El búho es un ave cautivante, no solo por la belleza de sus características, sino también por el protagonismo simbólico que viene desde la antigüedad. Identificada con la figura de la sabiduría desde Grecia hasta diferentes referentes más cercanos. Son muchas las razones para elegir el búho como mascota.

Más allá de todas estas consideraciones, no se puede perder de vista que el búho es un animal silvestre. Acostumbrado a la vida al aire libre, la cacería y de costumbres discretas y apartadas de otros animales, incluyendo los de su propia especie.

De manera que tener un búho como mascota requiere saber mucho de sus cuidados, su conducta, su alimentación, además de la legislación al respecto. Para responder a todas estas preguntas no te pierdas estos datos.

Búho mascota: permisos

Antes de dar el paso de considerar llevar un búho a casa, es necesario saber si no se comete alguna falta o se falta a la ley. Y es que existe legislación respecto a la fauna, para protegerla de trato inadecuado o tráfico de animales, que pueda incluso afectar la población.

Lo primero que hay que saber, es que existen prohibiciones sobre llevar estos animales de la naturaleza a casa. Pueden haber varios motivos para esto, proteger a la especie, pero también evitar posibles contagios de enfermedades a otros animales en el hogar o a las personas.

En la línea de la protección para la especie, hay reglamentos que establecen prohibiciones de llevar fuera de su hábitat a algunas especies específicas y convertirlas en animales de compañía.

Ahora bien, para tener de manera legal un búho hay que seguir ciertos lineamientos jurídicos. Entre ellos está que solo pueden ser comprados en los criaderos debidamente registrados. Además hay que tener los debidos certificados. Es factible que cada comunidad tenga legislaciones al respecto, por lo que se deben verificar lo establecido respecto a animales exóticos.

Cómo tener un búho como mascota

Luego de los permisos, hay que saber sobre los hábitos, conducta de estos animales especiales.

Datos que debes conocer para tener un búho como mascota

Tener un búho como mascota es establecer una relación a largo plazo. Los búhos son animales que tienen bastante tiempo vital. El rango de vida puede ir de los 20 a los 50 años, esto depende del tamaño, a mayor tamaño más longevidad. De tal manera que se debe tener esto en cuenta antes de dar ese paso.

Búho mascota: cuidados y atenciones

Los búhos son animales de conductas regulares, constantes, de hecho en general no migran con el paso de las estaciones. Por ese motivo no reciben bien los cambios o alteraciones de la rutina. Esto implica que debe ser siempre la misma persona la que se encargue de su cuidado siempre. Debes preguntarte si lo llevarás de vacaciones o si no habrá vacaciones para quedarse con el ave.

Algunos aspectos de su conducta pueden modificarse, para ello se necesita a un experto en conducta animal, tal como se ha hecho en las aves que se usan en la cetrería. Sin embargo, no modificará su naturaleza. Siempre tendrá el instinto de cazar, la agresividad.

Esta es información es muy importante ya que si estás considerando tener un búho en casa, hay que decidir que difícilmente podrán tener otra mascota en casa. Para el búho, algún animal pequeño, en su territorio de manera fácil lo podría considerar como posible presa. Y tendría la reacción natural de atacarlo. Por este motivo, la presencia de otras mascotas alteraría la conducta del ave, por lo que la recomendación es no tenerlas, a menos que no compartan el mismo espacio.

Por la naturaleza de esta ave está acostumbrada a volar, cazar, pescar. Aunque no está en constante movimiento, es indispensable para su preservar su salud, así como su estabilidad, disponer de espacio para practicar el vuelo. Esto, además, de un ambiente adecuado, abierto, seguro, también demanda tiempo. Ya que se necesitará mucho más que el tiempo que se le dedica a un paseo al perro.

Para que puede preservar su salud y tener estabilidad, debe disponer de espacio para seguir practicando el vuelo. Espacios cerrados serían contrarios a su bienestar.

Otro elemento que es necesario tomar en cuenta es la alimentación. En la naturaleza cazan y matan para alimentarse. Al estar alejados de la naturaleza hay que suministrarle presas muertas. Esto implica que no deben estar en descomposición, sino que requieren estar en estado de preservación.

Como ocurre en su reacción luego de comer, el búho regurgita las partes no digeribles, esto ocurre alrededor de 10 horas después.

Un búho que se acostumbra a estar en compañía, que es alimentado, no puede ser llevado a la naturaleza. Esto es debido a que no sabría adaptarse a todas las tareas que tendría que aprender, cazar, escoger territorio, ubicar un nido, etc. Por lo que debe permanecer en resguardo toda su vida.

Como todo animal tendrá un periodo de alteración cuando llegue la temporada de reproducción. En este tiempo habrá cambios en la conducta, hará ruidos, de manera instintiva hará los fuertes llamados durante largo tiempo por varias semanas.

Tal como ocurre con otros animales con plumaje, el búho pasa por un periodo de muda. Esto es un proceso que ocurre de manera anual, por lo que habrá muchas plumas hasta por unos tres meses.

En cuanto al mantenimiento de las plumas, los búhos son bastante autónomos. Tal como hacen en la naturaleza, dedican buena parte de su tiempo en cuidar sus plumas. Para ello utilizan su pico, así como sus garras. Por lo que no será una tarea que deba hacer el cuidador.

Un búho posee unas garras muy fuertes para su tamaño, largas y con capacidad de hacer mucho daño. Del mismo modo el pico es duro, como un material óseo, que también puede causar serias lesiones. De manera que su manejo no es un juego, sino requiere atención, cuidado y la preparación adecuada.

Casi todas las especies, son más activos al amanecer, así como al anochecer. Durante el día es muy probable que el ave se quede posada, descansando, durmiendo, acicalándose. Por lo que en general no esperes mucha actividad durante el día y sí más en la noche. Esto es importante porque afectará las actividades de las personas en el hogar.

Aunque es un animal silvestre, con fuertes instintos, con el tiempo y el entrenamiento, se acostumbran a la cercanía humana. Empieza a tener una conexión y poseen buena memoria. Una vez que ocurre esto, se tornará exigente con la compañía humana. Si se queda solo se sentirá afectado, sentirá estrés que se puede elevar a niveles de cuidado. Aunque la relación con el animal difícilmente pasará de suministrarle carne fresca correspondiente a roedores o sus presas habituales. La carne de pollo, cochino o res está totalmente desaconsejada, puede afectar su organismo.

Dadas todas estas exigencias, es necesario pensar con cuidado tomar la decisión de llevar tomar un búho, llevarlo a casa para ser una mascota. Requiere un alto nivel de compromiso para que el ave tenga una vida sana y feliz.

0 Comentarios

Deja un Comentario