Los camellos y los dromedarios comparten muchas características en común, ya que pertenecen al mismo género camelus. Los camellos pertenecen a la especie camelus bactrianus y los dromedarios a la camelus dromedarius, la tercera especie que completa este género es el camelus ferus, el cual es el único que no ha sido domesticado.

El hecho de ser clasificados en especies diferentes corresponde con las diferencias físicas que presentan. Si siempre has tenido curiosidad por saber las diferencias entre el camello y el dromedario, sigue leyendo este post que aquí las enumeramos:

Diferencia entre camello y dromedario

La principal diferencia, que además salta a la vista es el número de jorobas o gibas. El camello tiene 2 jorobas, en cambio el dromedario tiene solo una. Con este elemento se puede diferenciar una especie de otra, aunque estén en una fotografía o una imagen en el ordenador. La joroba o giba, es una protuberancia encima del lomo del animal que está compuesta de grasa y músculos, lo que contribuye con su alta sobrevivencia en el desierto.

El tamaño es un aspecto importante de diferenciación, el dromedario es mucho más alto. Se cree que esta mayor altura es una adaptación a un entorno más caliente, ya que a través del suelo se expide mucho calor y las patas largas lo alejan del mismo. Un dromedario suele pasar de los 2 metros de altura, en cambio un camello llega, cuando mucho, a 1,8 metros.

A pesar de lo anterior, el camello es más pesado que el dromedario. Un camello adulto promedio puede llegar a pesar unos 700 kg, mientras que un dromedario pesa entre 500 kg y 600 kg. Esta diferencia se debe que a pesar del camello ser más pequeño, su tronco es más robusto que el del dromedario.

El camello tiene un pelaje más largo, ya que en su lugar de desarrollo se experimentan muy bajas temperaturas y el pelo largo le da una ventaja para mantener su calor corporal. Además, es más largo en la zona superior a manera de manto y algunas veces en las patas. El pelaje del dromedario es corto y uniforme por todo el cuerpo lo que ayuda a disipar el calor. En ambas especies el color es parecido a la arena del desierto, un marrón claro.

Tanto el camello bactriano como el dromedario son animales domésticos habituados a interactuar con el ser humano, sin embargo, en los dromedarios se observa un poco más de agresividad en los casos en que se sienta amenazado. En cuanto a temperamento, el dromedario tiene a ser más volátil que el camello. Aunque los salivazos del camello son bien conocidos y constituyen una conducta defensiva habitual que utiliza ante cualquier estímulo que le resulte amenazante.

El sitio de origen es otra diferencia importante entre estas dos especies, el dromedario es originario de la Península Arábica y el camello del continente asiático, específicamente Asia Central. Sin embargo, ambas especies han sido introducidas en otras regiones con fines comerciales o turísticos.

Debido a la diferencia geográfica de su origen, su capacidad para soportar temperaturas también tiene diferencias. Los dromedarios están mejor capacitados para soportar altas temperaturas, aguantando hasta 50°C. Los camellos, en cambio, pueden soportar temperaturas muy bajas, de hasta -40°C. Aunque esta diferencia es muy sutil, ya que ambas especies resisten temperaturas extremas.

La gestación de un dromedario es un poco mayor que el camello. La hembra del dromedario gesta a una única cría por 15 meses y la hembra del camello le bastan 13 meses para dar a luz a una cría, única también. En ambos casos, la cría permanece con su madre por unos 5 años, tras lo cual obtiene su madurez sexual y comienza una vida independiente.

Ni el dromedario ni el camello bactriano están en peligro de extinción, sin embargo, hay un tipo de camello, el camello ferus, llamado también camello salvaje, que está en peligro de extinción. Se calcula que existen unos 2 mil ejemplares de camello ferus, esta especie nunca ha sido domesticada y su estudio ha sido muy limitado.

Curiosidades del camello y el dromedario

  • Los camellos y los dromedarios pueden vivir entre 40 y 50 años, esto se debe a que no tienen depredadores y viven una vida tranquila en la cual solo deben ocuparse de conseguir alimento y agua. Las crías sí pueden ser víctimas de lobos y otras especies, pero una vez superados los 5 años, suelen vivir sin peligro.
  • En cautiverio, la esperanza de vida se reduce considerablemente, ya que, suelen ser empleados para trabajo duro, lo que resiente su salud. Por lo general, los camellos y dromedarios de trabajo viven entre 25 y 30 años, aunque en algunos casos pueden llegar a los 40 años de vida.
  • Ambas especies son herbívoras, alimentándose básicamente de plantas secas y raíces que consiguen en el desierto. Tanto los camellos como los dromedarios caminan grandes extensiones de desierto buscando plantas y agua, si no consiguen algo bueno para comer se conforman con cactus y otras especies espinosas.
  • Tanto los camellos como los dromedarios pueden pasar muchos días sin beber agua. Estos animales reservan el líquido en el torrente sanguíneo, mediante un complejo sistema biológico. Cuando por fin consiguen un cuerpo de agua, pueden beber hasta 100 litros de agua en unos pocos minutos, con lo cual reponen sus reservas hasta la próxima oportunidad.
  • Ambas especies han desarrollado todo un sistema de protección anti arena. Los ojos tienen 3 párpados y pestañas espesas, la nariz es capaz de cerrarse a voluntad y los oídos están cubiertos de pelos que no dejan pasar los granos. Todo esto para mantener las mucosas despejadas en las tormentas, cuando hace brisa o en cualquier momento en el que se levante la arena.

Como has visto, es muy fácil distinguir un camello de un dromedario, ya que las diferencias son sustanciales, aunque por pertenecer a la misma familia, tienen muchas similitudes. Espero que con la información de este post hayas aprendido un poco más de estos fabulosos animales y, sobre todo no los confundas más.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario