El puercoespĂ­n y el erizo tienen muchas similitudes y, por lo tanto, muchas personas los confunden o piensan que se trata del mismo animal.

Lo cierto es que no se trata de la misma especie, son animales muy diferentes y en este post vamos a enumerar todas las diferencias entre puercoespĂ­n y erizo, sigue leyendo.

 

DefiniciĂłn de puercoespĂ­n y erizo

Lo primero es definir cada uno de estos animales, es una buena manera de notar las primeras deferencias, vamos a definirlos por separado:

  • PuercoespĂ­n. Es el nombre coloquial de unos mamĂ­feros roedores que se caracterizan por tener el cuerpo cubierto de pĂșas. En realidad, se trata de dos tipos de ellos, uno proveniente de la regiĂłn de Europa, Asia y África y el otro tiene origen en AmĂ©rica. Miden unos 60 cm y pueden pesar hasta 15 kgrs.
  • Erizo. Son mamĂ­feros insectĂ­voros, tienen el lomo lleno de pĂșas. Miden unos 15 cm y pesan medio kilogramo, aproximadamente. Provienen de Europa, Asia y África. Los erizos tienen un comportamiento solitario y son muy asustadizos.

Diferencias fĂ­sicas entre puercoespĂ­n y erizo

Muchas personas confunden el puercoespĂ­n con el erizo justamente por sus caracterĂ­sticas fĂ­sicas, pero si observamos bien son muy diferentes, veamos:

Tamaño y peso

El puercoespĂ­n es mucho mĂĄs grande y mĂĄs pesado que el erizo. Un puercoespĂ­n puede llegar a medir 60 cm de largo, lo cual es 3 veces lo que mide un erizo comĂșnmente. Esto se puede apreciar a simple vista, ya que un puercoespĂ­n por muy pequeño que sea, en edad adulta mide por lo menos 50 cm de largo, los erizos, en cambio, por muy grandes que sean no sobrepasan los 30 cm.

Para ilustrar aĂșn mĂĄs la diferencia de tamaño entre un puercoespĂ­n y un erizo, podemos comparar un puercoespĂ­n de un mes de nacido con un erizo adulto y diremos que el primero es de mayor tamaño que el segundo.

En cuanto al peso, el puercoespĂ­n puede pesar hasta 15 kgrs., y hay ejemplares que pesan hasta 30 krs, aunque no es muy comĂșn. El erizo como mucho, pesa un kilogramo, pero lo comĂșn es que pese mucho menos, unos 600 gramos es lo mĂĄs usual. AsĂ­ que, si vemos un puercoespĂ­n junto a un erizo, notaremos la diferencia de tamaño inmediatamente.

Espinas

Las espinas, que es la razĂłn de la confusiĂłn entre estos dos animales, tambiĂ©n son muy diferentes. El puercoespĂ­n tiene espinas en todo el cuerpo y son de diferente tamaño, en algunas especies tienen grupos de espinas, es decir, estĂĄn dispuestas en racimos, en cambio los erizos tienen las pĂșas distribuidas las pĂșas de manera uniforme.

Las pĂșas de puercoespĂ­n se desprenden. Cuando el animal se sacude las espinas sales disparadas incrustĂĄndose en el enemigo, causĂĄndole irritaciĂłn e incluso, pueden sufrir infecciones. Por el contrario, el erizo no desprende sus pĂșas, cuando se siente amenazado se enrolla, pero no lanza las pĂșas de ninguna manera.

Otra diferencia con las espinas es que en el puercoespĂ­n son mucho mĂĄs largas y se mezclan con pelaje, en el erizo las espinas o pĂșas son muy cortas.

Las espinas del puercoespĂ­n son afiladas y, en realidad le sirven de arma de defensa, no solamente al momento de ser atrapados, sino que si salen despedidas pueden herir o por lo menos causar molestias a su rival. El erizo tiene pĂșas sin afilar, no lastiman cuando se tocan, por lo tanto, no son en sĂ­ un arma de defensa.

Forma del cuerpo

El erizo es un animal pequeño y de aspecto redondeado, si lo observamos tiene la apariencia de una bola, así no esté enrollado. Si detallamos sus medidas, podemos concluir que es ovalado, sus patas son cortas, la cabeza muy pegada al cuerpo, las orejas no sobresalen y su hocico es puntiagudo.

El puercoespĂ­n es alargado. Sus patas son mĂĄs extensas que las del erizo, son visibles en todo momento. El cuello se aprecia y, en general, no es redondeado. La parte posterior luce mĂĄs elevada y protuberante.

Diferencias de comportamiento

Como hemos destacado, los puercoespines y los erizos son muy diferentes. Una de las diferencias mĂĄs notorias es el comportamiento, veamos:

Defensa

Cuando se sienten amenazados, los erizos se enrollan, esta conducta trata de que colocan las extremidades hacia dentro, hacia el abdomen, la cabeza tambiĂ©n y se convierten en una pelota, con las pĂșas hacia afuera. Esto les funciona muy bien, ya que logran disuadir a sus depredadores con esta estrategia. En muy raras ocasiones los erizos atacan, ya que el enrollamiento es casi su Ășnica arma, pero a veces pueden morder como medida de defensa si sienten que los estĂĄn atacando.

Los puercoespines tienen otras conductas cuando se sienten amenazados. La conducta del enrollamiento no se presenta en este animal, ya que la forma de su cuerpo y su personalidad no estĂĄn cĂłnsonos con ello.

En cambio, pueden acudirse y desprender sus pĂșas. Con este movimiento, las espinas salen disparadas a gran velocidad y pueden herir a sus contrincantes. Las espinas o pĂșas del puercoespĂ­n pueden ser muy irritantes y esas molestias suelen espantar a los depredadores.

Otra conducta defensiva que tiene el puercoespĂ­n, es dar la espalda al rival y poner las pĂșas erectas, hacia el objetivo, esto constituye una amenaza para la mayorĂ­a de los demĂĄs animales y suelen dejarlos en paz.

El ungimiento es una conducta que se presenta en el erizo y estĂĄ ausente en el puercoespĂ­n. El ungimiento consiste en llenar de saliva un objeto o asĂ­ mismo, para impregnarlo de su olor, se trata de una conducta con un componente de comunicaciĂłn en estos animales.

AlimentaciĂłn

La alimentaciĂłn constituye una diferencia importante entre estos dos animales. Mientras el puercoespĂ­n es herbĂ­voro, el erizo es omnĂ­voro.

El puercoespín sale en las noches a buscar alimento y suele detectar frutas que hayan caído al suelo o algunas que crecen a baja altura. También puede alimentarse de hojas, semillas y otros similares con los que se contenta cuando no consigue frutas enteras.

El erizo come frutas también, pero las complementa con insectos de varios tipos que se encuentren en su håbitat. De esa manera, se alimenta de grillos, hormigas, cucarachas, gusanos, larvas, etcétera.

ReproducciĂłn

En el caso del puercoespĂ­n, es la hembra la que tiene la iniciativa, levantando la grupa, despejando las espinas y permitiendo la monta. En el caso de los erizos en cambio, el macho hace un ritual de cortejo, corriendo alrededor de la hembra, hasta que esta lo acepta.

En el caso del puercoespĂ­n, la gestaciĂłn dura 3 meses y puede tener hasta dos camadas al año, aunque lo comĂșn es que tenga una sola. El erizo hembra gesta su embarazo por un mes o mes y medio y es comĂșn que, en estado silvestre, geste varias camadas al año.

Otras diferencias entre puercoespĂ­n y erizo

Las diferencias fĂ­sicas y de comportamiento no son las Ășnicas que se presentan entre los puercoespines y los erizos. Hay otras diferencias que tambiĂ©n son significativas, veamos:

Los erizos son originarios de Europa, Asia y África, al ser criados como mascotas se han hecho presentes en América y Oceanía. En Oceanía se han hecho introducciones de ejemplares en ambientes silvestres, sin embargo, los erizos no tienen un origen real allí.

El puercoespĂ­n se presenta en dos especies, una de ellas es originaria del “viejo mundo”, esto es Europa, Asia y África. La otra especie es originaria de AmĂ©rica y se presenta en casi todo el continente, desde el sur de MĂ©xico hasta el norte de Argentina.

A nivel taxonómico el puercoespín es un roedor, lo que tiene implicaciones en la conducta y otros aspectos de la biología de esta especie. Los roedores suelen roer, como su nombre lo indica, también suelen ser muy fértiles y reproducirse con mucha frecuencia. Los erizos no son roedores, por lo tanto, no exhibe todas esas características.

Los erizos han sido domesticados como mascotas, los criadores se han encargado de cruzar los diferentes tipos de erizos de tierra y han creado erizos que se pueden adaptar a vivir en una jaula, interactuar con sus dueños y comer pienso de fabricación industrial. Los puercoespines no estån adaptados a ser mascotas, si estån en cautiverio es similar a como estån los animales en un zoológico.

Los erizos nacen con las espinas bajo la piel, las cuales estĂĄn rodeadas de agua, una vez drenada el agua, salen las pĂșas. Los puercoespines nacen cubiertos de pelos y las pĂșas aparecen despuĂ©s. En ambos casos se trata de una protecciĂłn para la madre.

ÂżCĂłmo diferenciar un erizo de un puercoespĂ­n?

Si todavĂ­a tienes dudas de cĂłmo distinguir un erizo de un puercoespĂ­n, te diremos que es fĂĄcil si sigues las pautas que te mostramos a continuaciĂłn:

  • Lo primero que debes fijarte es el en tamaño, si se trata de un animal pequeño, que no sobrepasa los 20 cm., seguramente se trata de un erizo. Si se trata de un animal adulto y mide mĂĄs de medio metro, entonces no cabe duda que es un puercoespĂ­n.
  • Otro indicio para que no quede duda de cuĂĄl animal se trata es la forma de las espinas, tambiĂ©n llamadas pĂșas. Si las pĂșas son todas del mismo tamaño, cortas y ubicadas en el lomo, entonces es un erizo. Si, por el contrario, son unas mĂĄs largas que otras, estĂĄn mezcladas con pelos, tiene cresta o dispuestas en racimos, se trata de un puercoespĂ­n.
  • Si tienes la oportunidad de saber el peso, o de estimarlo, entonces tendrĂĄs una pista clara de quĂ© animal se trata. Los erizos pesan cuando mucho un kilogramo, aunque por lo general miden la mitad de eso. Los puercoespines son mucho mĂĄs pesados, unos 15 o 20 kilogramos.
  • Si al acercarse al animal, este se enrolla formando una bola de espinas, significa que estamos frente a un erizo. Si, por el contrario, nos da la espalda, entonces es un puercoespĂ­n, en este Ășltimo caso hay que tener cuidado, ya que podrĂ­a sacudirse y herirnos con las pĂșas.

Como ves, es relativamente fĂĄcil distinguir las diferencias entre un erizo de tierra y un puercoespĂ­n, ya que son animales diferentes. Luego de leer este post, no te confundirĂĄs mĂĄs, espero que esta informaciĂłn te haya sido de utilidad.

0 Comentarios

Deja un Comentario

Este sitio estå protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.