otros, ya que el llamado puede identificar individuos específicos, lo que implica importancia de cada ejemplar. Además, ayudan a comunicar e interpretar una serie de situaciones cotidianas como la disposición sexual para el apareamiento, cambios que impliquen riesgos, incluso actividades de juegos, entre otras.

Hay varios estudios activos sobre la capacidad comunicativa de estos animales, que incluso han sido usados para guiar humanos en ciertas actividades, pero aún se descarta que tengan algo tan complejo como un lenguaje propio.

Qué hacen los delfines para dormir

El aspecto del sueño en los delfines causa más curiosidad dado que al ser mamíferos, necesitan respirar aire para vivir, algo que hacen de manera consciente y no como en los seres que ocurre de forma autónoma. Es decir, en el sueño humano, el funcionamiento del sistema respiratorio sigue operando sin intervención voluntaria. Duermes y sigues respirando.

En los delfines esto no ocurre así, necesitan que sus músculos implicados en la respiración sigan trabajando de manera consciente, de lo contrario podría dejar de hacerlo. Pero, como todo organismo, necesita el proceso del descanso para poder vivir, así que cómo lo hace.

Qué hacen los delfines para dormirEl sueño en estos cetáceos es diferente ya que le permite al mismo tiempo descansar, sin perder capacidad respiratoria. La clave para que esto ocurra se esconde en su complejo cerebro. La manera en que evolucionó para solventar este problema es que puede separar las funciones hemisféricas. Es decir, un hemisferio entra en reposo, mientras que el otro sigue en su actividad, algo imposible en los seres humanos.

Con esta separación funcional ocurre que los procesos necesarios vitales siguen su curso sin ningún riesgo. Esto permite que se mantenga en un movimiento, aunque menos activo que al estar en alerta total, al igual que poder reaccionar ante algún peligro propio del entorno.

Este proceso se conoce como sueño unihemisférico durante el cual cada segmento entra en actividad y el otro descansa, y viceversa. Este proceso está perfectamente sincronizado para que no haya conflicto o una perdida momentánea de algún proceso.

Los delfines están perfectamente adaptados, después de millones de años de evolución, a este tipo de sueño, aunque tiene sus desventajas. Una de ellas es que la fase más profunda no la suelen alcanzar y si lo hacen, ocurre durante un periodo bastante corto, apenas unos pocos minutos.

Otros datos sobre el sueño en los delfines

Al tener una parte del cerebro en operación hay varias características que siguen activas. Por ejemplo, al descansar un hemisferio, el ojo correspondiente al hemisferio activo sigue abierto y observando. La actividad del hemisferio despierto no tiene la misma capacidad al estar totalmente operativo, pero responde a los estímulos y necesidades orgánicas básicas.

El ciclo de sueño no ocurre durante una sola etapa del día, sino que, de acuerdo a diferentes investigaciones, tiene lugar en varios momentos del día. En particular en la tarde, y también durante la noche. También se ha observado que para animales que están en cautiverio puede ser más prolongado el sueño, que para quienes viven en espacios silvestres. Se estima en algunos estudios que cada hemisferio tiene un periodo de unas 4 horas de sueño por día. Por lo que también se concluye que el descanso es equilibrado para ambas porciones cerebrales, así se evita un desgaste inadecuado o desproporcionado.

El movimiento también es controlado durante este periodo de sueño alternativo o unihemisférico. Se ha observado que se mantienen con cierta actividad física, más lenta que la habitual. Algunos optan por tomar posiciones horizontales, pero esto dura poco tiempo, otras pueden optar por flotar, pero casi siempre se mantienen cercanos en grupo. Esto es visto como una manera de protección ante amenazas.

También hay control sobre algunas de sus aletas para que la corriente no los arrastre de un modo caótico. Del mismo modo otras funciones esenciales se mantienen como la de mantener la temperatura adecuada del cuerpo. Si decae mucho, la vida del delfín se pone en riesgo.

A diferencia de otros cetáceos, como las ballenas, los delfines no suelen dormir en aguas profundas. Lo más usual es que estén en zonas intermedias o incluso con más cercanía a la superficie. Para un observador normal, un delfín durmiendo podría verse nadando con lentitud, casi como flotando o dejándose llevar por la corriente.

0 Comentarios

Deja un Comentario