Los gatos son mascotas excelentes, ya que se integran muy bien a los hogares humanos y crean lazos afectivos importantes. Adoptar un gato es una muy buena idea, pero qué pasa si es muy joven, hay que saber cómo cuidar un gato bebé.

Si es tu caso, si te vas a hacer cargo de un gato bebé, destetado o no, hay muchos aspectos que debes cuidar para que el gato crezca con salud y bienestar, sigue leyendo que en este post tenemos información completa.

Cómo cuidar a un gato de un mes

Un gato de un mes necesita muchos cuidados todavía, ya que, en una situación normal, el gato de un mes debería estar bajo el cuidado de su madre las 24 horas del día, lo que significa que si lo vamos a cuidar nosotros debemos darle toda la atención esmerada que le da la gata, para garantizar que el gatito sobreviva.

Hay muchas circunstancias que resulten en la necesidad de cuidar a un gato de un mes: muerte de la madre, rechazo de la madre, abandono, adopción muy temprana, etcétera. Cualquiera que sea el caso, se puede atender y lograr que el gatito crezca sano.

Cuando los gatos cumplen un mes de nacidos, es cuando comienza el proceso de destete, esto implica que están siendo amamantados por su madre, pero poco a poco, están incorporando alimentación sólida y húmeda.

Cómo alimentar a un gato de un mes

Puede ser que el gato de un mes ya sepa comer alimentos sólidos, en ese caso se debe continuar ofreciendo pienso humedecido, en pequeñas cantidades, cada vez con mayor frecuencia.

La leche maternizada especial para gatos, se coloca en un biberón especial para cachorros y se le ofrece cada 3 horas.

Luego de cada comida hay que simular la estimulación materna, esto es darle masajes en el vientre para que el gato defeque. También se le debe pasar una toallita húmeda por los genitales, de manera que se estimule la orina y las heces.

Hábitos de un gato de un mes

A la edad de un mes, se puede iniciar en el arenero. Al principio, cada vez que el gato defeque, se toman las heces con un guante y se colocan en el arenero, de manera que él vaya asociando.

Más adelante, se coloca al gato de un mes en el arenero, para que entienda que puede escarbar.

Como cuidar a un gato recién nacido

Los gatos recién nacidos son muy delicados, pero las gatas están preparadas para darles todos los cuidados que necesitan, dejarlos autosuficientes y preparados para la vida. Sin embargo, cuando los gatos recién nacidos están sin su madre, por la razón que sea, todavía se pueden salvar si reciben la tención apropiada por parte de su dueño, veamos qué hacer:

  • Hay que buscar asesoría de un veterinario, que revise al gato y supervise su cuidado y desarrollo.
  • La leche para alimentarlos debe ser maternizada especial para gatos, esta leche la venden en las tiendas de mascotas. El veterinario indicará la cantidad que se le debe administrar en cada toma. Por lo general, hay que darles un biberón cada dos horas.
  • Se debe usar una mamila de tamaño especial, muy pequeña, para que quepa en el hocico del gato y, además, le permita succionar adecuadamente. Si no es posible obtenerla o si incluso la más pequeña es muy grande para el gato en cuestión, se puede usar un gotero esterilizado o una jeringuilla.
  • Hay que calentar al gato, ya que a esa edad no son capaces de regular su temperatura. La gata le da calor con su cuerpo y, además, toda la camada se da calor entre sí. Por lo tanto, hay que emular eso. Si se trata de una camada completa, se pueden colocar los hermanos muy juntos para ayudar a calentarlos. Unas bolsas de agua caliente forradas en un paño son buena idea para generar calor, también se puede usar una manta térmica.
  • La gata estimula a sus cachorros con su lengua, esto les permite hacer funcionar los intestinos para defecar y orinar. Luego de comer, hay que darles masajes a los gatos y pasarles una toallita por los genitales, hasta que orinen y defequen. Otra función de esta estimulación es que los hace expulsar los eructos, así que se debe tomar a los gatitos en la palma de una mano y con la otra darles golpecitos en el lomo, hasta que eructen.

Consejos para cuidar a un gato bebé

Proporcionar cuidados a un gato bebé, debe ser la última alternativa, siempre se debe procurar que esté con su madre, si no es posible, entonces buscar una gata sustituta que lo acepte. Solo si nada de lo anterior es viable, es que se debe asumir el cuidado del gatito. Veamos algunos consejos adicionales, para que todo salga bien:

  • El veterinario debe planificar un calendario de vacunas y desparasitaciones, para que se inicie en lo que el gato bebé tenga la edad y el peso adecuado para cada una.
  • Hay que revisar el pelaje del gato bebé y verificar que no tenga parásitos externos, ya que a esa edad temprana puede ser muy peligroso.
  • Nunca se le debe dar leche de vaca a un gato bebé, podría hacerle daño, ya que, su sistema digestivo no está preparado para una leche tan compleja. Hay que tratar de buscar la leche especial para gatos y, en su defecto, leche maternizada para humanos con las recomendaciones del veterinario.
  • Si no hay otra manera de calentar al gato bebé, se puede hacer con calor corporal, de manera similar a como lo hace la gata. Simplemente, se pone al gatito sobre el abdomen, preferiblemente en contacto directo con la piel y se coloca una manta sobre el gato o los gatos.
  • Es importante hacer un registro del peso y la talla del gato bebé para que el veterinario pueda evaluar su crecimiento. Con una balanza de cocina los puedes pesar y con una cinta métrica los mides. Los gatos bebés deben aumentar de talla y peso constantemente, si no lo hacen es posible que haya fallas en la alimentación.
  • A los gatos bebés hay que alimentarlos cada dos horas, incluyendo la noche, es decir hay que darles 12 tomas diarias. Lo ideal es que dos personas se turnen para darles el biberón. Si los gatos están dormidos cuando les toca su biberón, hay que despertarlos, esto se hace dándoles masajes en su cuerpo.
  • Los biberones, las mamilas o cualquier cosa que estés usando para alimentar al gato bebé, deben ser desinfectados apropiadamente. Lávalos con jabón neutro y colócalos en agua hirviendo por 5 minutos. Si estás cuidando varios gatos, debes usar un biberón para cada uno.
  • Los gatos bebés necesitan cariño, asegúrate de que el gato reciba mimos y contacto afectuoso. Esto tiene que ver con la salud emocional del gato. Si el gato no recibe afecto, se puede convertir en una mascota insegura, tímida y retraída. No importa si lo vas a dar en adopción en lo que crezca, debes conectarte emocionalmente con él.

Lo importante es que el gato bebé logre sobrevivir esa etapa y llegue a adulto como un animal sano y fuerte. Espero que esta información te sea de utilidad.

0 Comentarios

Deja un Comentario