¿Cómo cortar las uñas a un gato?

Un momento delicado para nuestros gatos, y para, ti es manipular sus delicadas uñas. Es un proceso delicado, que requiere atención y cuidado. Quienes tienen experiencia lo saben. Pero si no es tu caso, seguro quieres saber ¿cómo cortar las uñas a un gato?

Como todo amante de los gatos, sabes que, aunque son independientes, se estresan con facilidad. A veces, un simple cambio en la rutina ya los pone en un estado alterado. Y esto los afecta de muchas maneras que se expresa en conducta.

Es posible que con esta tarea sientas nervios. Tal vez temas que puedes hacerle daño, y claro, eso es lo último que quieres. Para que te sientas más tranquilo reunimos valiosa información en este artículo. Así te resultará más fácil.
Lo primero que debes saber es que los gatos tienen 18 uñas. 10 en las patas delanteras y 8 en las traseras.
La uña tiene una parte blanca, compuesto de queratina. La zona más cercana a la piel, de un color rosado claro tiene en el centre vasos sanguíneos y nervios. Por lo tanto, hacer un corte muy bajo de la uña puede ocasionar daños al minino.

A qué edad cortar las uñas a un gato

Para los felinos tener afiladas sus garras es parte esencial de su supervivencia. Esa es parte de la herencia evolutiva de los gatos. Suelen usar sus uñas para para marcar su territorio. Eso muchas veces significa dejar sus huellas en los muebles. También frotan o rasgan objetos para dejar su rastro químico.

En los gatos las uñas son retractiles. Las exponen solo en ciertas circunstancias. Sin embargo, esta habilidad no la desarrollan de nacimiento. Durante sus primeros meses la tendrán expuestas. Sobre los tres meses ya iniciarán con la tendencia a marcar territorio.

Dado que se conoce esta conducta; es recomendable que el primer corte de uñas se haga a partir de los tres meses y antes de los seis meses. En este periodo de su edad es el mejor momento, si se espera más pueden estar muy largas. Además, hay que buscar que se acostumbren desde pequeños.

Hay varias claves para que tengan la mejor disposición para el corte de uñas. Lo mejor es, claro, prepararlos desde cachorros. Cuando lo estés acariciando, toca sus patas, acarícialas, y haz que se relaje. Toca sus almohadillas y aprieta, de forma de delicada cada dedo. Así se acostumbra a que toquen sus extremidades, y se relajan al sentirse protegidas.

Cada cuánto cortarle las uñas a un gato

La vida de los gatos de interiores es diferente a los que corren en las calles. El desgaste y uso de sus uñas también es diferente. Si cazan o hacen las veces del acto de cazar necesitan tenerlas en buen estado.

Es probable que, si está en la calle, también se enfrente a otros gatos, o incluso otros animales. Por todas estas situaciones los gatos afilan sus uñas. Esa es la vida habitual de los felinos que están fuera de casa.

Ahora bien, en casa, esas uñas largas, sin actividades que las afilen, aunque retraídas pueden ser un problema. Tal vez ya lo has comprobado con el estado de puertas, alfombras, incluso la ropa. Sin olvidar los zapatos. Por este motivo hay que estar pendiente del estado de las uñas y cortarlas cada cierto tiempo.

De acuerdo a diferentes especialistas, puedes cortar las uñas de tu gato cada 15 días a una vez al mes, incluso cada 45 días. Esto varía de acuerdo a cada ejemplar. No solo por razones genéticas, sino también porque cada uno tiene sus propias actividades. Por lo que el desgaste es diferente.

Una importante recomendación es que revises las uñas de tu minino una vez a la semana. Con eso podrás verificar su estado y cuando puede necesitar el próximo pedicura.

Consejos para cortar uñas a un gato

Observar a tu gato en reposo puede ser de gran ayuda. Si en ese estado son visibles las uñas, entonces lo más probable es que ya requieran atención. Lo usual es que en descanso, no sean visibles fuera de sus almohadillas.
El primer consejo que te ayudará es ser paciente. Los gatos pueden volverse intranquilos, ponerse juguetones, o solo no sentirse a gusto con el proceso. Entonces la mejor herramienta que puedes usar es tu paciencia para llevar las cosas con calma.

Coloca al gato de espaldas a ti y sus patas hacia adelante. Así podrás realizarlo de forma cómoda y de forma adecuada para protegerlo. Toma su pata de manera firme, pero sin presión excesiva, ni lastimarlo. Luego, con los dedos presiona la almohadilla dedo por dedo. Eso hará que se exponga la uña en su totalidad.
Detalla que cerca de la punta es blanca, en tanto que cercano a la carne es rosa. Tal como dijimos antes. Es muy importante que lo identifiques, ya que nunca debes cortar en la parte rosada.

Querer a tu gato es también darle lo mejor. Te digo esto porque algunas personas usan una herramienta ordinaria, lo que es un riesgo y puede lastimarlo. Evita estos peligros, utiliza un cortaúñas diseñado para esta tarea. En las tiendas de animales podrás encontrar mucha variedad.

Con alcohol desinfecta el cortaúñas. Corta una por una, sin apresurarte, manteniendo la misma posición. Al terminar, aplica alcohol donde cortaste para prevenir infecciones. Es muy importante que el corte sea en dirección hacia donde crece la uña. Y para ubicarte en que parte de esta, el corte debe ir donde termina curva de la misma.

Gatos agresivos: cómo cortarle las uñas

Como seguro sabes hay mininos que se dejan hasta vestir y adornarlos con accesorios. Pero hay otros que no les gusta nada y menos aún que les corten las uñas. Huyen, se esconden, protestan con sus maullidos y bufidos. Y están los que reaccionan con agresividad. Eso es un problema.

Ahora, si tu gato muestra su mal humor, hay algunas tácticas que puedes seguir. Relajar a tu gato es un punto de partida siempre. Agarrarlo con cariño, acariciarlo, dejar que se tranquilice casi hasta adormecerse.
Habitúa a tu gato al contacto con sus patas, la presión en las almohadillas. Al igual que el contacto con cada dedo. En esta preparación utiliza palabras cariñosas e incluso, si se comporta bien, algún premio.
Puedes también envolverlo en una toalla. Así te ayudarás a manipular más fácil. Esto es cuando es indispensable, ya que no es de su agrado.

Deja que tu gato se familiarice con el cortaúñas. Que lo huela, que con juegue con él. Así lo verá como algo inofensivo y agradable. Si lo hace, también prémialo. En caso de que haya mostrado resistencia al cortaúñas, ayúdalo a estar relajado y acércalo, sin cortarle las uñas. Es solo para que se habitué a este objeto.

La recomendación con gatos agresivos es que en ese estado no hay que insistir. Espera más tarde u otro día.

Trucos para gatos que no se dejan

Los gatos también hacen cosas para eliminar el estrés. Y una de las maneras que lo hacen es afilando sus uñas. Hacerlo les produce placer, así que lo harán sea que lo necesiten o no. Entonces, es mejor que tomes la delantera.
Cortar las uñas de gatos puede ser una actividad que los estrese. Algunos ejemplares se resisten con todas sus fuerzas. La primera recomendación que debes tener en cuenta es no forzar a tu gato. Si lo haces aumentará su agitación y se volverá desconfiado o temeroso.

Considera que no tienes que cortar todas las uñas en una sola sesión. Puedes cortar una o dos, de acuerdo a como reaccione. Hacerlo de esta manera ayudará a que se resista menos. Luego continúa al día siguiente.
Prueba hacerlo cuando el gato esté somnoliento. Suelen ser muy tolerantes cuando están casi dormidos y no se alteran.

La distracción suele ser una buena opción. Si tu gato le gusta ver la televisión o por la ventana, usa eso para que se entretenga mientras te encargas de sus uñas.

Puede funcionar que lo sostengan entre dos personas. Una lo toma por las ancas y tras las patas delanteras (axilas), mientras el otro toma la pata en la que cortará.

Es posible que debas combinar varias de estas técnicas para conseguir que tu felino te permita hacer la tarea.

Gatos bebés y cómo cortarles las uñas

Tal como lo referimos, la edad para el primer tratamiento de unas de los gatos es entre los tres y los seis meses. Ya lo sabes, para ayudar a que tu cachorro no se inquiete entrénalo. Como lo mencionamos, acaricia sus dedos, cada uno, sus patas.

Puedes agregar hacerle una especie de masaje en las patas, no solo el día del corte, sino desde bebés. Que se convierta en una actividad placentera que deseen hacerla a menudo.

Lo más importante es que tengas mucho cuidado. Apoyarlo bien ya sea en tus piernas o en sitio más estable, que no sienta ningún tipo de molestia ni dolor. Verifica que el cortaúñas esté en óptimas condiciones, de manera que el corte sea limpio y rápido.

Tal vez la primera vez puede que los nervios te preocupen, ya que no quieres lastimar a tu compañero. Si es así, una decisión correcta es contactar a un veterinario. Observa y aprende como corta las uñas de tu gato, así tendrás más seguridad para dejarlo perfecto.

Precios de cortar uñas en veterinario

Acudir al especialista siempre es una buena decisión. Contar con la experiencia del profesional, que además puede solucionar otra duda que tengas. O incluso pueda detectar cualquier afección en tu mascota.
Cada ejemplar es un caso en particular, por lo que los precios suelen variar. También depende de los servicios que desee incluir, adicional al corte.

En términos generales los precios por cortar y limar las uñas varían entre 5 € hasta los 12 €. Ir al veterinario tiene el valor adicional de que, en caso de una eventualidad, podrá tomar medidas adecuadas.

¿Es posible cortar las uñas para siempre?

Hay una alternativa al corte de uñas en gatos. Es una operación para extirpar las uñas del gato, de modo que no vuelvan a crecer. En esta intervención quirúrgica se aplica anestesia al gato. En el procedimiento se extrae la primera falange del animal.

Esta es una opción nada recomendable por las consecuencias en el gato. De hecho en algunas Comunidades Autónomas es ilegal practicar este tipo de operaciones. Esta amputación no se basa en un riesgo para la vida del gato, por lo que no es necesaria.

En muchos de los casos genera mucho dolor postoperatorio. El gato puede experimentar estrés dado que ya no puede afilar sus uñas, ni realizar actividades como trepar. Esto puede afectar su conducta haciéndolo arisco o temeroso. Incluso puede afectar sus huesos, músculos, modificar su postura. También puede afectar hasta su modo de caminar.

Existen alternativas como los rascadores que también lo ayudan a rebajarlas. Lo que es una medida menos drástica y no tendrá consecuencias severas. Será más feliz atendiendo de manera regular sus uñas, que crecerán toda su vida.
Ya tienes toda la información que necesitas para ayudar a cortar las uñas de tu gato. Además de la manera más segura y cómoda para tu minino. Con todos estos consejos podrás lograr que se mantenga sano.

0 Comentarios

Deja un Comentario