Los gatos son una maravillosa compañía, tanto si son muy independientes o son de los cariñosos que se duermen en tus brazos. También son mamíferos que tienen marcadas costumbres de aseo y cuidado de ellos mismos, por eso suelen ser muy sanos. Sin embargo, hay varios problemas de salud que pueden enfrentar, entre ellos los que causan diarrea.

El aumento de la cantidad de líquido, así como la frecuencia de las deposiciones, no son una enfermedad en sí misma. La diarrea es la evidencia de que hay un padecimiento o la presencia de elementos dañinos en el felino.

Las deposiciones en los casos de diarrea varían, tienen características distintas de acuerdo a las posibles causas que las ocasionan. Estas causas pueden ser desde enfermedades, lesiones en órganos, ingesta de alimentos inadecuados, tragar elementos que no son digeribles por el felino; así como la presencia de parásitos, bacterias, virus etc.

Conoce más de estas causas, cómo afecta a tu gato la diarrea, así como algunas medidas que puedes poner en práctica para facilitar su bienestar.

Mi gato tiene diarrea

Es muy común ver como muchos gatos son capaces de comer cualquier cosa sin que, aparentemente, les afecte. Pero lo cierto es que no es así. Por ejemplo, así como otros animales, los felinos tienen la costumbre de comer algunas hierbas, ya sea para purgarse, limpiarse, hay varias causas que los llevan a hacerlo. Sin embargo, no todas las hierbas les caen bien y hay algunas que desatan diarreas profusas.

El consumo de alimentos en mal estado puede ocasionar diferentes problemas en el estómago o en los intestinos, con el consecuente flujo líquido. En ocasiones, los felinos asaltan la basura y es allí cuando corren el riesgo de enfermarse.

Una cualidad universal de los gatos es su curiosidad. Lo que hace que se metan dónde están los productos químicos, de limpieza, pintura y pueden probar algo de ello con consecuencias para su salud.

Aparte de alimentos en mal estado, también hay que tener en cuenta que hay alimentos que son tóxicos para el gato. El chocolate, la cebolla, los embutidos no deben entrar en su menú ya que pueden producir efectos nocivos en su organismo, incluyendo problemas de diarrea.

Los gatos son animales muy sensibles, seguro sabes que su humor varia por muchas cosas. Por este motivo pueden sufrir estrés. Ya sea por un trato inadecuado, por no tener un espacio propicio, por la conducta de otros animales, entre otros. El sufrir estrés incide en su proceso digestivo de manera negativa.

Entre las causas comunes de la diarrea en gatos también están las enfermedades que originan los parásitos, bacterias, virus.

En general es probable que, con un padecimiento diarreico, aparezcan otros síntomas, por lo que hay que observarlos, ver si hay cambios de conducta u otros elementos para determinar con mayor prontitud el problema.

Mi gato tiene diarrea: ¿Qué puedo hacer?

La regla de oro es siempre consultar con el veterinario en el momento en que el felino presente algún problema de salud. Así tendrá un diagnóstico y un tratamiento específico de ser necesario.

Eso no impide que puedas tomar varias medidas para ayudar a tu minino. Además, es importante tomar acción si ya has detectado que hay excretado de manera anormal en dos ocasiones o más.

Para ello una de las primeras acciones que puedes realizar es no darle más alimento y dejarlo en ayuno por un período de 12 a 24 horas. Esta medida, que puede parecer drástica, es una de las más recomendables, ya que permitirá que se restituya el equilibrio biológico y químico en el estómago. Hay que recordar que tanto en el estómago como en los intestinos actúan un conjunto de enzimas, bacterias en una dinámica balanceada.

Este período de ayuno debe ser solo de alimentos, es decir, es indispensable que el gato siga tomando agua. Ya que por una parte no se estará alimentando, y además, ha perdido liquido por la diarrea. Por lo tanto, el bebedero debe tener agua fresca disponible de manera constante.

Hay que tomar en cuenta todos los síntomas del gato antes de tomar una decisión. Si observas que además de diarrea, presenta otros problemas como vómitos, una deshidratación severa, dificultad de movimientos, mucosidad, es necesario que el veterinario lo examine con prontitud.

Si, por el contrario, lo único que presenta es la liquidez en heces y se muestra activo, puedes ir con el ayuno. El período de 12 a 24 horas, lo evalúas de acuerdo a las condiciones físicas de tu gato.

Una vez que finalice el ayuno, el siguiente paso es dar inicio con una dieta blanda y húmeda. De manera que lo que empiece a comer sea ligero y fácil de digerir, para no sobrecargar el sistema digestivo.

Entre los alimentos que podrías darles en estos momentos están pescado hervido, arroz blanco cocido en agua, pollo de la misma manera, recuerda que no tenga huesos al servirlo al gato. También se le puede dar de comer pavo. En este proceso hay que eliminar las grasas, ya que es un tipo de alimento que requiere más tiempo y trabajo asimilar. Tampoco es bueno darle ningún tipo de snack durante este proceso.

Al iniciar con esta alimentación hay que darle porciones pequeñas, de manera que el estómago y todo el tracto digestivo no tengan trabajo en exceso, por lo que puede comer varias veces al día.

Una vez empiece nuevamente a comer, con la dieta mencionada, hay que observar cómo reacciona, si el problema de diarreico va mejorando. Se puede esperar que en 2 o 3 días, luego de empezar a comer, ya puedes comenzar a incluir su dieta habitual. Esto debe hacerse de manera progresiva, empezando con poca cantidad, para evitar una mala reacción.

Si lo prefieres, también existen opciones de productos alimenticios específicos para gatos cuando sufren diarrea. Se consigue en las tiendas especializadas.

El tiempo máximo que puedes esperar, en caso de que no veas mejoría tras la dieta blanda, es de 24 horas aproximadamente. Si el gato sigue con el cuadro diarreico, ya sea que la consistencia siga siendo liquida o muy aguada, o que las evacuaciones sean muy frecuentes; entonces ya no debes esperar más para la visita al veterinario.

Consejos para ayudar a tu gato con diarrea

Uno de los efectos de la diarrea en los gatos es que, además de perder líquido, también se expulsan diferentes sustancias minerales que son reguladoras de procesos vitales. Por lo que, entre los cuidados para que el gato vuelva a estar saludable, es importante restituir estas sustancias. Para ello el veterinario puede recomendar un reconstituyente vitamínico.

Las decisiones del veterinario dependerán del estado del gato. En caso de que lo considere necesario, puede colocar un tratamiento de suero en la vena del gato para hidratarlo.

Hay algunas opciones alimenticias que pueden intervenir en mejorar la actividad digestiva. Entre ellos el yogur es muy valorado por algunos nutrientes específicos que cumplen la tarea de beneficiar la flora intestinal. Ten presente que debe ser la opción natural y no debe contener azúcar.

Algunas consideraciones, indispensables en estos casos, están relacionados con el aseo de todo lo que esté en contacto con el gato. Indistintamente de las causas que finalmente se determinen que causaron la diarrea, hay que desinfectar la jaula, los envases de alimentación, los juguetes, al igual que cualquier tipo de tela de la cama. Esta es una medida preventiva que busca evitar una reincidencia del problema, que además sea más severo.

Es normal que, al ver al gato con este tipo de excreciones, se le quiera ayudar y curar rápido. Sin embargo, lo relacionado con medicamentos es una decisión exclusiva del veterinario, ya que se deben prever los efectos secundarios y para ello es necesario evaluar las característica y condiciones en que se encuentra. Al final, cada gato tiene su propio metabolismo, es necesario verificar si hay una enfermedad latente no detectada o alguna condición que pueda resultar afectada por un determinado tipo de medicamento.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario