El pelo en los gatos es mucho más que una trama hermosa de colores. O ese mullido y suave espacio para acariciar. Tiene muchas funciones importantes en la vida de los felinos, y además es la gran pantalla en las que emite señales sobre su salud y bienestar en general.

La caída del pelo es uno de los temas que más preocupa a sus cuidadores. Y es que, en efecto, una caída anormal de este india que algo no está bien. Las causas pueden ser emocionales que se reflejan en síntomas físicos, o también puede deberse a diferentes problemas.

Hay datos importantes que debes saber respecto a la caída del pelo de tu minino, así que empieza aquí.

¿Por qué a los gatos se les cae el pelo?

Puede que parezca innecesario, pero siempre hay que recordar que los gatos son expertos en soltar pelos. Es una condición normal y habitual de su biología, tanto que hasta ellos mismos se pueden atragantar con la bola de pelos que se quitan en su asea cotidiano.

También hay que tener en cuenta la muda que, por lo general, ocurre dos veces al año en verano y primavera. La cantidad de pelo suelta será más notoria en las especies con manto más abundante o largo.

El problema es si la cantidad es muy grande, y empiezan a verse zonas de piel, sin su manto protector. A esto hay que prestarle atención.

Puede sorprender a algunas personas, pero los gatos sufren estrés, algunos con mucha facilidad. Cambios en la alimentación, la presencia de otros animales, cambios en los hábitos regulares de vida como una mudanza, impedir que salga si lo hacía usualmente. Bajo estas condiciones puede intensificar su actividad de limpieza y esto lleva a perder grandes mechones de pelo.

Los ataques de garrapatas, pulgas y otros parásitos, así como de microorganismos externos e internos también influyen en la perdida de pelaje, tal como la sarna. Estas afecciones deterioran la salud del felino, algunas solo inciden en piel y el pelaje, otras repercuten en otros órganos. Al igual que en otros casos, la sensación de picor es tan fuerte que el gato se desespera y se lastima tratando de conseguir alivio rascándose y hasta arrancándose mechones de pelo.

El mismo efecto lo causan diferentes enfermedades de la piel, como alergias, la conocida tiña que puede afectar a otros animales, incluso humanos; los hongos, dermatitis, todos llevan a la alopecia en gatos.

Los problemas hormonales también pueden exteriorizarse con una perdida continua y voluminosa de pelo.

Prevenir la caída del pelo en gatos

No todas las causas de la caída de pelo en gatos se pueden evitar. Hay cuadros de salud, condiciones hereditarias, entre otras situaciones que simplemente no puedes controlar.

Ahora, hay muchas acciones que sí puedes tomar para tratar de evitarle a tu minino. Es indispensable darle seguimiento al calendario de vacunas, así protege su sistema defensivo.

Darle la mayor protección que se pueda contra toda la variedad de parásitos que lo pueden atacar. Revisarlo de manera regular, si tu felino le gusta aventurarse fuera de casa.

prevenir caída del pelo en gatosEl cepillado es parte del proceso de establecer, fortalecer y mantener un vínculo emocional. Y también es una forma de mantener el pelaje sano y libre de minúsculos visitantes indeseados.

Mantener todos los espacios muy limpios, así como todos los utensilios que usa el gato. Cambiar y lavar todo tipo de textiles que este utilice, incluso sus juguetes.

Hacer actividades, jugar, estimular sus sentidos, incentivarlo a estar en movimiento, darle afecto y atención. Todo esto ayuda a su bienestar emocional para prevenir que se vuelva ansioso. Cualquier cambio que afecte sus hábitos, de preferencia, que sea progresivo y no brusco.

Hay que prestarle atención a que tenga la mejor alimentación posible, evitar que coman aquello que les hace daño de acuerdo a los especialistas.

Una medida, que debes siempre tener en cuenta, es separar o aislar si alguno de tus mininos notas que está enfermo. Hay enfermedades muy contagiosas, así que hay que evitar que se contaminen los que estén sanos.

¿Qué puedes hacer si a tu gato se le cae el pelo?

Para ayudar a tu michi tienes que saber cuál es la causa del problema de entre tantas posibilidades. Para ello hay que llevar al gato a la veterinaria. Así podrán hacerle los exámenes o pruebas necesarias para lograr un diagnóstico adecuado.

Con esa información te dirán los medicamentos y acciones que debes tomar para lograr que el minino se recupere por completo en el menor tiempo posible.

Si se detecta que no es una causa orgánica, sino emocional, entones hay que detectar que es lo que le hace sentir ansiedad. Tal vez es algo dentro de la casa, nuevos animales, un ruido, no tener un espacio de descanso. Es posible que algunos juegos que parecen divertidos a las personas no son del agrado del felino. La falta de atención también puede ser un posible detonante del estrés. Es necesario revisar todo lo que transcurre en su día a día para poder ayudarlo.

Revisar al gato con un peine adecuado, para separar el pelaje y revisar si hay presencia de parásitos, pulgas, etc., es algo que puedes hacer en casa. También tomar las medidas de higiene con todos sus objetos. Si tiene una torre de descanso, también debe ser limpiada a profundidad.

Los productos de limpieza pueden también afectar su pelaje, sobre todo si son muy fuertes. Por lo tanto, es bueno revisar si con cambiar a productos menos agresivos, se detiene o disminuye el problema.

También es necesario verificar que los productos que se usan con el gato sean específicos para mininos; ya que muchas veces, por diferentes razones, usan productos para humanos o para diferentes animales y el gato es quien sufre las consecuencias.

Dale tiempo de calidad a tu gato. Juega con él, revisa que no tenga rastros de lesiones y llévalo con regularidad al veterinario. Esa es la clave para su salud.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario