Gato Ashera

Todavía hoy se mantienen entre las noticias más destacadas el astronómico precio alcanzado por un ejemplar de gato Ashera, superando los varios miles de dólares, e incluso los cientos en un caso. Si bien es cierto que ciertas cosas pueden valer lo que una persona esté dispuesta a pagar por ellas, al menos debe ser con todo el conocimiento de causa. Y es ahí donde reside el engaño de este animal. No obstante, antes de conocer toda la verdad sobre el gato Ashera, conoceremos más acerca de sus características.

Según la historia contada, una compañía americana llamada ‘Lifestyle Pets’, fue la responsable de su creación. Para ello, habrían realizado cruces de gatos domésticos y de gatos salvajes, concretamente el gato leopardo asiático y el serval africano, hasta llegar a producir cachorros que tuvieran el aspecto y tamaño de los animales salvajes, pero con un temperamento totalmente doméstico para ser mascotas de familias de toda clase.

La dificultad para producir a estos animales y la escasez de ejemplares en todo el mundo eran las bazas con las que jugaba la compañía para promocionar esta nueva raza creada. De modo que en poco tiempo captó la atención de personas adineradas de Estados Unidos que siempre trataban de tener lo más lujoso y exclusivo en todos los ámbitos.

Así, en la década de los 2000, se empezaron a comercializar los gatos Ashera. Vendidos como toda una rareza genética que no se repetiría en mucho tiempo. La mayoría de ejemplares se vendía por un precio de medio de 20.000 dólares, pero alguno de ellos llegó a alcanzar cifras que superaban los 100.000 dólares en la venta. Todo por la codicia e inocencia de las clases adineradas.

Características y temperamento del Gato Ashera

Según sus creadores, la principal característica de este animal es que se trata de un gato creado en un laboratorio, que siempre nace estéril y que no puede reproducirse de manera natural. Esto hace que el negocio sea redondo, puesto que la compañía es la única que tiene el monopolio sobre estos supuestos felinos probeta, cobrando por cada ejemplar las cifras antes mencionadas.

En cuanto a sus características físicas, destaca un tamaño muy por encima de un gato común, alcanzando hasta el metro y medio de altura y llegando a pesar entre 12 y 15 kilos. Es un animal fuerte, robusto y grande, aunque no por ello pierde su agilidad en todos sus movimientos. Su belleza es indiscutible al encontrarse a caballo entre un gato doméstico y un felino salvaje, con ojos grandes que se presentan en tonos verde o miel, y un manto brillante, corto, muy suave y en tonos cremas y con manchas más oscuras que son muy distintivas de la raza.

Sobre su temperamento, cabe destacar que a pesar de su tamaño y de lo que pueda parecer, el Ashera hereda su carácter directamente de los gatos domésticos caseros, por lo que se trata de un felino tranquilo, juguetón, y muy cariñoso con su familia. No es extraño encontrar entre sus poseedores a niños que juegan con ellos sin ningún miedo, incluso cuando el gato mide casi tanto como el propio niño. Lo único que hay que tener en cuenta es que, al ser un animal tan grande, tiene unas necesidades de espacio y juegos mayores que las de otras razas de gato doméstico. Por eso, más allá de lo económico, hay que tener muy en cuenta que no se trata de un felino para cualquier vivienda y familia.

Toda la verdad sobre el Gato Ashera

Resulta muy llamativo el hecho de que el gato Ashera posee un parecido casi idéntico con otra raza felina llamada Savannah. Según las investigaciones realizadas en el año 2008 por el criador de gatos Savannah, Cris Shrik, este parecido se debe a que en realidad el gato Ashera es el mismo que el gato Savannah.

Es decir, que todas las características descritas hasta el momento pertenecen al gato Savannah. Y es que la verdad sobre el gato Ashera es que todo lo relacionado con él es una auténtica estafa. No existe dicha raza como tal ni ninguna empresa de genética que esté reproduciendo ejemplares de gato Ashera.

El descubrimiento de Cris Shrik tuvo lugar al darse cuenta del parecido de los supuestos gatos Ashera con los gatos Savannah criados por él mismo. Al investigar, pudo demostrar que se trataba de sus propios ejemplares, revendidos de forma ilegal tras un cambio de papeles y falsedad de documentos, bajo el nombre de Ashera. El público en general creyó en esta estafa por la bien idea campaña de marketing que realizó la empresa Lifestyle Pets.

Un test de ADN posterior realizado a varios gatos vendidos como Ashera, comprobó que efectivamente se trataba de ejemplares de Savannah criados por Cris Shrik. Tras el destape de la estafa, el fundador de la compañía cerró la empresa, aunque siguió operando bajo otro nombre en la venta de gatos supuestamente hipoalergénicos, aunque a día de hoy todavía no se ha comprobado que realmente posean dicha característica.

Gato Savannah y Gato Ashera

Teniendo en cuenta que el gato Ashera no es otro que el gato Savannah, habrá que acudir a este segundo para conocer realmente sus características, su temperamento y los cuidados que requiere. Lo que debes saber, es que los gatos Savannah sí son híbridos de gatos domésticos comunes y gatos servales africanos, aunque para ser aptos como mascota deben ser descendientes de gatos cruzados, hasta la cuarta generación. Mantienen también sus características de tamaño, fuerza y belleza, con un pelaje que recuerda poderosamente a los felinos salvajes de gran tamaño.

En algunos países, todavía están prohibidos por ley, lo que hace que no sea una raza demasiado extendida. Así que, si quieres hacerte con un gato Savannah, lo primero que tendrás que hacer es informarte adecuadamente sobre la raza, buscar criadores especializados en la misma que puedan ofrecerte todas las garantías, y asegurarte de que en tu país está permitido tener estos animales como mascota. No olvides que, por mucho que hayan vendido la imagen del gato Ashera, se trata de una raza que no existe, y mucho menos que pueda valer lo que sus supuestos creadores pedían por cada ejemplar.

No te dejes engañar, porque para disfrutar de una mascota no es necesario realizar un desembolso económico tan grande por muchas características que prometan. Encuentra tu gato perfecto entre las razas que sí existen, o incluso piensa en adoptar un gato sin raza, uno de tantos que viven solos y sin hogar. Porque el amor de un gato no se mide por la longitud de su pedigrí.

 

Gato Ashera