Abisinio

El gato abisinio es un animal muy curioso en todos los sentidos. Su apariencia física y su temperamento son las bases sobre las que se asienta su popularidad. Tanto es así que es una de las razas más numerosas en todo el mundo, al menos tomando en cuenta los registros de gatos de todas las razas. Su principal característica es la elegancia, tanto cuando se mantiene en reposo como cuando se encuentra en movimiento, pero hay mucho más que conocer sobre el gato abisinio.

A pesar de su nombre, el origen de este gato se encuentra en Egipto, o eso es al menos lo que se cree. Ciertamente, el nombre de la raza procede del país de Abisinia, lo que hoy se conoce como Etiopía, pero esto se debió a que el primer gato de esta raza presentado en una exposición de belleza felina fue importando de este país. En un primer momento, se creyó que Abisinia era su país de origen, y se utilizó dicho lugar para nombrar a la raza, pero lo cierto es que los gatos abisinios ya existían mucho antes de que el primero apareciese en una exposición.

En cualquier caso, las teorías sobre su origen son diversas y también difusas. La que más protagonismo cobra es la que los criadores ingleses han dado por buena, y que vendría a decir que esta raza se produjo a partir de los cruces de gatos originarios de Egipto, y otros de Inglaterra, conocidos como British Bunny.

Desde el primer momento fue una raza que llamó poderosamente la atención de los aficionados a los gatos, criadores y personas que deseaban tener uno como mascota. Así, hacia finales del siglo XIX, la raza se había hecho con la fama suficiente como para que se iniciaran los trámites de su reconocimiento oficial, lo que llegó a principios del siglo siguiente.

Fue en Inglaterra donde más se valoró al gato abisinio, y los criadores de este lugar quienes trabajaron en la cría selectiva de ejemplares para conseguir definir las características más deseadas. Con este trabajo consiguieron un gato elegante y refinado, que encontraba fácilmente hueco en los hogares de familias de todo tipo, especialmente en las de clase alta. De estos ejemplares más definidos llegó la primera importación a los Estados Unidos, en concreto en el año 1909. Pronto en este país comenzaron también a criar con ellos, importando a los ejemplares de mayor calidad desde Inglaterra.

La fama de esta raza felina es tal en todo el mundo, que está reconocida por asociaciones a nivel mundial. Nadie puede dudar de que dentro de todos los tipos de gatos que existen, el abisinio es uno de los más llamativos y especiales. De ahí que se haya ganado un hueco como mascota en hogares de todos los rincones del mundo.

Características del Abisinio

El aspecto del gato abisinio es en general bastante salvaje, una de las cuestiones por las que es tan popular. Salvando las distancias, es un gato que puede recordar fácilmente al puma, de ahí que resulte tan atractivo como mascota. Destaca por poseer un cuerpo atlético y esbelto, muy estilizado, donde se marcan los músculos y que deja entrever una agilidad máxima.

El tamaño de este gato es medio, razón por la que resulta tan adecuado para la mayoría de hogares. En cuanto a su peso, suele ser ligeramente menor en proporción a su tamaño que en otras razas, motivo por el que es tan estilizado y bien proporcionado. Dentro de su fisionomía destaca la forma y tamaño de su cabeza, triangular y relativamente pequeña, que parece todavía de menor tamaño por sus orejas y ojos extrañamente grandes. Es muy expresivo en su forma de mirar, además de intenso, gracias a esos grandes ojos que suelen ser de color verde, dorado o similar. También destaca su cola alargada y llena de pelo.

El manto del gato abisinio es muy particular. Es de longitud media, aunque en algunos ejemplares puede ser relativamente largo. Se trata de un pelaje muy brillante y suave al tacto, de color muy llamativo que puede variar en tonalidades marrones, chocolate y fuego. De hecho, lo más normal es que se mezclen en todo su cuerpo distintas tonalidades más claras y más oscuras del mismo color, lo que se conoce como ticking.

Sin duda alguna se trata de un animal de gran belleza, que destaca entre otras clases de gatos por sus características y también por su temperamento, lo que hace que sea un habitual de las casas donde los felinos son muy queridos.

Comportamiento del Abisinio

Dentro de todos los gatos y razas que existen, el abisinio tiene además un comportamiento envidiable. Difiere bastante en su temperamento de lo que se considera normal para un gato. Donde otras razas muestran independencia y deseo de estar solos, los gatos abisinios son animales muy apegados a su familia. Son animales muy dependientes que pueden buscar el afecto y el cariño de sus dueños de manera constante, lo que puede resultar algo agobiante para las personas que no demuestren cariño de forma tan evidente.

Son además muy juguetones y cariñosos, y muy cuidadosos a la hora de llevar a cabo esos juegos. Esa característica de adoración por el juego se mantiene durante toda su vida, al igual que otros rasgos típicos de los cachorros. Y es que se trata de una raza que tarda mucho en llegar a la madurez, y que se puede decir que nunca lo hace en determinados aspectos, como la necesidad de juego, de cariño y de afecto. Además, el gato abisinio es muy curioso por naturaleza, y llegará a cualquier rincón para satisfacer esa curiosidad gracias a sus capacidades físicas. No es extraño encontrar a este gato dando saltos y olfateando toda la casa, por lo que siempre se aconseja mantener algunas normas de seguridad para evitar posibles accidentes.

Principales enfermedades del Abisinio

La mano del ser humano en lo que a la cría y selección del gato abisinio se refiere, ha hecho que esta raza presente muy pocos problemas por causas genéticas o hereditarias. Los principales problemas que puede presentar esta raza están relacionados con la salud bucal, y también otras afecciones típicas de los gatos que pueden evitarse en su mayoría con unos hábitos de vida saludables. Son levemente más propensos que otras razas a padecer amiloidosis, pero tampoco tienen una incidencia demasiado elevada como para tomar precauciones adicionales a los buenos hábitos ya comentados.

Cuidados básicos del Abisinio

Esta raza felina no requiere cuidados más específicos en términos generales que cualquier otra raza de gato. Incluso en algunas cuestiones puede necesitar menos atenciones, aunque sí es cierto que hay que prestar especial atención a su educación desde cachorro.

En cuanto a la salud, manteniendo unos buenos hábitos diarios y acudiendo al veterinario a revisiones frecuentes, será bastante fácil mantenerlo fuerte y sano. Lo que nunca debes olvidar es llevar al día su calendario de vacunaciones y desparasitaciones para mantener alejadas las enfermedades más frecuentes de los gatos.

Su pelaje suele estar en buenas condiciones de forma habitual, y tampoco es un tipo de manto que se caiga con demasiada frecuencia. Por eso, bastará con cepillarlo puntualmente para eliminar el pelo muerto y los restos de suciedad que pudieran acumularse entre su pelo. Los baños completos no son necesarios más allá de uno cada dos meses o incluso más. Aunque en caso de quererlo, tampoco hay problema en bañarlo con más frecuencia siempre y cuando se utilicen productos específicos para animales.

La alimentación del abisinio sí puede ser diferente a la de otros gatos, no tanto en el tipo de alimento sino como en cantidad. La alta actividad y energía de este gato, unido a sus características físicas más bien delgadas, harán que requiera de más alimento que otros animales de su mismo tamaño. Aunque siempre asegurando que se trate de un alimento de la máxima calidad que garantice el aporte energético que necesita.

Hay que recordar que este gato es un eterno cachorro. De ahí que sea muy importante incidir en su educación desde pequeño y para siempre, además de pasar tiempo de calidad con él, jugar y ejercitarlo tanto a nivel físico como mental. Este gato no lleva nada bien la soledad, así que, si no puedes dedicarle todo el tiempo necesario, será mejor que optes por alguna raza menos dependiente.

Curiosidades del Abisinio

  • De todos los gatos de raza que existen, el gato abisinio es uno de los más numerosos en todo el mundo.
  • A pesar de su parecido con el puma, lo cierto es que este gato no tiene nada que ver con dicho felino. Únicamente el color y tipo de manto es similar, pero no hay nada que los acerque a nivel genético.
  • Es un escalador nato, lo que hace que incluso tenga deseos en ocasiones de trepar por la espalda de sus dueños. Se aconseja mantener sus uñas siempre muy cortas para evitar daños innecesarios.
  • A pesar de que su color más habitual es el marrón en distintas tonalidades, también pueden darse excepcionalmente ejemplares de gato abisinio azul, pero es algo de extrema rareza.

Ahora que ya conoces toda la información de esta raza, y antes de que te preguntes por el gato abisinio en el precio, debes pensar en la mejor manera de hacerte con un ejemplar de gato abisinio. Lo primero que debes tener claro es que ninguna tienda de mascotas ni venta particular podrá garantizarte la calidad de tu nuevo amigo. Por eso, lo más aconsejable es que te informes acerca de criadores especializados en la raza, que puedan garantizar además su salud y su procedencia.