Los gatos esfinge son gatos muy apreciados y buscados como mascota, debido a sus características particulares que los hacen excelentes animales de compañía.

La apariencia del gato esfinge es algo que llama mucho la atención, por eso, en este post vamos a enumerar las curiosidades del gato esfinge.

Gato esfinge, curiosidades

  • Su nombre es Sphynx o gato esfinge. En los orígenes de la raza se le llamó Moonstone Cat y también Canadian Hairless Cat, pero todos esos nombres entraron en desuso y se tomó el nombre: gato Sphynx o gato esfinge. Ahora bien, es incorrecto llamarlo gato egipcio.
  • En realidad, sí tiene pelo. Eso asombra a muchas personas, pero si te fijas bien, tiene un pelo muy corto y fino. Lo mejor para comprobarlo es acariciarle, al tacto se siente muy bien el pelaje, pero hay que asegurarse que el gato quiera que le acaricien.
  • A pesar de tener pelo, este es tan fino y corto que no lo protege de nada, ni del frío ni de la radiación solar. Es por eso que los dueños de un gato esfinge deben protegerlos de las temperaturas extremas.
  • Los gatos esfinges tienen una temperatura corporal más alta que otros gatos. Esto no significa que estén enfermos o que suceda algo malo con ellos, simplemente es que su organismo compensa la falta de pelaje y su efecto en la conservación de la temperatura.
  • Los gatos esfinge gozan de muy buena salud y son muy longevos. Con los cuidados apropiados, un gato esfinge puede vivir tranquilamente 20 años. Esto contrasta con su apariencia débil, la cual no es cierta, los gatos esfinge son muy fuertes.
  • Al igual que sucede con el pelaje, los gatos esfinge parecen no tener bigotes, pero sí tienen. Se trata de unos bigotes muy cortos y finos que casi no se aprecian.
  • Los gatos esfinges no se acicalan o lo hacen con muy poca frecuencia, eso se debe a su escasez de pelos, no tienen el instinto de pasarse la lengua por el cuerpo. Esto conlleva que su amo debe bañarlos con frecuencia.
  • El baño de los gatos esfinges o gatos sin pelo puede ser mensual o cada dos meses, eso depende de las características de cada gato, es mejor consultar con el veterinario en su consulta de rutina. En cualquier caso, se debe usar productos para piel delicada, especiales para felinos.

Cuidados del gato esfinge

  • Los pliegues que se forman en la piel de los gatos esfinge pueden acumular suciedad y secreciones, es por eso que se recomienda limpiarlos con una toallita húmeda especial, para uso veterinario.
  • Los gatos esfinges suelen seguir a sus amos o cuidadores a la habitación de la casa a la cual vayan, no les gusta quedarse solos.
  • Los gatos esfinge tienen mucho apetito, lo cual se debe a su metabolismo acelerado. Se debe consultar al veterinario para que oriente acerca de la calidad y cantidad de comida que se le proporcione.
  • La alimentación de estos gatos debe contener una gran proporción de proteína animal, especialmente pescado. Una recomendación es dividir su ración diaria en varias tomas al día.
  • La personalidad del gato esfinge dista un poco de las otras razas de gatos, ya que son cariñosos, afectuosos y tienen cierta dependencia con sus amos. Son mascotas perfectas para personas mayores o solitarias, ya que son muy apegadas a sus cuidadores.
  • Los gatos esfinge no son gatos antialérgicos. Esto se debe a que la saliva de estos gatos y las secreciones de su piel contienen los alérgenos que afectan a las personas alérgicas a los gatos.
  • En los grabados precolombinos de la cultura azteca, existen imágenes de gatos sin pelos, muy parecidos a los gatos esfinges actuales. Lo que hace presumir que las razas de gatos sin pelos han existido desde hace mucho tiempo.
  • Los gatos esfinge suelen ronronear de forma muy audible y lo hacen con frecuencia. Esta es una característica notoria de la raza y debe ser tomada en cuenta si se va a adoptar.
  • Cuando entran en celo cambian la conducta, comienzan a marcar el territorio con orines y a tener conductas de territorialidad, también tienen vocalizaciones que pueden ser muy intensas.
  • Los gatos esfinges tienen un salto muy potente, pueden impulsarse con fuerza y alcanzar objetos a 2 metros de altura de donde se encuentren. Es por eso que los dueños de esta raza deben extremar cuidado con armarios, estantes o demás muebles altos.
  • Los dueños de gatos esfinge deben extremar el cuidado de sus ojos, limpiándolos seguido con productos especiales y una gasa limpia. Esto se debe al hecho de no tener cejas ni pestañas, lo que deja al ojo desprotegido y propenso a contraer infecciones, sino se le limpian las secreciones.
  • Su menor resistencia al frío hace que los gatos esfinge sean proclives a contraer resfriados. Pueden padecer enfermedades respiratorias también. Es importante que se le abrigue bien en invierno.
  • Debido al poco pelo que tienen, los gatos esfinge no sufren de infecciones de pulgas y garrapatas, o sucede con muy poca frecuencia. En cambio, sí sufren de hongos en la piel, resequedad, costras, irritación, etcétera, debido a que su piel es muy delicada.
  • El gato esfinge entra en celo en cualquier época del año, esto se debe a que es un gato que suele estar en el interior de las viviendas, por lo que no le afecta los cambios en la cantidad de luz.
  • Cuando la gata esfinge está en celo y conoce el macho, asume una posición “gacha” con la cual le da permiso para montarla, pero después reacciona con agresividad y el gato debe correr para no resultar herido.
  • Las camadas de gatos esfinges suelen ser de 4 o 5 cachorros, sin embargo, en algunas oportunidades, las hembras paren hasta 8 gatitos.
  • Una vez que nacen los gatitos, es importante que tengan una fuente de calor, un radiador, una lámpara o similar, ya que esta raza no controla bien su temperatura y en los cachorros recién nacidos esta incapacidad es más evidente.

El gato esfinge es la mascota perfecta, su carácter dócil, sus pocos cuidados y la conexión que establece con sus dueños lo hacen así.

0 Comentarios

Deja un Comentario