Una de las aves que, desde hace mucho tiempo, forman parte de la vida en el hogar es el loro. Es un ave hermosa, con mucha personalidad, que se adapta con facilidad a la vida con humanos. Para que se mantengan fuertes y con toda su energía es necesario cuidar qué comida comen los loros.

El organismo de estas aves coloridas ha evolucionado para digerir una amplia diversidad de alimentos. Sin embargo, hay casos en los que se cometen algunos excesos, o errores, que pueden poner en riesgo su salud.

Disfruta y aprende con estos consejos sobre la alimentación de los loros.

¿Hay un solo tipo de alimento para loros?

Uno de las equivocaciones más habituales que se cometen, al alimentar a los loros, es creer que un solo tipo de producto o comida es suficiente para que esté satisfecho y saludable. Por el contrario, hay que saber que son múltiples los alimentos para que sus necesidades sean cubiertas de manera adecuada.

Un menú en el que falte uno o más elementos de su dieta, causará que no reciba varios nutrientes y conlleve a decaimiento, así como otros problemas, que pueden ser más graves.

Hay varios alimentos que funcionan muy bien en todas las especies, pero lo más aconsejable es identificar con seguridad que tipo de loro deseas o tienes en casa. Y es que, de acuerdo con sus características, hay nutrientes específicos que deben recibir en su comedero.

Ten presente que la alimentación no solo cubre el aspecto biológico del animal, sino que también es protagonista en la salud emocional del loro. Es probable que sepas que las aves son muy susceptibles al estrés, lo que desencadena conductas dañinas y distintos malestares. Un ave que sienta alterada incluso puede lastimarse a sí misma.

Con todos estos datos, no deben quedar dudas de lo que representa la comida en la vida de los loros.

¿Qué alimentos darle a tu loro?

Hay que empezar por decir que la dieta de los loros necesita de importantes cantidades de frutas y verduras. La ausencia de cualquiera de estos grupos sería nociva. Además, también su lista platos incluye semillas, brotes, hierbas, sin olvidar los piensos y preparados específicos.

Para una dieta equilibrada se recomienda dar mayor peso a los alimentos naturales verduras y frutas.

Las verduras tienen la ventaja de que, además de sus componentes nutricionales, poseen bajos niveles de grasas y azúcar. Lo que las hace un aliado alimenticio importante.

Entre las verduras que los loros reciben muy bien se puede mencionar: coliflor, acelgas, apio, brócoli, escarola, canónigos, zanahoria, alcachofa, judías, espinacas, pimientos, rábano, remolacha, maíz. En generala las verduras de hojas verdes son aconsejables. Perejil, col rizada, acelgas, batatas.

Estas verduras se les pueden suministrar en raciones diarias. Algunas es mejor que se limiten a una o dos veces por semana como la patata y la lechuga.

Varias legumbres también son indicadas para los loros: soja, garbanzos, quínoa, lentejas, entre otras. Son muy sanas, pero no por ello se debe abusar. Por lo tanto, es preferible que la ingieran dos veces a la semana como máximo.

alimento para lorosEn el renglón de las frutas que van perfectas con el cuerpo de tu lorito están: pomelo, pera, kiwi, caqui, naranja, arándano, sandía, papaya, manzana, albaricoque, granadas, piña, mandarina, plátano, uvas, papaya, melocotón, melón, mango, higo, guayaba, níspero, maracuyá, ciruela. Como te puedes dar cuenta hay mucho para escoger.

Hay que tomar en cuenta que es necesario lavar la fruta con abundante agua. Esto para prevenir que cualquier sustancia dañina alojada en la cáscara afecte su salud. De preferencia, debe ser época de cosecha para asegurarse que esté fresca.

Dado que las frutas no poseen los mismos nutrientes, ni en las mismas proporciones, lo ideal es darle porciones de, al menos, tres tipos de frutas diferentes. Estas deben ser rotadas cada semana. Esto es con el objetivo de asegurarse que reciba toda la diversidad en vitaminas y otros componentes.

Otro tipo de frutas que son muy apetecidos, y beneficiosas, para tu loro son los frutos secos. Así que pueden comer cacahuete, anacardo, diferentes tipos de nueces, almendra, avellanas, pistacho. Nunca está de más advertir, que todas deben estar en presentaciones naturales, libres de aditivitos y conservantes.

Otros tipos de comida para loros

La comida más usual para los loros son las semillas. Estas aves disfrutan mucho una buena ración de diferentes especies. Algunas de las más recomendables son: cardo, mijo, girasol, trigo, alpiste, avena, cártamo, calabaza, cáñamo. Tampoco se debe abusar con las semillas, y sobre todo no mezclarlas con pienso, en cambio sí se pueden combinar con frutas.

Junto a las formas naturales, también están los alimentos preparados. Hay una gran variedad de piensos secos, y se pueden conseguir con características definidas de acuerdo a cada tipo de loro.

En términos de distribución hay que considerar que el pienso se puede usar para cubrir alrededor de un 40% de su alimentación. El 60% restante se debe distribuir con los otros grupos alimenticios, con más énfasis en verduras, luego frutas y las semillas, que debe ser la menor proporción. Estas últimas las puedes usar como un snack para premiar o recompensar a tu loro.

Comidas dañinas para los loros

Hay varios alimentos que son muy negativos para los loros, por lo que debes asegurarte que no estén a su alcance, ni llegue al comedero.

Entre los alimentos que afectan de manera negativa están: aguacate, alcohol cacao, frituras, pescado, leche, frituras, bebidas gaseosas, azúcar, carne, café.

Los loros son animales con un apetito muy activo, y es una conducta común en ellos votar comida del comedero. Están acostumbrados a desperdiciar, así se ve en la vida natural como en la experiencia bajo techo.

Es una señal de alarma que tu loro pierda el apetito. Puede significar desde un malestar pasajero, un rechazo a un tipo de alimento del que se ha aburrido. también puede significar el indicio de una situación más delicada, como una intoxicación o una enfermedad que afecte el sistema digestivo. Incluso si experimentan dolor poco severo, pueden dejar de comer.

De manera, que lo mejor ante esta situación es llevarlo a una revisión con el veterinario.

0 Comentarios

Deja un Comentario