Caballo Árabe

El caballo árabe es muy afamado entre los amantes de estos animales por la inteligencia que demuestran a la hora de captar determinados conocimientos en su adiestramiento.

Alrededor del caballo árabe, al igual que ocurre con otras variedades de esta raza, existen numerosos mitos, aunque el más destacado de estas historias es su creación, a manos de Alá, lograda mediante un puñado de arena y viento.

Es descendiente directo de los caballos prehistóricos que se situaban en las estepas africanas y europeas que existían antes de la llegada del hombre, de ahí que se le haya otorgado siempre este gran significado.

Su origen se sitúa en Oriente Medio, de donde se expandieron por distintas razones, como el auge del comercio o los conflictos bélicos. Hasta llegar a nuestros días, el caballo raza árabe se ha cruzado con otras razas con otras especies para mejorar sus condiciones y atributos.

Su contacto con el hombre durante estos siglos ha hecho que sea una de las variedades más nobles e inteligentes.

Si bien ha sido siempre un animal asociado a los conflictos, hoy en día está más enfocado su uso a las actividades y competiciones ecuestre, como la equitación, gracias a su agilidad, alegría y armonía en el trote que desarrolla.

Caballo árabe: Características

Las características físicas del caballo raza árabe son muy peculiares, si bien su tamaño es muy variable dependiendo del ejemplar o el sexo, entre otros factores.

La altura hasta la cruz suele oscilar entre 143 y 153 centímetros, por lo que es de las especies más pequeñas, además de tener un peso que ronda los 350 kilos. Su esperanza de vida media se estima en los 30 años aproximadamente.

El color de su plumaje puede ser variable, aunque quizás los colores más frecuentes son el tordo y el alazán. Uno de los ejemplares más afamados es el caballo árabe negro, por la belleza de su plumaje, así como el caballo árabe blanco.

Una de las partes de su cuerpo que más destaca es su cabeza, que se considerada refinada y elegante, con una gran frente y unos ojos expresivos y de grandes dimensiones.

El cuerpo, fuerte y robusto, es el producto de toda su historia a lo largo de la evolución de la raza. Tienen huesos muy fuertes y densos, con unas patas con notable resistencia. Su historial bélico hace que cuenten con un balance natural, empuje y agilidad.

Su cola se coloca en alto, con un trasero largo y nivelado, y cuenta también con unas caderas profundas y anguladas.

Los caballos árabes destacan por su tranquilidad e inteligencia, motivo por el cual se ha erigido como una de las especies más demandadas entre los amantes de estos animales.

Líneas del caballo árabe

Fruto de los múltiples cruces entre especies han sido las diferentes líneas del caballo árabe, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Kuhayla: son aquellos que presentan un cuerpo más fuerte y poderoso.
  • Suqlauis: los animales que destacan más por su belleza estética.
  • Muniqui: la agilidad y velocidad son los atributos que más destacan de esta variedad equina.

Además de estas tres líneas principales, se pueden contar hasta más de dos centenares más con otros aspectos que se diferencian de éstas, aunque con menor presencia.

Una de las variedades más demandadas es el conocido como caballo hispano árabe, que destaca por el cruce de los rasgos de ambas.

Comportamiento del caballo árabe

Su carisma es uno de los puntos fuertes de esta especie, combinada con un temperamento único en la raza, que hace que se sienta a gusto en compañía del ser humano.

Además, la fuerza y resistencia que se le supone le hace ser el segundo caballo más rápido del mundo, justo por debajo del caballo pura sangre inglés.

Estos rasgos que definen al caballo árabe le lleva a ser la estrella en disciplinas ecuestres como el salto, las carreras, la doma o el raid, entre otras.

Agradecen las muestras de cariño, con complacencia con su dueño y una conexión muy especial con los niños que se acercan a mostrarle su cariño.

Cuidados básicos del caballo árabe

El caballo árabe es una especie que requiere especiales cuidados debido a su fisionomía. En función de la actividad que suela desarrollar, puede necesitar un tipo de alimentación u otro.

Se estima que se debe suministrar en torno a un kilo de alimentos por cada 45 de peso. Sobre la clase de alimentos que más le gusta, hay que destacar que el pasto, la alfalfa y la acena, así como el pienso equino, el pan duro o las verduras, son algunos de los productos que mejor le viene a su dieta.

Además de la alimentación, debes mantenerle limpio en todo momento, para eliminar la suciedad de los paseos, en busca de que se familiarice con el dueño, además de dejarle el pelo suelto.

Salud del caballo árabe

Uno de los puntos en los que más se incide a la hora de adquirir un caballo árabe son sus dientes, de ahí la famosa expresión “a caballo regalado no le mires el diente”.

Una visita anual al dentista es una de las recomendaciones más esenciales en el cuidado del caballo árabe, en busca de asegurar la mejor salud bucodental del animal.

Otro de los puntos a tener en cuenta es su capacidad visual, fundamental para desempeñar las actividades físicas para las que se busca esta especie; para ello, realizar reconocimientos visuales frecuentemente será de gran ayuda para descartar cualquier enfermedad.

Una de las enfermedades más comunes de los caballos árabes es la abiotrofia cerebelar, una patología neurológica de carácter hereditario que no tiene tratamiento pero que se puede prevenir al seleccionar progenitores que no tengan ese gen.

Otras enfermedades congénitas pueden afectar a los ojos o a los oídos, aunque los cólicos también pueden presentarse en estos animales, cuyas causas pueden ser condiciones anatómicas del equino, el exceso de actividad física o errores en la alimentación.

Reproducción del caballo árabe

El tema de la reproducción del caballo árabe requiere conocimientos sobre estos animales: el caballo árabe llega a su madurez sexual a los 4 años de edad, siendo mayor su actividad sexual entre los meses de febrero y julio.

Para reconocer el celo del caballo árabe, puedes observar que muestran mayor excitación e inquietud, en forma de intensos relinchos o, incluso, por mostrar erección en su órgano sexual.

Para intuir que una hembra de caballo árabe está embarazada, puedes observar que tiene más apetito, las mamas hinchadas y que el celo ha desaparecido.

En el periodo del embarazo, no hay que forzar a la hembra, sin montarla ni pasearla demasiado.

Caballo árabe: precio

Quienes entienden más sobre el mundo de los caballos, buscan información sobre el precio del caballo árabe, para su adquisición en busca de aprovecharse de las grandes ventajas que ofrecen.

El precio del caballo árabe puede ser muy variable dependiendo de sus características físicas, por lo que la horquilla de su precio puede oscilar entre los 500 hasta los 7.000 euros en aquellos animales que muestren mayor fuerza, agilidad y resistencia.

Caballo Árabe