Tener en casa un erizo es un compromiso importante, que requiere cariño, paciencia y conocimiento. Dado que son animales exóticos, no es lo mismo que tener en casa perritos o gatos. Hay que saber todo lo que necesitan para darle los cuidados que necesita.

Hay varios factores que hay que considerar para el bienestar de los erizos, la alimentación, el aseo, las revisiones, saber cuáles enfermedades lo pueden afectar, así como la presencia de microorganismos, parásitos, etc.

No solo el aspecto físico es el único que se debe tener en cuenta para que estén en las mejores condiciones. Es necesario tomar en cuenta sus hábitos, costumbres y saber las situaciones que los pueden alterar ya que ello también los puede afectar negativamente, incluso poner en riesgo sus vidas.

¿Quieres saber todo lo que puedes hacer para cuidar un erizo? Si es así, entra a disfrutar estos datos útiles, prácticos y amigables que harán mejor la vida de estos especiales animalitos.

Cómo cuidar un erizo

Los erizos son mamíferos de pequeño tamaño que se usan como mascotas exóticas. Su principal característica es que tienen el lomo cubierto de púas, estas púas son en realidad pelos con un centro de keratina que le proporciona rigidez.

El erizo es un animal fácil de cuidar, solo hay que conocer sus características particulares para que ese cuidado sea óptimo.

Si estás interesado en adquirir un erizo y quieres saber cómo cuidarlo, o si ya lo tienes y no sabes si lo estás cuidando bien, entonces sigue leyendo que vamos a proporcionar una guía de cuidados para estos simpáticos animalitos.

Cuidados necesarios para un erizo

Para hablar de lo que requiere el erizo de tierra es necesario saber que se trata de un mamífero, que en la naturaleza es solitario que se reúne con otro ejemplar de su especie solo para aparearse, luego de lo cual regresan a su estado normal.

Una tarea fundamental es tener un espacio adecuado para el erizo. Este mamífero le gusta recorrer, explorar, tiene mucha curiosidad y además le gusta escarbar, para ello tiene buenas herramientas en sus extremidades. Todos estos datos son necesarios para que logres darle un refugio que lo mantenga seguro, evite los escapes o que su curiosidad lo lleve a meterse en problemas.

Hay que disponer de una jaula grande, que no facilite su huida, con un material vegetal de soporte. Así como troncos que salte, explore, que tengan forma acanalada algo que le gusta curiosear como si fueran túneles. Es preferible que tengan por lo menos dos niveles, para mayo movilidad, además que así tendrán diferentes espacios.

A estos plantígrados, en la naturaleza, les encanta poder esconderse, muchos excavan sus propias madrigueras, alejadas de la luz y los sonidos fuertes. Por ese motivo, tienes que darle un refugio dentro de la jaula, un sitio donde se pueda esconder o simplemente sentirse en ambiente sin luz.

Un elemento que debes considerar es ponerle una rueda amplia, de al menos 30 centímetros, sin barrotes o secciones en donde se pueda enganchar. Es decir, mejor si es lisa. Eso la ayudará a mantenerse en actividad, algo necesario para su condición física y su bienestar emocional.

Un elemento delicado en la vida de estos mamíferos es la temperatura, a pesar del hecho de que las diferentes especies se han adaptado a diferentes ambientes, bosques, bosque húmedo, desierto, etc. Sin embargo, cada especie tiene sus propias características evolutivas. Por lo que es muy recomendable que la temperatura a la que se encuentre sea entre 20° a 35°. Los cambios bruscos de temperatura, lo afectan de manera importante, por lo que hay que contar con fuentes para mantenerla constante.

Es necesario mantener limpios todos los objetos que están en contacto con el erizo, así como la jaula. En especial hay que lavar el bebedero y el comedero cada día, de esta manera se evitará que se desarrollen bacterias, hongos o cualquier otro organismo que cause enfermedad.

La caja o recipiente donde realice sus necesidades también necesita ser desinfectada a diario.

Tal como se hace con otros animales con pelos, hay que revisarlos de manera periódica para verificar que no haya parásitos, que el pelaje, así como las púas estén en buenas condiciones. En estas revisiones hay que verificar que no haya zonas donde se haya perdido pelo, lo que significaría un indicio claro de un problema de salud.

Así como los gatos, los erizos son animales que dedican tiempo a mantenerse muy aseados, además, son muy limpios en general. Por lo que, si estás considerando bañarlo, ten en cuenta que, aunque son nadadores, no es común que disfruten mucho el agua. Esta actividad debe restringirse a una vez cada 5 o 6 meses.

En caso de que se manche o ensucie de manera importante, puedes usar la opción de limpiarlos con toallas húmedas, sin olvidar que mientras todo sea sin olor, mucho mejor. Al bañarlo usa un jabón neutro para no lastimar su piel. Y al finalizar usa una toalla para asegurarte de que quede bien seco. Si quedan restos de humedad o mojado, es factible que enferme.

Hay que recordar que el erizo no está acostumbrado como otros animales, a la compañía de las personas. Por ese motivo hay que tratarlos con mucho respeto y delicadeza, ya que se puede alterar de manera muy fácil.

Jaula para erizos

Los erizos necesitan un lugar para permanecer protegidos, puede ser una jaula o un terrario de acrílico. De estas dos opciones, la segunda ofrece mejores ventajas. La jaula puede servir si la temperatura exterior está entre 25°C y 30°C naturalmente, pero si se necesita controlar el calor es preferible un terrario.

Es importante que este terrario tenga ventilación en la parte de arriba, de manera que haya intercambio de aire y el erizo no se asfixie ni se incomode.

Este terrario debe tener un metro y medio cuadrado por lo menos, para que el erizo pueda moverse con libertad. En ese espacio hay que colocar un refugio, que debe medir más o menos el doble que el erizo y tierra para que escarbe.

Otra zona que debemos establecer en el terrario es la zona de alimentación, es el sitio donde vamos a colocar su comida y agua. También se debe colocar un sustrato, para que absorba los desechos orgánicos del erizo.

Sea cual sea el alojamiento que se le ofrezca al erizo, es necesario que se asee todos los días. Los erizos se limpian ellos mismos, no necesitan que los bañemos o limpiemos, pero es necesario que el lugar en el que estén esté muy aseado.

Alimentación de un erizo

La alimentación es fundamental para darle un buen cuidado a los erizos. Estos mamíferos son clasificados como insectívoros, pero no solo comen insectos, de hecho, su menú es bastante amplio ya que incluye ciempiés, gusanos, babosas, caracoles, ranas, hierbas, semillas, hongos incluso si las circunstancias lo obligan puede optar por ser carroñero. Además de los insectos enlatados, existen piensos especialmente diseñados para estos animales, en caso extremo, si no se consigue este tipo de alimentación especializada, se le puede ofrecer alimento para gatos con baja concentración de grasa.

En caso de tenerlo en casa hay que darle una alimentación balanceada, si se consigue pienso para erizos es lo ideal. Si, además, se acompaña de insectos como lombrices, grillos entre otros se complementa con frutas y verduras.

Los erizos también comen frutas y verduras, pero no deben ofrecerse con demasiada frecuencia, ya que puede ocasionarle un aumento de peso que los puede afectar negativamente. Lo ideal es hacerlo una o dos veces por semana y si se observa que el erizo no puede enrollarse debido a su volumen, entonces se suspende este tipo de alimentación.

Las frutas se deben ofrecer picadas, a saber: manzanas, peras, fresas, uvas, sandías, plátanos, frambuesa y similares. Las verduras o vegetales pueden ser: lechuga, espinaca, acelga, brócoli, nabo, pepino, etcétera.

Otros alimentos que se pueden ofrecer son: huevos de codorniz crudos, huevos de gallina cocidos, pasta comercial para animales insectívoros o lo que recomiende el veterinario.

En caso de no conseguir pienso específico para erizos, es pertinente acudir con el veterinario, que sea especialista en animales exóticos. Este te recomendará las opciones para que este nutrido de manera adecuada.

Considera, además, que este es el consejo más importante para cuidar a tu erizo. Hay que llevarlo al profesional para que lo evalúe, verifique que se encuentre en las mejores condiciones posibles, además de hacer las recomendaciones que crea convenientes. Las visitas periódicas permitirán limpiezas que, tal vez no sepas hacer, como de los oídos y los dientes.

Los erizos son animales con buen apetito, les gusta la actividad, así que si observas que deja de comer, se mantiene menos activo o aletargado, son signos de que algo no está funcionando bien y requiere atención.

Enfermedades o problemas comunes en un erizo

Hay que observar y asegurarse que el tamaño de las uñas no se vuelva un problema. Si ya no están al aire libre corriendo, es posible que haya menos desgaste en sus uñas, si crecen demasiado será problema que afectará su movilidad. Para cortarlas puedes usar un cortaúñas de acuerdo a su tamaño o el que se usa para gatos. Es preferible que tengas ayuda de otra persona, para que lo sostenga y lo inmovilice, ya que puedes lastimarlo, si hace un movimiento brusco.

Es posible que pueda sufrir de problemas digestivos, circulatorios o de obesidad si no hace el suficiente ejercicio. Al ser compañeros en casa, ya no hay tanto movimiento todos los días, pero no lo necesita para no desarrollar alguna enfermedad.

Estos pequeños necesitan ser desparasitados, ya que diferentes organismos lo pueden afectar y debilitar hasta nivele peligrosos. La primera vez es necesario esperar al menos hasta que tenga cumplidos los 6 meses de nacido. Hacerlo antes es un riesgo innecesario, se recomienda que no se utilice ivermectina.

Las indicaciones previas funcionan en cuanto a parásitos externos, respecto a los internos hay que ser muy cuidadoso. Darle algún producto para esto que no este graduado para el erizo, puede ocasionar severos daños. Si no estás totalmente seguro de que esta infestado, lo mejor es no darle ningún desparasitante hasta que el profesional especializado lo indique.

En caso de que se lastimen o se hagan alguna herida, trátala primero con agua oxigenada, el alcohol puede ser muy fuerte si el caso no lo amerita. Luego, lava la herida y por ultimo usa un antiséptico para prevenir infecciones.

La piel de los erizos es clave para revelar como se sienten, como está funcionando su organismo. Detectar que tenga la piel seca puede referir a parásitos, problemas con la alimentación, estrés, por lo que hay que verificar la causa.

Los problemas gástricos como diarrea o falta de evacuación, por lo general están relacionados con alimentación e hidratación, así como nivel de estrés. Si estos factores están bajo control, es probable que no enfrente problemas de este tipo.

Es factible que pueda sufrir algún tipo de percance respiratorio. Esto se puede prevenir con limpieza profunda, evitando que se acumule el polvo, así como controlando que no tenga cambios de temperatura, tal como dijimos. Si se presenta mucosidad continua, estornudo, falta o pérdida de apetito, hay que acudir al veterinario cuanto antes.

Como ves hay muchas cosas que están en tus manos para que tu compañero sea un erizo feliz y saludable, revisa las veces que necesites esta información para que no se te escape nada.

Otros cuidados

Aparte de los cuidados básicos, los erizos requieren otras atenciones que también son importantes:

  • Ejercicio. En su hábitat natural, los erizos recorren grandes distancias y cuando están en cautiverio requieren ese ejercicio. Para ello, se le puede instalar una rueda de roedores en su terrario o jaula, para que la usen cuando guste, solo hay que verificar que el modelo no sea de rejillas ya que puede lastimar sus patas. También se pueden introducir en una bola especialmente diseñada para pequeños animales, de manera que pueda recorrer la casa con la seguridad suficiente.
  • Socialización. Los erizos son animales sociables por naturaleza, lo que significa que necesitan la interacción con otros seres para sentirse a gusto. Es muy conveniente adoptar dos ejemplares al mismo tiempo, o también hacerlos acompañar por otras mascotas, ya que se sienten muy bien en compañía de otras especies. Si nada de esto es posible, entonces le toca a su dueño jugar e interactuar con él.
  • Entrenamiento. Los erizos son muy inteligentes, los dueños notan muy rápido como reconocen el entorno, se aprenden la ubicación de los muebles y atienden por su nombre. Es importante estimular esta inteligencia, ofreciéndole juguetes, jugando con ellos y enseñándole pequeños trucos.
  • Atención veterinaria. Los erizos suelen gozar de muy buena salud durante los 8 años que viven en promedio, sin embargo, todo animal requiere visitas periódicas al veterinario para que revise su estado de salud y haga recomendaciones.

Como ves, los erizos son muy fáciles de cuidar, además son unas mascotas muy divertidas y simpáticas. Si quieres adoptar uno, solo debes tener en cuenta estos sencillos cuidados y dirigirte a un criadero especializado en mascotas exóticas. Espero que este post haya sido de ayuda.

0 Comentarios

Deja un Comentario