Los gatos domésticos se han adaptado perfectamente a la convivencia con humanos, y es por eso que son excelentes mascotas. Sin embargo, a pesar de su gran adaptación, los gatos conservan muchos de los instintos de su vida silvestre. Específicamente los gatos tienen necesidad de trepar y saltar, instinto de caza, instinto de escarbar y rascar, etcétera.

En una vivienda común es difícil que un gato consiga cómo satisfacer estos instintos y necesidades, a menos que esta vivienda esté adaptada con un gimnasio para gatos.

Si eres dueño de gatos o estás pensando en adoptar uno, es importante que te informes en cuanto a cómo equipar tu casa con un gimnasio para gatos, bien sea comprándolo o haciéndolo.

Características de los gimnasios para gatos

  • Los gimnasios para gatos son estructuras especialmente diseñadas para que los gatos trepen, salten, se escondan, rasquen, cacen y curioseen. Pueden estar ubicados en un área especialmente dispuesta o también pueden estar compuestos por diversos elementos que estén ubicados en las mismas áreas de la casa que usan los humanos.
  • Estas estructuras deben estar fabricadas en materiales resistentes, y estar bien fijos en la pared o en el piso, de manera que sean seguros para el gato. Lo más común es que estén fabricados en madera y cubiertas parcialmente en texturas suaves.
  • Es común que en las casas se instalen repisas para que los gatos trepen y salten. Estas son individuales, y deben colocarse en las paredes a distancias adecuadas, de manera que el gato pueda saltar de una a otra. También deben incluir un refugio, que le permita al gato esconderse. Estas repisas se instalan cerca del techo, de esta manera no afectan los espacios domésticos y el gato tiene privacidad.
  • Otro elemento que es común es un rascador. Esto es muy importante para que el gato mantenga sus uñas en perfecto estado y ejercite sus garras. Es necesario que cada gato tenga varios. En el mercado los hay de diferentes modelos, los hay grandes, que van de techo a piso y hay uno más pequeños que se pueden instalar en las paredes.
  • Las hamacas o columpios son un elemento que ayuda al gato a ejercitar el equilibrio y a fortalecer sus patas. Es bueno colocar uno en uno de los extremos del gimnasio para que el gato lo use si quiere.
  • Los colgantes son excelente estímulo para los gatos, ya que les permite jugar con ellos de distintas maneras. Con los juguetes colgantes los gatos ejercitan su vista y sus reflejos, de hecho, ellos juegan con estos juguetes como si fuera una presa que están cazando.

Beneficios de los gimnasios para gatos

Beneficios de los gimnasios para gatos

  • El gato puede hacer ejercicio todo el tiempo, lo que es muy bueno para su salud y para el control de su peso.
  • El gimnasio para gatos estimula al gato y le permite drenar sus instintos. Los juguetes que constituyen el gimnasio están diseñados para que el gato juegue a perseguir a una presa, pelee con un rival, rasguñe, salte y muchas cosas más.
  • El gato se mantiene entretenido y es menos probable que haga travesuras en la casa. Al tener su espacio y sus elementos para jugar, no necesitará utilizar los muebles y la ropa de sus dueños.
  • Un gimnasio para gatos ayuda a evitar que la mascota salga al exterior, donde puede atrapar parásitos, ser atacado por otro animal, ensuciarse, etcétera.
  • Está comprobado que los gimnasios para gatos tienen un impacto positivo en la conducta del gato, ya que los tranquiliza, evita que se estresen y mejora su humor.

Consejos para instalar un gimnasio para gatos

  • Si la vivienda lo permite, es conveniente destinar un espacio exclusivo para colocar el gimnasio. Mientras más grande sea, será más beneficioso para el gato.
  • Los mejores gimnasios para gatos son los que son una estructura única en donde están contenidos todos los elementos: para trepar, saltar, rascar y cazar.
  • Si se trata de un piso o una casa pequeña, se puede aprovechar el espacio entre el techo y los muebles más altos. Allí se pueden instalar repisas para saltar, refugios para esconderse y rascadores.
  • También se puede utilizar una única pared e instalar todos los elementos en ella. De esta manera se usa poco espacio y el gato tendrá todos los beneficios del gimnasio.
  • Si tienes habilidades manuales, puedes construir el gimnasio para gatos tú mismo. Para ello puedes emplear tubos de PVC, de los que venden en cualquier tienda del ramo. Otro elemento útil son láminas de madera, que se pueden mandar a cortar a la medida en la carpintería. Los rascadores se pueden hacer enrollando soga común en algunos de los tubos PVC.
  • Los gatos disfrutan de quedarse dormidos o descansando en los refugios de los gimnasios, por lo tanto, es bueno que tengan una superficie acolchada que les ofrezca comodidad. Esto se puede lograr con algo de relleno de colchón y un forro de vinil para que sea fácil de limpiar.
  • Cuando el gato esté mayor, es conveniente modificar la altura de las repisas y la altura de los elementos, de manera que se reduzca la dificultad para utilizarlo. Otra idea para esta etapa de la vida del gato es instalarle rampas para que pueda subirse con facilidad.
  • En los meses de frío es conveniente que el gimnasio para gatos cuente con alguna fuente de calor. Si no la tiene, es posible que el gato se niegue a usar el gimnasio hasta que llegue el calor.
  • Es conveniente que el gato cuente con juguetes coloridos y con sonidos, que se muevan y lo ayuden a desarrollar su motricidad. Una buena idea son los juguetes con resortes. Es conveniente que el gimnasio para gatos cuente con varios de estos.
  • Si es posible, refiere los gimnasios para gatos que tienen varias maneras de instalarse y procura cambiar la posición de los elementos una vez al año, de esta manera ofrecerán un reto nuevo al gato y los estimulará más todavía.

Como puedes ver, tener un gimnasio para gatos puede ser muy beneficioso tanto para el gato como para el dueño de la mascota.

 

0 Comentarios

Deja un Comentario